Evaristo González: “Los móviles son ordenadores llenos de recursos educativos”

Para el director del INS “Torre del Palau” de Terrassa (Barcelona), Evaristo González, “no usar hoy los móviles en clase supone perder una gran oportunidad” en el aprendizaje de los alumnos.
Paco NieblaMartes, 19 de marzo de 2019
0

El director del Instituto “Torre del Palau” de Terrassa (Barcelona), Evaristo González, es uno de los docentes pioneros en España en permitir los teléfonos móviles en clase y defiende con vehemencia que los celulares “son ordenadores llenos de recursos educativos”. Este profesor lleva más de 25 años usando las tecnologías en sus clases, donde utiliza libros y materiales digitales, y permite usar los móviles a sus alumnos en clase desde hace cinco años.

¿Por qué defiende tanto que los alumnos puedan utilizar móviles en clase?
—La tecnología es un recurso imprescindible para la enseñanza y el aprendizaje del alumnado y también del resto de la población. Los teléfonos móviles son auténticos ordenadores llenos de recursos para aprender en un mundo conectado y global. Además, están en los bolsillos de los adolescentes, que dominan su uso más habitual pero no con el potencial que tiene, y necesitan conocer estrategias para aprender desde la práctica del aula. Los móviles conectan con el mundo exterior, ofrecen posibilidades para colaborar, compartir, consultar y producir conocimientos. No usarlos es perder una gran oportunidad.

"

Una buena enseñanza es aprender también a ponerlos en silencio cuando hay que hacerlo

"

¿Pero qué utilidad educativa concreta tienen en el aula?
—La principal es el descubrimiento de que también sirven para aprender, no solo para nuestra presencia social y constante en Instagram, mensajerías instantáneas, videojuegos o música. Con ellos se accede a conocimientos vía webs y mediante apps, muchas gratuitas; acceder a diccionarios y traductores; producir contenidos multimedia a partir de trabajos planificados por el profesorado; como apoyo para crear apps y en robótica educativa; para gestionar información con las familias… Y también una buena enseñanza es aprender a ponerlos en silencio cuando hay que hacerlo.

¿No causa distracciones en los alumnos o son usados para otros fines no educativos?
—Los móviles causan distracciones dentro y fuera de la clase, al alumnado y a la población adulta. Las compañías tecnológicas han sabido crear un aparato atractivo, dominante y capaz de resultarnos imprescindible. Pero debemos aprender a establecer criterios personales, ambientales y educativos para priorizar su uso. Permitir los móviles en las clases sin normas y sin pautas para actividades concretas reproduce la realidad de la vida diaria: distrae, engancha, lo privado invade el espacio público y se convierte en una forma más de pasar el tiempo.

"

El primer móvil no debería ser un regalo sin condiciones ni criterios

"

¿Cómo se debe regular el uso del móvil en las clases?
—Ha de haber un proyecto educativo, el desarrollo de las competencias digitales y unas normas que recojan este tipo de uso, no desde la prohibición sino desde la responsabilidad y el sentido común. El profesorado y el alumnado han de entender que el móvil es una herramienta con muchas posibilidades y con riesgos si su uso atenta a la privacidad de las personas, se consultan webs no apropiadas y el anonimato sirve para fines perversos. Mi experiencia me dice que los adolescentes lo entienden y se ha de confiar en ellos.

¿A qué edad deben los padres comprar un móvil a sus hijos?
—La tecnología es tan nueva que aún todos estamos en periodo de rodaje y no sabemos cómo avanzará en un mundo en el que dicen que todos estaremos conectados a todo. Hay familias que regalan la tecnología a sus hijos por moda, como señal de modernidad, por complacerles, para que estén entretenidos o para que no molesten. O les dan de alta en redes sociales cuando no está permitido. Según los expertos, la edad de 12-13 años es adecuada para el primer móvil, pero no debería ser un regalo sin condiciones ni criterios.

"

Internet es un gran manual pero necesita que aprendamos a usar la red y a reflexionar sobre el entramado de los algoritmos y sus efectos

"

¿Cree que las tabletas han de sustituir a los libros de texto?
—El libro tradicional no tiene que ser incompatible con otras herramientas de aprendizaje. El concepto libro de texto, tal como lo conocemos hoy, está obsoleto. Irá redefiniéndose en un mundo en que el conocimiento y su actualización están al alcance de un clic, las metodologías cambian y los saberes evolucionan. Hay muchas otras fórmulas para aprender que no pasan por el libro de texto convencional. Internet es un gran manual pero necesita que aprendamos a usar la red y a reflexionar sobre el entramado de los algoritmos y sus efectos. Los primeros, el profesorado.

¿Cómo afecta el uso de la tecnología a las relaciones interpersonales entre alumnos?
—Hoy las relaciones interpersonales son presenciales y virtuales. La instantaneidad sin reflexión previa puede ser núcleo de conflictos. La tecnología, por otra parte, modela nuestra identidad y cómo nos ven los otros: reflejamos una imagen y una identidad. Hemos de aprender a calcular los efectos y a potenciar los aspectos positivos de las tecnologías. Los centros educativos son un buen lugar.

"

En los centros educativos digitales todo el alumnado ha de poder acceder a un dispositivo en igualdad de condiciones

"

Algún problema tendrá el uso de las nuevas tecnologías, ¿o no?
—Tiene problemas que, en Educación, han de ser oportunidades para aprender y generar hábitos positivos. Se han mencionado los relacionados con el precio, la privacidad, la instantaneidad, la nomofobia, el ciberbullying, el anonimato, la dependencia y cómo puede moldear nuestros cerebros y programar nuestra vida. Tampoco nos olvidemos de la brecha digital y las dificultades de personas que no pueden acceder por su situación económica y social. En los centros educativos digitales todo el alumnado ha de poder acceder a un dispositivo en igualdad de condiciones.

¿No estamos poniendo la Educación en manos de los operadores de esta tecnología?
—Nos convertimos en productos cuando las empresas nos facilitan algo gratis o nos controlan mediante la acumulación y análisis de nuestros datos. Vivimos en un mundo tecnológico donde hemos de aprender a poner barreras, a establecer normas de higiene digital y a apagar los dispositivos como medida de autoprotección. No es fácil pero sí posible.

0
Comentarios