Una segunda oportunidad para recuperar la infancia perdida

Cerca de 20.000 niños que han perdido la tutela parental crecen en una familia de acogida en España.
Beatriz LópezMartes, 21 de mayo de 2019
0

El acogimiento familiar es la primera medida de protección recomendada por la Ley del Menor. ALDEAS INFANTILES SOS

En España hay miles de niños que, por diversas circunstancias, son privados del cuidado de sus padres.

El acogimiento familiar es la primera medida de protección o cuidado alternativo recomendada por la Ley del Menor, especialmente para niños menores de 6 años. La normativa da prioridad al acogimiento familiar sobre el residencial, a la familia extensa sobre la ajena y a las medidas temporales sobre las permanentes.

La acogida permite que el niño conviva temporalmente con otras personas mientras se solucionan los problemas que sufre su entorno familiar. Se trata de una medida compleja, por el entramado de relaciones entre progenitores, acogedores y niños, razón por la cual precisa de apoyos y recursos específicos.

Aldeas Infantiles

Con motivo del Día de la Familia, celebrado el pasado 15 de mayo, Aldeas Infantiles SOS   quiso reconocer la generosidad de estas familias y contribuir a que tengan un mayor apoyo y compromiso social.

Pedro Puig, presidente de esta organización de atención directa a la infancia, explica que “hablar de acogimiento familiar es hablar de solidaridad y de compromiso con la infancia y con las familias que atraviesan situaciones de dificultad” y subraya que “las personas que se acercan al acogimiento familiar no lo hacen para cubrir sus expectativas como padres, sino motivadas por un propósito solidario y respetando siempre los orígenes del niño y su historia familiar”.

20.000

niños que han sido privados del cuidado parental, crecen en una familia de acogida en España

Aldeas Infantiles SOS recuerda que el acogimiento familiar tiene  carácter temporal y que su función nunca pasa por suplantar a la familia de origen, sino por apoyar y facilitar la reintegración del niño con la misma. “Las familias de origen forman parte inexcusable del contexto del acogimiento; son el pasado de todo niño acogido y también una posibilidad en su futuro; y por ello, su participación no es solo un derecho, sino un deber y una responsabilidad”, apunta Puig.

Por este motivo es tan importante que las familias acogedoras cuenten con el apoyo y con los recursos necesarios para llevar a cabo su labor, con el fin de garantizar el bienestar de los niños que crecen bajo esta medida de protección y de asegurar que tanto las familias de origen como las acogedoras reciben la atención y las ayudas que necesitan.

Dificultades

La falta de habilidades parentales, la diferencia generacional o el conflicto de lealtades son algunos de los problemas que pueden surgir en el camino. Aldeas Infantiles SOS, a través de sus programas de Apoyo al Acogimiento Familiar, trata de acompañar  asesorar a las familias en todo este proceso, velando siempre por el interés superior del niño.

Pedro Puig, presidente de Aldeas Infantiles SOS "

Hablar de acogimiento es hablar de solidaridad y de compromiso con la infancia

"

Acompañar al niño en la construcción de una identidad positiva; apoyar a las familias de origen para que superen las dificultades que han ocasionado la separación de sus hijos; orientar a las familias acogedoras ofreciéndoles pautas de crianza basadas en el buen trato a la infancia; promover la buena relación entre el niño y las dos familias; o facilitar el acceso a la red social y comunitaria son algunos de los objetivos perseguidos por Aldeas con estos programas, con los que la organización ha acompañado a 512 niños en el último año.

“Los resultados obtenidos durante años de trabajo ponen de manifiesto que las dificultades que surgen son una realidad tangible, pero también avalan la utilidad de nuestros programas, ya que reducen la carga de estrés familiar y repercute en el bienestar del niño”, asegura Puig.

0
Comentarios