Cerca, lejos

Jorge Burgueño
Escritor y maestro
11 de noviembre de 2019
0

Muchos millenials recordarán con nostalgia aquellas escenas del mítico programa infantil Barrio Sésamo en las que unas marionetas enseñaban conceptos básicos y vocabulario importante para niños pequeños.

Mientras explicaba en una de mis clases en la universidad cómo debía ser la relación entre el docente y los alumnos, recordaba aquel sketch en el que cantaban los muñecos liderados por Elmo: “Ahora estoy cerca, ahora estoy lejos”. Y es que la relación entre el docente y sus estudiantes debería ser distante, y a la vez cercana. Es curioso cómo diversos estudios demuestran que el fruto de esta relación tiene una incidencia directa en el aprendizaje de los alumnos, por lo que debería ser un aspecto a cuidar y trabajar por parte del maestro.

La relación entre el docente y sus estudiantes debería ser distante, y a la vez cercana

No es la primera vez que ocurre que una persona termina “odiando las matemáticas” porque su profesor nunca le hizo un comentario positivo, o no percibió que necesitaba ayuda.

Parece que el rol de docente estricto, serio y autoritario, al que se le respetaba por el mero hecho de ser el adulto, no solo “no se lleva”, sino que carece de sentido en nuestro siglo. El maestro ha de ser respetado, generando un clima de respeto mutuo y creando en su aula un ambiente que favorezca el aprendizaje… ¿Misión imposible?

0
Comentarios