fbpx

La enseñanza concertada vasca vive una nueva jornada de huelga

Trabajadores de los centros de iniciativa social de la enseñanza concertada vasca (el 60% según los sindicatos y el 22% según la patronal) secundaron esta semana una nueva jornada de huelga –la número 18 de los últimos dos cursos– entre llamadas a la patronal y a la Consejería de Educación a solucionar el conflicto.
RedacciónMiércoles, 13 de marzo de 2019
0

Desde el martes de esta semana y hasta el viernes, los cerca de 9.000 trabajadores de los 250 colegios afectados, en los que estudian más de 100.000 alumnos, están convocados por los sindicatos ELA, Steilas, CCOO, LAB y UGT a secundar otras cuatro jornadas de huelga en demanda del convenio sectorial, que lleva sin actualizar diez años. Una vez más, los datos de incidencia de la protesta entre los trabajadores son muy diferentes según quien los aporte. Mientras los sindicatos han asegurado un seguimiento mayoritario superior al 60%, Kristau Eskola, patronal mayoritaria, lo ha reducido al 22%.

Por la mañana, los huelguistas han protagonizado en Bilbao una manifestación en defensa de sus reivindicaciones, en la que según fuentes sindicales han participado unos 4.000 profesores.

Mientras los sindicatos han asegurado un seguimiento mayoritario superior al 60%, Kristau Eskola, patronal mayoritaria, lo ha reducido al 22%

Durante la movilización, los sindicatos han manifestado su “voluntad de negociación” y “disposición a hablar de contenidos” y han instado a las patronales del sector, Kristau Eskola y Aice-Izei, a dar una respuesta “seria” a las reivindicaciones sindicales. Además de los paros de esta semana, su calendario de protestas incluye hasta final de curso otros cuatro días de huelga en abril (del 1 al 4) y otros dos en mayo (los días 8 y 9).

Tras diez años sin convenio, los sindicatos reclaman la recuperación del poder adquisitivo perdido en los últimos diez años, que cifran en cerca de un 13%, y un plan de recolocación de trabajadores afectados por el previsible cierre de aulas debido al descenso de la natalidad. También piden, entre otras demandas, un alivio de las cargas de trabajo y la mejora de las condiciones a los colectivos más “precarizados” (especialistas de apoyo educativo y trabajadoras de primer ciclo de Educación Infantil).

Representantes de las familias afectadas por el largo conflicto laboral en su seno han considerado este miércoles que ELA, sindicato mayoritario, no tiene interés en ponerle fin al plantear demandas “abusivas”, y han reprochado también a la patronal su “inmovilismo”.

0