Tercer puesto para Castilla y León en el Ranking nacional de Excelencia Educativa

Solo Navarra y País Vasco superan la nota (7,7) de Castilla y León. El informe resalta los resultados de PISA en la Comunidad. Concluye que las diferencias entre regiones no se han solventado.
RedacciónMartes, 23 de abril de 2019
0

Alumnos durante una clase en un centro educativo. ADOBE STOCK

Tercer puesto para Castilla y León en el Ranking de Excelencia Educativa 2019 con 7,1 puntos, una puntuación solo por debajo de Navarra (7,7) y País Vasco (8,0). Buenos resultados que se desprenden de este informe presentado en Madrid por Profesionales por la Ética en el que se comparan 58 indicadores extraídos de Las cifras de la educación en España. Curso 2016-2017 (Edición 2019) del Ministerio de Educación, publicado en febrero de 2019 y que corresponden al curso 2016-17.

Alguno de los datos relevantes que presenta el informe y que deja en buen lugar a Castilla y León es la evaluación de competencias de las últimas pruebas PISA publicadas en 2015, que colocan a los alumnos de la Comunidad como líderes en España en comprensión lectora y ciencias, y destacan la región por sus buenos resultados educativos a pesar de tener un PIB inferior a la media española.

La principal conclusión a la que llega el Ranking de Excelencia Educativa 2019 es la mejora de las tasas de escolarización, graduación en las diferentes etapas, idoneidad, abandono educativo temprano y pruebas PISA.

7,1

7,1 puntos para Castilla y León en el Ranking de Excelencia Educativa

Además, el informe recoge que mejoran también el gasto público por alumno, las ratios de alumnos por profesor, los recursos informáticos, de comedor escolar y transporte y aumenta el estudio de lenguas extranjeras. Sin embargo, “las diferencias que existían entre regiones hace 20 años no se han reducido y en algunos casos han aumentado”, sentencia el documento.

En base a estas ideas finales, Profesionales por la Ética ha propuesto una serie de propuestas para mejorar en execelncia educativa que pasan por desarrollar un Plan Nacional de Convergencia Educativa, promover la creación de proyectos educativos que movilicen la iniciativa de la sociedad, facilitando su participación y responsabilidad, asegurar el derecho de los padres a elegir el centro escolar, crear un Modelo de Excelencia Educativa basado en las mejores prácticas en España y en otros países, asegurar presupuestos convergentes que faciliten recursos educativos de calidad, fomentar una escuelas de padres que mejore la implicación de las familias en las tareas educativas, potenciar la figura del profesor, su formación continua, liderazgo y autoridad en las aulas y promover la cultura del esfuerzo y de la responsabilidad personal en los alumnos.

“La iniciativa social es a la excelencia educativa lo que el emprendimiento al desarrollo económico de una comunidad”, aseguró en la presentación del informe Miguel Gómez de Agüero, coordinador del mismo.

0