“El colegio empieza siendo un tú puedes y acaba siendo un yo quiero”

EL director del Colegio “Hospital Niño Jesús”, Miguel Pérez, detalla tanto el funcionamiento como la metodología de este centro educativo e insiste en que se trata de un colegio de verdad.
Beatriz Gámez JareñoMartes, 29 de enero de 2019
0

Miguel Pérez, en una de las aulas hospitalarias del Colegio “Hospital Niño Jesús”. BEATRIZ GÁMEZ JAREÑO

A escasos metros del Parque del Retiro se encuentra el Hospital Niño Jesús y escondido dentro de él está el maravilloso colegio homónimo, cuyo director es Miguel Pérez. Pérez, emocionado, subraya que se trata de un centro educativo de verdad aunque los profesores trabajen en un ambiente diferente. Así pues, recuerda con alegría las palabras de la antigua directora del colegio, Charo del Rey, “los profesores todas las mañana salimos a conquistar; es decir, salimos a ganarnos a esos niños”.

Pregunta. ¿Cómo funciona el colegio “Hospital Niño Jesús”?

Respuesta. —En cuanto tenemos un paciente y empezamos a atenderlo, los profesores nos ponemos en contacto con el colegio del niño y nos coordinamos, ya que nosotros no hacemos programaciones, sino que seguimos la programación de cada centro, el cual nos envía  la propuesta educativa que tenemos que seguir. De lo que se trata es de que el niño no interrumpa su proceso educativo y haga las mismas actividades para que cuando vuelva a su aula se encuentre en el punto en el que tiene que estar.

¿El profesorado tiene formación específica?

—Estamos aquí porque queremos y hemos solicitado este trabajo como una comisión de servicios. Además, para trabajar aquí hay que ser una persona con un perfil determinado; es decir, una persona psicológicamente fuerte, con una alta motivación, con muchas ganas de trabajar, dinámica, creativa… porque te enfrentas todos los días a situaciones difíciles. Nunca nos debemos de olvidar que estamos trabajando con un alumnado que está enfermo. En cuanto a formación, nos formamos todos los años en unas jornadas que se celebran  en el CRIF “Las Acacias”; así como la que nos ofrece el propio Hospital Niño Jesús.

Miguel Pérez, director del Colegio "Hospital Niño Jesús" "

Nunca nos debemos de olvidar que estamos trabajando con un alumnado que está enfermo

"

¿Cómo se organizan las clases?

—Todas las mañanas lo primero que hacemos es ponernos en contacto con el equipo sanitario para que nos digan qué niños pueden salir al aula y cuáles no, pero pueden recibir la atención dentro de su habitación. Dependiendo de esto cada día tenemos un número diferente de niños. De todas formas, aquí los grupos no suelen ser muy numerosos, ya que solemos tener unas 15 camas por servicio. El horario de las clases es de 9 a 13 horas porque nos tenemos que adecuar a las horas de los desayunos, comidas y medicaciones. No obstante, los docentes, además, utilizan la hora de 14 a 15 para aquellos niños a los que no ha dado tiempo a darles clase o que no hayan podido acudir por alguna prueba médica.

Como no todos los niños están en el mismo curso, ¿cómo es la atención?

—La atención es muy individualizada. Los profesores empezamos a dar clase a niños de tres años siempre que estén escolarizados. Los profesores de Primaria imparten clase desde 1º de Infantil hasta 2º de ESO y los docentes de Secundaria dan clase de 3º de ESO a 2º de Bachillerato. Hay una gran diversidad de niveles educativos en el aula porque cada niño está en un curso diferente. Por eso, los docentes le dedican el tiempo necesario a cada uno, pero a la vez tienen que llevarlos al mismo tiempo. Todo esto es complicado, pero se puede hacer. De hecho, podemos decir que tenemos un alto nivel de éxito, ya que nuestros estudiantes terminan su curso.

¿Cómo se dividen los servicios?

— Por especialidades, al igual que el profesorado. Además, el volumen es alto, ya que el año pasado atendimos a más de 1.600 alumnos.

¿Quién corrige los exámenes?

—Cuando los niños están ingresados, les pedimos los controles a sus profesores. Después, realizamos aquí el examen y cuando terminan, lo volvemos a enviar  para que lo corrijan y califiquen. Nosotros lo que hacemos es un informe cualitativo del trabajo realizado del paciente durante su estancia en el aula hospitalaria, recogiendo todo lo que se ha trabajado durante ese periodo.

¿Cómo es la relación entre el alumnado y el profesorado?

—La relación es muy buena. Al principio cuando te ven con una bata blanca lo primero que piensan es que vas a pincharles o a llevarles a hacer una prueba, pero cuando descubren que eres un profe y que vas a trabajar con ellos, que le traes juegos, que van a estar con otros compañeros, etc. los niños están encantados.

¿Cómo es la relación entre los padres y el profesorado?

—Son una pieza fundamental. Nosotros tenemos una coordinación y relación con los padres diaria; es decir, hay una devolución de lo que se trabaja de forma totalmente personalizada y a diario sobre sus hijos. Al final, se crea un vínculo con los docentes del colegio de origen, con los padres y con el niño.

Miguel Pérez, director del Colegio “Hospital Niño Jesús” "

Cuando los niños están ingresados, les pedimos los controles a sus profesores.

"

¿A partir de qué estancia en el hospital se puede recibir atención educativa?

— Estén el tiempo que estén lo pueden solicitar, ya que el servicio de atención educativa se ofrece a diario.

¿Cómo hacen para motivar a los niños?

—La actitud, positividad y sonrisa del profesor hace muchísimo.

¿Cómo valoran los niños su temporal nuevo centro escolar?

—Los niños no tienen tantos prejuicios como los adultos. Por tanto, por naturalidad socializan y todos colaboran. Aunque haya mucha diferencia de edad, crean vínculos porque están en la misma situación que la otra persona y eso une mucho. Los niños se vuelven responsables, maduros y consecuentes con su estado.

Si un niño no ha podido ir unos días a clase, ¿cómo recuperan el tiempo perdido?

—Lo vamos recuperando poco a poco porque no podemos crearle ninguna situación de ansiedad o de estrés extra. Si un niño ha estado malito una semana y no ha podido hacer nada, en la siguiente se pone a tope y  hace el doble. Por eso, el colegio empieza siendo un tú puedes y acaba un siendo yo quiero. Un yo quiero porque se encuentran en estas circunstancias de forma temporal, pero siguen siendo la misma persona y no quieren quedarse atrás.

0
Comentarios