Mark Howard: “No queremos un mundo donde solo haya un idioma y que sea el inglés”

El British Council tiene la difícil tarea de promocionar el Reino Unido cuando el Reino Unido ha decidido salir de la UE. Algo así como divorciarse pero seguir como amigos.
José Mª de MoyaMartes, 22 de octubre de 2019
0

Lleva toda su vida profesional dando vueltas por el mundo evangelizando sobre el bilingüismo, mejor aún, el plurilingüismo. Y no solo, como cabría esperarse, como herramienta imprescindible en un entorno laboral cada vez más global. Howard nos invita a mirar más alto y a formar a nuestros jóvenes en una visión más cosmopolita, más abierta a otras culturas… Plurilingüismo y pluricultura van de la mano, dice. Porque este británico defiende su lengua materna, el inglés, como lengua franca que es, pero no peca de chovinismo. Al contrario, sostiene que el inglés no pertenece a nadie, que es neutral… Suena bien, hasta generoso.

A su llegada a España, ¿ha notado que hablamos más y mejor inglés?
—Yo vine aquí por primera vez hace 25 años y puedo notar la diferencia. Realmente en aquel entonces nadie lo hablaba por la calle y el nivel era mucho más bajo. Además, hemos hecho estudios y, por ejemplo, en Madrid aproximadamente el 72% de los chicos y chicas de 15 años tienen un nivel entre el B1 y C1. Es un gran avance.

Su anterior destino ha sido América. ¿Cómo aprenden una segunda lengua extranjera allí y cómo la aprendemos aquí?
—Por ejemplo, me parece muy importante que el programa de bilingüismo sirva para aprender otras materias. Hay que ver el idioma como una herramienta útil y comunicativa. Por supuesto que la gramática es la base, pero un nativo no piensa en cómo usar la gramática, sino en cómo comunicarse bien. Para mí, el idioma es parte de las relaciones culturales, es una manera de intercambiar mis pensamientos y aprender. Comunicación, estar receptivo, escribir y hablar, leer… la gramática es muy importante pero solo como base.

“Yo creo que con el B1 te puedes defender. Hay que ser realista con el nivel al que pueden llegar los alumnos”

¿Enseñar otras materias en inglés puede ir en detrimento del aprendizaje de la propia materia? ¿Cómo equilibrar esto?
—Los estudios no muestran eso, pero en todo caso hay que estar atentos. De momento, los estudios lo que dicen es que, por la eslasticidad del cerebro, el contenido de la asignatura se aprende al mismo nivel.

Además del aspecto laboral, ¿por qué es bueno saber inglés?
—Independientemente de cuál sea la segunda lengua extranjera, el bilingüismo es muy positivo porque supone mirar el mundo de forma distinta. Es cierto que el inglés es la lengua franca, pero hay que saber que vivimos en un mundo donde no solo hay inglés, sino una variedad de idiomas. Esta riqueza lingüística es muy importante. Los alumnos no solo deberían aprender inglés, sino dos o tres idiomas más. No queremos un mundo donde solo haya un idioma y que éste sea el inglés.

¿Cree que el inglés mantendrá su hegemonía?
—El inglés puede ser neutral. Todos podemos escoger el inglés, no pertenece a nadie. Yo viví en Singapur y allí, después de la independencia, podrían haber escogido cualquier idioma autóctono como lengua oficial pero escogieron el inglés. Pero, insisto, es muy importante mantener los otros idiomas.

Frente a esa visión cosmopolita del mundo anglosajón, ¿le parece que aquí somos más cerrados?
—Yo creo que España es un país abierto. Los jóvenes siempre quieren viajar, ser independientes, conocer otras culturas… La emigración no tiene por qué ser por motivos económicos, también puede ser cultural, para conocer el mundo en que vivimos. Yo he aprendido de Singapur o de Corea la manera de mirar el mundo…

“Los estudios dicen que el contenido de la asignatura se aprende igual en inglés”

¿Le parece que el bilingüismo se ha convertido en España en una palabra un poco vacía porque todos los colegios tienen la placa de bilingües?
—Si hablamos de bilingüismo puro, el dominio del idioma debería estar unido al aspecto cultural. Por ejemplo, cuando yo hablo en español me siento diferente que cuando hablo en inglés y, por eso, no me considero bilingüe. Cien por cien bilingüe es alguien que se mueve igual en los dos idiomas.

Entonces en España no hay nadie…
—Bueno, estoy hablando de bilingüismo puro. En otro sentido, es bilingüe aquel que es capaz de comunicarse en otro idioma.

En ese sentido menos puro, ¿qué debería ofrecer un colegio para ser calificado de bilingüe?
—Debería impartir otras materias en inglés, es decir, que no lo tenga solo como asignatura de lengua estranjera.

¿Con qué nivel deberían graduarse lo alumnos?
—Por ejemplo en América Latina se les exige a los graduados un A2. Lo importante para mí es poner una meta y mostrar la importancia de hablar dos idiomas. Yo creo que con un B1 te puedes defender, aunque siempre se puede discutir cuál es el nivel ideal. Pero hay que ser realista con el nivel al que pueden llegar los estudiantes.

Dicen que a los anglosajones no os importa hablar otro idioma y que aquí nos da vergüenza hablar en inglés y eso hace que no nos lancemos… ¿Es un mito?
—Yo creo que los que tenemos que tener vergüenza somos nosotros, los británicos, porque no hablamos tantos idiomas. Lo que me gusta de España, a diferencia de Francia, es que aquí el extranjero habla el español peor y lo aceptáis, estáis felices de que alguien hable vuestro idioma. Pero bueno, hay que mostrar a los chicos que errar es humano.

“Reino Unido entró en la UE en el 73 y España años después. Con anterioridad ambas naciones tenían vínculos muy fuertes”

Algunos colegios promueven estancias en el extranjero de sus alumnos, ¿qué le parece?
—Todo es bueno si hay interés y recursos. Dependerá de las posibilidades de cada uno. Por suerte hay mucha gente en España que considera la posibilidad de mandar a sus hijos al exterior, pero no todos. Para nosotros está muy bien que los padres manden a sus hijos fuera, es una buena oportunidad de ponerles en el contexto, y también les motiva.

¿Cómo cree que afectará el Brexit? ¿Seguirá siendo el Reino Unido el destino educativo favorito de los españoles?
—En primer lugar hay que respetar el resultado del referéndum. Ojalá salgamos con acuerdo, pero si no, habrá que trabajar con ello. Para el British Council el trabajo va a ser incluso más importante porque habrá que mantener los vínculos personales e institucionales. No hay que olvidar que Reino Unido entró en la UE en el 73 y España años después. Con anterioridad ambas naciones tenían vínculos muy fuertes, que se deben mantener e incluso aumentar.

0
Comentarios
  1. Noticias | Del 19 al 25 de octubre - UCETAM
    23 de octubre de 2019 09:28

    […] ⇒ Leer más ⇐ […]