Rocío Lucas: “La Educación no se puede gestionar exclusivamente en términos de eficiencia”

La nueva consejera es consciente de que los buenos resultados se explican por el valor que las familias dan a la Educación y por dejarse de experimentos educativos.
José Mª de MoyaMartes, 8 de octubre de 2019
0

La consejera castellanoleonesa en un momento de la entrevista. WELLINGTON DOS SANTOS

Arrancamos una serie de entrevistas a los nuevos responsables educativos nombrados tras las pasadas elecciones autonómicas. Como si de un ejercicio de benchmarking se tratase, queremos que las diferentes administraciones compartan sus buenas –incluso sus malas, si se atreven– prácticas educativas. Las apretadas agendas han querido que empecemos con la llamada “finlandia” española. Castilla y León es modelo de políticas educativas exitosas que la han llevado a mantenerse en los primeros puestos de PISA a la par que han reducido su tasa de abandono casi a la mitad en una década. Ese es el reto. ¿Algún pero? Una tasa de repetición por encima de la media. Pero tranquilos, están en ello.

¿Cuáles son las señas de identidad de un sistema educativo como el de Castilla y León en el que siempre se fija el resto?
—En primer lugar, creo que tenemos un gran equilibrio entre la zona rural y la urbana. Y aquí el peso de lo rural es muy importante. Siempre hemos defendido que el alumnado pueda ser escolarizado en zonas rurales para mantener los vínculos familiares, sabiendo del peso que tiene la familia en la Educación. También es muy propio nuestro el respeto a la libertad de las familias y la consiguiente coexistencia entre el ámbito público y el sistema concertado.

Un paréntesis sobre la libertad de las familias. El Ministerio quiere traspasar alumnos de los centros de Educación Especial a centros ordinarios, ¿qué le parece?
—Pues que fuimos y somos plenamente defensores de que se mantengan los centros de Educación Especial y que coexistan las dos vías.

Volviendo a la escuela rural, ¿no le parece poco eficiente mantener centros de tres o cuatro alumnos?
—La solidaridad entre territorios es importante. Evidentemente, eso nos supone mayor esfuerzo presupuestario que a otras comunidades, pero sentimos la necesidad de mantener ese territorio y eso requiere principios de solidaridad. La Educación no se puede gestionar exclusivamente en términos de eficiencia.

“Siempre hemos defendido que el alumnado pueda ser escolarizado en zonas rurales”

Otra de sus prioridades es la Formación Profesional Dual. No va al ritmo deseable, ¿verdad?
—Es cierto que se ha tardado en mentalizar a las empresas de que deben ser colaboradoras necesarias. Pero quizá falta también un conocimiento y apoyo social de las familias, que vean que la FP está al mismo nivel que cualquier formación universitaria o incluso por encima en términos de empleabilidad.

¿Dónde cree que hay más incomprensión o resistencia, en los centros o en las empresas?
—Yo no creo que sea tanto resistencia como desconocimiento. La parte educativa ya está muy concienciada por la demanda creciente… Falta la parte de las empresas: la implicación de las cámaras de comercio y de las organizaciones de empresarios en las distintas provincias.

¿Cree que debería haber un modelo único dual para toda España?
—El decreto del Ministerio es demasiado genérico, pero apuesto por la flexibilidad. No es lo mismo el sistema productivo del País Vasco que el de Castilla y León.

¿…Y si el Ministerio quisiese establecer un modelo rígido?
—Nos opondríamos y explicaríamos las virtudes que tiene un modelo flexible y adaptado al territorio. Nuestro tejido empresarial está compuesto básicamente de pymes y micropymes que necesitan formación. Somos las administraciones las que tenemos que proveer de esa formación y las que tenemos que decir a los jóvenes dónde hay nichos de empleo.

¿Contrato de aprendiz o beca?
—En el ámbito educativo, la beca. El ámbito de la dual laboral depende de Empleo pero ahí se está utilizando más el contrato de formación y aprendizaje. Los dos modelos son válidos.

¿El aprendiz será remunerado?
—Nuestra intención es que lo sea.

¿Y el modelo de alternancia entre centro y empresa?
—Aquí puede ser de alternancia el segundo año del ciclo, no en el primero. El primero es de formación en el centro.

“Espero que nuestros resultados en PISA sean parecidos a los de ediciones anteriores”

Pasemos al bilingüismo. Se ha criticado que el nivel es bajo y que se llama bilingüe a todo…
—En la anterior legislatura se intentó potenciar la formación del profesorado en inglés pero hubo mucha contestación y se retiró la orden. Ahora retomaremos este asunto. Vamos a aumentar la formación de los docentes pero también vamos a incrementar la hora de auxiliares de conversación, sobre todo en Secundaria, que es donde se requiere mayor nivel y donde los padres refuerzan con extraescolares. Los alumnos cada vez exigen mayor nivel de inglés.

¿Qué fue lo que no gustó de aquella orden?
—Se exigía a los profesones un nivel C1 de forma inmediata.

¿Establecer secciones bilingües dentro del mismo centro puede ser motivo de discriminación?
—En efecto. Por eso, los alumnos que no estén en secciones bilingües van a reforzar su inglés con un programa de éxito especial. Por otro lado, estar en una sección bilingüe tampoco debe dificultar al alumno para titular. El modelo debe ser equitativo.

¿Cuál es el objetivo de los programas ‘Madrugadores’ y ‘Tardes en el cole’ [se ofrece a las familias la posibilidad de dejar y recoger a sus hijos más allá del horario lectivo]?
—Sin duda, facilitar la conciliación. Ten en cuenta que nuestra dispersión territorial y de centros siempre ha supuesto una dificultad añadida al reto de conciliar familia y trabajo. Siempre hemos apostado por ayudar a las familias en esto.

Aquí han optado por ayudar a las familias que lo necesitan en la compra de libros de texto. ¿Qué le diría a las comunidades que ofrecen libros gratis para todos?
—Que no es un principio de equidad. El sistema educativo tiene que ser justo y los recursos son limitados. Para que haya equidad hay que ayudar a los que lo necesitan. Dar libros gratis a todos no forma parte del derecho a la Educación.

“El éxito de Castilla y León debería repartirse al 50 por ciento entre las familias y las políticas educativas desarrolladas”

Dentro de un par de meses tenemos PISA. Dicen que llegar es difícil pero más difícil es mantenerse. ¿Castilla y León seguirá a la cabeza?
—Espero que los resultados sean homogéneos y parecidos a ediciones anteriores. En efecto, cuesta mantenerse y hay que tener en cuenta que otras comunidades también mejoran.

En el éxito de Castilla y León, ¿cuánto hay de las políticas educativas desarrolladas y cuánto de cultura castellana…?
—Yo creo que debería repartirse el mérito al 50 por ciento. Por un lado, el compromiso de las familias por la Educación es indiscutible. Pero también hemos desarrollado políticas homogéneas. No se puede estar al vaivén y con experimentos.

¿Me puede adelantar algún proyecto novedoso?
—Vamos a poner en marcha un plan para los repetidores. Estamos por encima de la media nacional, aunque también es cierto que nos ha permitido reducir la tasa de abandono.

0
Comentarios