Las escuelas entendidas como lugar de seguridad y refugio

Entreculturas, junto al JRS, llevan a cabo ‘Escuela Refugio’, un proyecto que garantiza el derecho a la Educación de los niños en zonas de conflicto.
Beatriz LópezMartes, 10 de septiembre de 2019
0

En la actualidad, existen 70,8 millones de personas refugiadas, cifra que no ha dejado de aumentar desde hace años. De estos, 10 millones son niños que se ven obligados a desplazarse forzosamente por las situaciones de conflicto que se dan en sus países natales.

No solo sus vidas se ven afectadas, su derecho a la Educación también se ve vulnerado. Por este motivo, existen muchas organizaciones que se dedican a hacer la vida de estos niños mucho más sencilla y garantizar su derecho a la Educación.

El proyecto

El pasado mes de junio, Entreculturas presentó la iniciativa Escuela Refugio. A día de hoy, las escuelas siguen siendo objeto de ataques. Pablo Funes, coordinador de Cooperación de Entreculturas aseguró que “entre 2014 y 2018 se han registrado más de 14.000 ataques a la Educación en 34 países y en al menos 18, los ataques se dirigieron contra niñas y mujeres por su género. El camino a la escuela supone también supone un grave peligro para ellas, ya que pueden ser sorprendidas, secuestradas y atacadas sexualmente. Trabajamos en muchos países del mundo como Sudán del Sur, República Democrática del Congo, República Centroafricana y Burundi, Venezuela o Colombia, para que esto deje de ocurrir”.

Sanganyi Namangala, refugiada congoleña en el campo de refugiados de Kinama Burundi y vicepresidenta del Comité de Refugiados, explicó su historia de refugio. “El 10 de octubre de 2008 en mi casa de Rutshuru en el norte de Kivu, mataron a mi marido, a dos de mis ocho hijos y me violaron. Fui secuestrada por rebeldes que me llevaron al bosque donde pasé un mes sirviendo como ama de casa, sufrí violencia sexual y física. En tiempos de guerra todo es posible. Las escuelas son lugares donde hay conflictos, tomadas por los atacantes como lugares de guerra, para almacenar sus armas o como bases militares. Los niños son reclutados como luchadores. Sin una Educación básica, es difícil tener un futuro”.

Burundi

En el campo de personas refugiadas de Kinama, en Burundi, Namangala colabora con el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) y con Entreculturas para sensibilizar a los jóvenes sobre la importancia de la Educación, especialmente la de las niñas.

François Xavier Nsababandi, director de Proyectos de Educación y Medios de Vida de Entreculturas y del Servicio Jesuita a Refugiados en Burundi, explicó que “el JRS interviene en cinco escuelas de campos de refugiados. Trabajamos en zonas de conflictos para acompañar, proteger y defender a estas personas”.

Irene Ortega, coordinadora de Ciudadanía de Entreculturas, lanzó la pregunta de “¿qué podemos hacer nosotros como sociedad?”. Explicó, por un lado, la necesidad de incidir en hacer recomendaciones al Gobierno español, como alinear políticas exteriores de cooperación y ayuda humanitaria. Y que sea la ciudadanía quien exprese estas demandas.

Los niños del CEIP “Nuestra Señora de la Paloma” de Madrid estuvieron presentes, ya que dibujaron cómo les gustaría que fueran las escuelas, al igual que lo hicieron los niños burundeses.

0
Comentarios