Celaá nos la va a 'liá'

Israel Berna
Maestro tuitero
25 de noviembre de 2019
0

La portavoz del Gobierno de España y ministra de Educación, Isabel Celaá, la lió en el último Congreso de Escuelas Católicas diciendo sin tapujos que “la libertad de los padres para elegir tipo de centro no emana del artículo 27 de la Constitución”. Me he tomado la molestia de ver su intervención completa, que también los lectores pueden consultar en Youtube, y la verdad es que el momento merece la pena verlo.

Creo que la gente se quedó tan estupefacta que no se creían lo que estaban escuchando. Pero lo peor de todo es que tampoco se ha desdicho de sus palabras en la posterior comparecencia de los viernes. Ha dicho algo así como que la libertad de los padres de elegir centro no emana de la Constitución, pero que nosotros lo garantizamos porque sí, porque somos “guays” y os dejamos hacerlo porque queremos. Pero de constitucional nada…vamos, que pura condescendencia.

Lo grave de todo esto, independientemente de si es constitucional o no, es la ideología que hay detrás. Que es la siguiente: Pública sí, Concertada no. Es el mantra que intentan vendernos desde hace ya bastante tiempo y que me temo va a llegar a su máximo auge en esta legislatura (si es que se llega a dar). Supongo que, si no se han dado pasos antes, es porque es difícil que el sistema público asuma una grandísima cantidad de alumnos de la Concertada (más de 2 millones) que no podrían pagarse una escuela privada si se quitaran los conciertos.

No obstante, poco a poco ya se están dando ciertos pasos, en concreto en la Comunidad Valenciana, donde los “des-conciertos” que ha tratado de imponer la Consejería del señor Marzá han sido parados, en muchas ocasiones, en los tribunales. Aunque esto no basta en quitarles la fijación que tienen. Es pura obsesión.

Lo grave de todo esto, independientemente de si es constitucional o no, es la ideología que hay detrás

Creo que, en este tema, los grupos políticos que defienden la eliminación de los conciertos y están en contra de la libre elección de los padres a elegir el centro con el ideario que estimen oportuno, se equivocan de pleno. No solamente porque pienso que se equivocan desde un punto de vista legal, sino porque, aunque la misma Constitución no lo recoja explícitamente, ¿no es progresista dejar a los padres que elijan la formación de sus hijos o es el Estado el que debe decidirlo? ¿No es la libertad de elección un valor digno del siglo XXI?

Cuando sacas a colación este tema con personas de distinto signo ideológico, siempre encontramos algún iluminado que te espeta un “el que quiera una formación religiosa que se la pague”. Claro… porque los impuestos que pagan unos progenitores que quieren llevar a su hijo a un centro católico valen menos que aquel que quiere llevarlo al público. Es decir, con tus impuestos pagas el derecho a la Educación, pero no la que tú quieras, sino lo que quiera el partido que esté gobernando en ese momento. Pues no oiga no.

La Educación son palabras mayores; es tan sumamente importante y tenemos que darle tanto valor que no podemos ir con nuestros prejuicios morales e ideológicos a contaminarla. Sobre todo, porque artículo tras artículo, lo digo una y otra vez: el peso de la Educación recae en los padres y en su libertad. Ellos deben ser los protagonistas a la hora de decidir cómo quieren educar a sus hijos.

La Educación son palabras mayores; es tan sumamente importante y tenemos que darle tanto valor que no podemos ir con nuestros prejuicios morales e ideológicos a contaminarla

Pienso que la ministra de Educación y este posible nuevo Gobierno van a lanzar un ataque contra la Educación concertada, y pienso que los padres deberíamos movilizarnos y no dejar que se nos quite un derecho fundamental, porque hablamos de libertad, querido lector. Y si llegamos al extremo de que un Gobierno me diga que no puedo elegir el centro que quiero para mis hijos le digo al Gobierno que me devuelva ese dinero de mis impuestos y que con ese dinero iré yo al colegio que crea oportuno.

Quizás lo lleve a un colegio de monjas porque soy cristiano, o al liceo francés porque me gusta mucho Voltaire, o un colegio que fomenta la pedagogía de Montessori del que soy muy fan… o al que me salga simplemente de la punta de la nariz. Así se lo digo claramente: ¿Vamos a dejar que nos roben nuestra libertad? Como no hagamos algo Celaá nos la va a volver a liá

0
Comentarios
  1. Chus
    25 de noviembre de 2019 21:38

    Lo suscribo todo…… Sí a la libertad