De la Quinta Avenida a casa

Carmen Guaita
Maestra y escritora
13 de mayo de 2019
0

Los menores de 14 años no pueden abrir una cuenta en YouTube y los padres son los responsables de que sus hijos posean un canal propio. Pues bien, más de la mitad de los niños entre 2 y 5 años usan YouTube, y a partir de los 6 años empiezan a seguir canales. Los 1.300 canales dirigidos al público infantil en España, generan seis billones de reproducciones al mes.

El 93% de los niños españoles de 10 a 15 años usa Internet  según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística. El 70% de ellos lo hace desde su teléfono móvil. Al  86% de los niños sus padres no les filtran los contenidos. El mayor grupo de riesgo son las niñas, principales usuarias de las redes sociales mientras los chicos se especializan en videojuegos con altísimo componente adictivo, como el Fortnite, en el cual, por cierto, compran accesorios para el combate con las tarjetas de crédito de sus padres y se relacionan con desconocidos.

Siete de cada 10 niños españoles tiene un perfil en una red social, algo no autorizado por ley hasta los 16 años. Mientras tanto, en Silicon Valley, cuna de las grandes empresas de comunicación, comienzan a proliferar los colegios sin tabletas ni ordenadores porque los padres no quieren que sus hijos repitan sus patrones de conducta. Sus expertos consideran que los beneficios de las pantallas son limitados, mientras que el riesgo de adicción es alto.

Cifras impresionantes, sin duda. Pero, ¿son cifras? No; son niñas y niños escolarizados en España. A veces me sorprendo preguntando a los padres de alguna alumna: “¿Dejarías a tu hija en la Quinta Avenida de Nueva York con el encargo de que volviera sola a casa? ¿Por qué la dejas entonces sola en Internet?”.

0
Comentarios