Jorge Flores: “No usar el móvil en el aula es también un ejercicio saludable”

El director de PantallasAmigas no cree que haya que demonizar el móvil, pero sí que recomienda que los alumnos aprendan a estar con ellos mismos y con otras personas.
Adrián ArcosMartes, 10 de septiembre de 2019
0

El fundador y director de PantallasAmigas, Jorge Flores, nos explica el proyecto Cibermanagers, que promueve la Educación entre iguales en relación a los riesgos de internet y las nuevas tecnologías (sextorsión, grooming, ciberbullying…).

¿En qué consiste Cibermanagers?
—Es un proyecto que aúna dos estrategias que tienen probado éxito. Por un lado el aprendizaje entre iguales, de manera que pueda influir en edades cercanas por la proximidad; y por otro el aprendizaje servicio, que desarrolla competencias curriculares beneficiando al mismo tiempo a la comunidad.

¿Cuál es el procedimiento?
—Empieza con la formación del alumnado de 4º de ESO para que después actúen voluntariamente como cibermanagers, trasladando ese conocimiento y trabajando directamente con compañeros más jóvenes. Además, también intervienen docentes y familias, por lo que se produce un intercambio intergeneracional muy interesante.

"

Los alumnos pequeños recurren a los de mayor edad si tienen algún problema, ya que tienen más confianza que si fueran personas adultas

"

¿Dónde está llegando ahora mismo?
—El programa se desarrolla a petición o bien de un centro educativo o de una institución. Hasta la fecha lo hemos hecho en muchos centros, algunos hacen una edición y luego ellos mismos siguen con la dinámica; en otros casos hacemos nosotros mismos una labor de acompañamiento. Hemos trabajado con la Comunidad de Madrid y ayuntamientos como el de las Palmas de Gran Canarias.

¿Qué resultados se obtienen en los alumnos?
—El grupo de mayor edad traslada cuestiones de ciberseguridad, privacidad, convivencia en la red, sexting, con un enfoque claro en convivencia, en crear empatías, y adaptando los contenidos y la forma a edades más tempranas. Además, los cibermanagers desarrollan ciertas competencias como la síntesis de formación, trabajo en grupo, se ponen en la posición el profesor… Pero lo más importante es que los alumnos de menor edad recurren a ellos si tienen algún problema, ya que tienen más confianza que si fuera una persona adulta. No tratan de intervenir en ciberbullying porque es un tema muy delicado para que los propios chavales lo aborden. Entonces, si identifican algún caso, el objetivo es que traten de mediar y lo trasladen al centro.

¿A los alumnos les cala más un mensaje que viene de los compañeros?
—Esa es la base del aprendizaje entre iguales, que un par tiene mucha más influencia que las personas adultas, y más si es un par con algo más de edad porque esa es su referencia.

"

Para ellos, la autoridad es quien sabe más, no quien manda más, y lo perciben así sin las cortapisas que tenemos los adultos

"

¿Cambia también el concepto de autoridad?
—En las redes la autoridad no se ve. Para ellos la autoridad es quien sabe más, no quien manda más. Y en ese caso relacionan a quien sabe más con alguien que vive en las redes como ellos, o al menos así lo perciben sin esas cortapisas que a veces tenemos las personas adultas. Ellos sí que perciben esa especie de hermano mayor como alguien prescriptor con autoridad, porque ha empezado a usar las redes antes que ellos, y seguramente tenga un móvil más potente. Ten en cuenta que el ciberbullying está dándose ya en Primaria, porque los chavales ya tienen móvil a esa edad.

¿Es el ciberbullying el mayor problema que encontramos a estas edades tan tempranas?
—Hay que tener en cuenta la relevancia de los riesgos y la gravedad de las consecuencias. El ciberbullying significa una situación de acoso reiterado, voluntario y prolongado en el tiempo. Y también hay que tener en cuenta la probabilidad, y por estadística es más probable que una chica sufra entre iguales a que le toque un pederasta. ¿Qué es menos evitable? Uno no puede hacer nada para no ser víctima de ciberbullying, porque ya no vale con cambiar de centro, las amenazas pueden seguir de forma anónima y en la distancia. El ciberbullying mata. Sin embargo, no conocemos casos de alumnas perseguidas por pederastas que se hayan suicidado. Si el depredador sabe que la víctima pide ayuda, sale por patas, pero el ciberbullying es más difícil de zanjar.

"

Los padres deben dar ejemplo a sus hijos sobre el uso del móvil, a la vez que les trasladan valores como la privacidad y el pensamiento crítico

"

¿A qué edad es aconsejable que los alumnos tengan móvil?
—La pregunta debe ser: ¿cuándo los padres están preparados y dispuestos, con el tiempo suficiente para acompañar a sus hijos en la debida medida? Pueden empezar a los 8 años si saben acompañar debidamente en el uso con el tiempo suficiente, o puede empezar a los 13. Es cuestión de acompañamiento. Conociendo los retos que se plantean en internet y las dificultades de las familias para disponer del tiempo necesario, yo diría que antes de los 13 años no es adecuado porque el niño no tendría a priori una madurez suficiente, y hay que medir riesgos y oportunidades.

¿Es partidario de prohibir el móvil en el aula?
—Me parece un ejercicio saludable. En Francia, por ejemplo, se permite su uso para actividades escolares, y fuera de eso no tiene por qué utilizarse. En el patio es mejor que el alumno se acostumbre a estar consigo mismo y con otras personas. Es una práctica saludable, porque aprenden a estar desconectados. Además, hay que ponerse en la piel de los docentes que tienen que custodiar y tutelar por su alumnado cuanto tienen un elemento que escapa a su control. Es una responsabilidad y un trabajo muy grande. Eso no significa que tengamos que demonizar el móvil. Este sirve para lo que sirve, y cuando no sirve tiene que estar fuera.

¿Cree que los propios padres no dan ejemplo?
—Los padres tienen que dar ejemplo, es sencillo y se puede hacer en cada momento. Los momentos de desconexión, las fotos que se suben, la forma de usar el móvil… Nosotros recomendamos siempre acompañar y compartir. Y, además, trasladarles una serie de cuestiones como la privacidad y el pensamiento crítico, y valores también dentro de ese entorno, porque internet es un entorno más de socialización.

La importancia de la desconexión

  • Trabajar la desconexión. “En la adolescencia todo el grupo y las amistades tienen mucho peso. Así que la falta de móvil supone un aislamiento. Yo creo que hay que trabajar la desconexión, la habilidad de estar consigo mismo y controlar la dependencia del entorno”. 
  • El uso del móvil en clase. “Cuando los chavales aprendan a estar desconectados, serán capaces de estar en clase con el móvil todo el tiempo y solo usarlo cuando lo necesiten. Pero les tenemos que enseñar primero”.
0
Comentarios