Solo el 58% de jóvenes distingue el mundo virtual de la vida real

Un 90% de los encuestados afirma disponer de entre dos a cinco dispositivos digitales; el más común, el smartphone.
Alberto López TavaresMartes, 5 de febrero de 2019
0

Uno de los datos más llamativos que se desprende de la investigación Las TIC y su influencia en la socialización de adolescentes llevada a cabo por la colaboración entre Google, Fad y BBVA en el marco de Proyecto Conectados, es que un 92% de los jóvenes de edades comprendidas entre los 14 y 16 años admite detentar un perfil en redes sociales, herramienta a través de la cual admiten sentirse integrados en un grupo.

Desde un punto de vista sociológico, la pertenencia a un grupo en estas edades es fundamental para el buen desarrollo del individuo, puesto que refuerzan su autoestima y confianza al encontrase entre iguales; gustos parecidos, metas y objetivos parejos para encarar esa transición hacia la adultez.

 

Un 92%

de los jóvenes de edades comprendidas entre los 14 y 16 años admite detentar un perfil en redes sociales.

Es decir, afrontar esa etapa de cambios continuos con la sensación de estar respaldados, verse arropados por ese calor necesario para ellos, en esa etapa en la que progenitores y docentes se ubican en un segundo plano.

Pero, por otro lado, se perfila una contrariedad. A la hora de integrarse en el grupo, ¿no sería más propicio interactuar con la realidad? Es decir,  ¿no habría que apoyar más las relaciones con personas de carne y hueso, situaciones reales que le sirvan para formarse como individuo y encarar el mundo comunicativo que se planeta en la actualidad?

Verter demasiado tiempo en las redes, sin duda, puede reportar la sustracción del tiempo suficiente en el mundo real como para desembocar irremediablemente en una soledad  evidente en el interior de su cuarto, siendo altamente nociva para su  presente y futuro; situación que tanto preocupa a padres y maestros, y que genera discrepancias.

A la hora de integrarse en el grupo, ¿no sería más propicio interactuar con la realidad?

Redes sociales que utilizan

Instagram se erige como la red social más popular para publicar y, a su vez, ser vistos. Es decir, dejar su huella, mostrase al mundo. A través de YouTube, sin embargo, consumen contenidos: vídeos de cantantes, documentales o youtubers favoritos.

La red social Twitter facilita seguir a sus ídolos y Facebook como plataforma de videojuegos, y como alternativa para alimentar amistades separadas por unos cuantos kilómetros de distancia. WhatsApp, por otro lado, es la elegida para, diariamente, conversar con amigos y familiares.

WhatsApp es la elegida favorita para conversar con amigos y familiares

Según el informe, los adolescentes admiten tener claro cuáles son los pros y los contras de encontrarse inmiscuidos en el inabarcable mundo virtual.

Por un lado, un beneficio que esgrimen el 58% de los encuestados es que las redes son una carretera para hallar a otras personas y poder entablar con ellas una relación personal y afectiva. El 83%, por otro lado, es consciente de que las redes instan en muchos casos a mentir, creando físicos o personalidades que distan de ser reales.

0
Comentarios
  1. Jeiber Milano
    18 de abril de 2019 21:46

    ¿Esto está basado en qué? No tiene fuentes, tiene estadísticas inventadas, no se apega a la realidad y contiene conceptos erróneos muy comúnmente mal interpretados. Así se podría definir lo “v i r t u a l”

    Definición de virtual. Del latín virtus (“fuerza” o “virtud”), virtual es un adjetivo que, en su sentido original, hace referencia a aquello que tiene virtud para producir un efecto, pese a que no lo produce de presente.

    El cerebro es una máquina que percibe un porcentaje muy pequeño de todo lo que hay, y puede ser engañado, si usted ve una ilusión óptica que confunde su cerebro, usted no ve un una causa virtual, usted está viendo la realidad que percibe su cerebro, si alguien ve, oye, siente, saborea, algo que es virtual, ¿no se convierte en su realidad? La realidad es lo que el cerebro percibe. No la definición que de manera novicia le damos las cosas para interpretarlas y entenderlas.