229 alumnos de 6º apuestan por una tecnología social en el taller Joinlab

Joinlab ayuda a reflexionar a los menores sobre las necesidades de la sociedad y a aplicar las nuevas tecnologías.
Beatriz Gámez JareñoMartes, 2 de abril de 2019
0

Los estudiantes que participaron en la sesión final del taller de innovación Joinlab. JOINLAB

Para el profesor de la Universidad Estatal de Campinas (Brasil), Renato Dagnino, la tecnología social es “una tecnología de pequeña escala, que permite la autogestión, que respeta al medio ambiente y que no condena a la persona a hacer un trabajo repetitivo”. De esta forma, la tecnología social es un concepto contemporáneo que remite a una propuesta basada en la diseminación de soluciones a problemas esenciales como demandas por agua potable, alimentación, Educación, energía, salud y medio ambiente, entre otras.

Siguiendo este hilo, una tecnología más social, sostenible e inclusiva fue la propuesta de niños de 6º de Primaria para el emprendimiento del futuro. Así pues, este fue el denominador común de los 14 proyectos que se presentaron en la sesión final de Joinlab, un taller de jóvenes innovadores promovido por la Fundación Universidad-Empresa (FUE) y la Fundación CEIM con el apoyo de la Comunidad de Madrid.

En esta sexta edición participaron 135 formadores y un total de 229 alumnos de altas capacidades de 6º de Primaria de las seis sedes del Programa de Enriquecimiento Educativo de la Comunidad de Madrid (PEAC), que tiene como objetivo estimular el potencial y la creatividad de los estudiantes madrileños con alta capacidad intelectual.

Algunos de los proyectos

Uno de los proyectos de Joinlab es Watch-R, un reloj inteligente antibullying con GPS que en caso de peligro avisa a los padres del menor. “En la calle hay muchos peligros y a veces a nuestros padres les da miedo que salgamos”, comentaron los alumnos responsables del proyecto Watch-R durante su presentación. Por eso proponen un reloj inteligente con “correa personalizada, botón de emergencia y que también mide las pulsaciones”. A su vez puede servir como “alternativa segura para los padres que no quieren dar un móvil a sus hijos”, añadieron.

Por otro lado está Plastuks, un robot en forma de tiburón que recoge plásticos del fondo marino. Sus promotores expusieron que su robot marino pretende solucionar el problema de la contaminación de plásticos en el mar. “Un 70% de los plásticos acaban en los fondos marinos”, aseguraron. Su robot cuenta con una cámara térmica para que la fauna marina no interactúe con el dispositivo y pueda estropearlo.

Jóvenes y creativos

El consejero de Educación, Rafael van Grieken, destacó el carácter innovador y de emprendimiento de todos los alumnos participantes. “Sois los emprendedores más jóvenes y creativos de la Comunidad de Madrid. Creo que vais a revolucionar el mundo laboral y a generar muchos puestos de trabajo”, señaló.

Por su parte, la directora de comunicación de la Fundación Universidad-Empresa, Ana Portaceli, aseguró que la creatividad y la innovación “son patrimonio de las mentes jóvenes”. Por eso Joinlab es una plataforma para “los niños que quieren mejorar el mundo a través de una idea innovadora”. Asimismo, se promueven capacidades como “el esfuerzo, la perseverancia y el trabajo en equipo”, subrayó Portaceli.

Por último, el presidente de la Fundación CEIM, Germán López, expresó que Joinlab contribuye a despertar el espíritu emprendedor y a fomentar unas habilidades complementarias a la formación que ya reciben. “Ayuda a los niños a reflexionar sobre las necesidades de la sociedad y a aplicar soluciones que tienen que ver con las nuevas tecnologías”.

0