Un videojuego para personas con discapacidad intelectual

La Fundación Juan XXIII Roncalli presenta su proyecto destinado a personas con discapacidad intelectual realizado entre varios alumnos.
Beatriz LópezMartes, 29 de enero de 2019
0

Alumnos del Colegio “San Agustín” en la presentación del proyecto de la Fundación Juan XXIII Roncalli. FUNDACIÓN

La Fundación Juan XXIII Roncalli, en colaboración con el Colegio “San Agustín” y con la empresa de desarrollo tecnológico Exponential Solidarity, presentó en la sede de la Fundación la segunda herramienta interactiva destinada a dos usuarios del centro con discapacidad intelectual.

La iniciativa se enmarcó dentro del proyecto Videojuegos para la Inclusión, en el que alumnos con discapacidad del Centro de Formación para el empleo de la Fundación y alumnos sin discapacidad de Bachillerato del Colegio “San Agustín” de Madrid participaron en talleres inclusivos para el aprendizaje de programación y robótica.

El videojuego desarrollado tiene como objetivos mejorar la capacidad de comunicación e interacción con el entorno, la memoria y la atención de los usuarios del Centro de Día. Para ello se recurrirá a sus mayores hobbies, colores y música, con el fin de que sea totalmente personalizado.

Destrezas

El proyecto aplica una metodología de formación inclusiva y pionera, en la que todos los alumnos aprendieron robótica y programación juntos, independientemente de sus condiciones personales, sociales o culturales. Para los alumnos supuso también una primera toma de contacto con el mundo laboral, ya que se organizaron por departamentos como si fueran profesionales en una empresa de desarrollo de software y tuviesen que satisfacer las necesidades de su cliente. En este caso, fueron los dos usuarios finales del videojuego.

“Con este proyecto no solo conseguimos que los alumnos participantes aprendan sobre nuevas tecnologías, sino que también afiancen valores como la solidaridad, la sensibilización hacia la discapacidad intelectual y la comprensión de que la mejor aplicación de la tecnología y nuestra capacidad es ayudar a las personas con necesidades diferentes”, señaló Rocío Alonso, directora de Innovación y Desarrollo de la Fundación.

Rocío Alonso, directora de Innovación y Desarrollo de la Fundación "

Con este proyecto conseguimos que los alumnos afiancen valores como la solidaridad

"

Por su parte, Santiago Onsurbe Castro, coordinador de 4º de ESO del Colegio “San Agustín” de Madrid, afirmó que “hace varios años que venimos colaborando con Fundación Juan XXIII Roncalli, lo cual supone un motivo de orgullo y felicidad para nuestro colegio. Cuánto más cuando nos propusieron este proyecto en el que alumnos nuestros tendrían la oportunidad de trabajar del lado de alumnos del Centro de Formación de la Fundación”.

“Continuamos evolucionando nuestro método educativo en estrecha colaboración con Fundación Juan XXIII Roncalli. Desarrollamos dos factorías de videojuegos en el Colegio “San Agustín” de Madrid, con 30 alumnos de 1º de Bachillerato y 10 personas del Centro de Formación para el Empleo de la Fundación. Se superaron todas las expectativas en una experiencia inolvidable en la que además de sensibilizar, integrar, aprender y disfrutar muchísimo, también se despertaron auténticas vocaciones profesionales”, declaró Lucas Carmona, cofundador de la empresa Exponential Solidarity.

La Fundación

Este proyecto fue subvencionado por la Dirección General de Servicios Sociales e Integración Social de la Consejería de Políticas Sociales y Familia de la Comunidad de Madrid, en el marco de Proyectos de Innovación Social 2018. Es un claro ejemplo de apuesta por las nuevas metodologías de aprendizaje en las que se utilizan tecnologías aplicadas, se contribuye a la mejora de la calidad de vida de las personas, en este caso con discapacidad intelectual.

Se trata de la segunda acción de estas características llevada a cabo por Fundación Juan XXIII Roncalli. El primer videojuego se desarrolló el pasado mes de junio por parte de los niños del Campamento de Verano de la Fundación para hijos de sus trabajadores, también destinado a una usuaria del Centro de Día.

El primer videojuego se desarrolló el pasado mes de junio por parte de los niños del Campamento de Verano de la Fundación para hijos de sus trabajadores, también destinado a una usuaria del Centro de Día.

La Fundación Juan XXIII trabaja desde hace más de 50 años para la inclusión social y laboral de personas con discapacidad intelectual, y potencia su calidad de vida y de la sus familias a través del desarrollo de su autonomía, iniciativa y formación.

Congrega a casi 900 personas en su sede a diario, y cuenta con distintos Centros de Inclusión Sociolaboral (CIS) y servicios de apoyo a la discapacidad.

0
Comentarios