“Cumplir años cumpliendo con los años”

La Salle sigue soñando y mira al futuro apoyándose en las claves que usó el fundador para que niños y jóvenes puedan crecer inspirados en los valores del Evangelio.
Jesús Félix Martínez
Director de La Salle en España y Portugal
26 de noviembre de 2019
0

La Educación puede cambiar el mundo y los docentes son el medio de transporte para hacerlo. © RUDALL30

No es lo mismo cumplir años, que cumplir con los años. La Salle ha celebrado este 2019 el tricentenario de la muerte de su fundador, San Juan Bautista de La Salle. Más de 300 años desde que un hombre soñara con una escuela a la que todos podrían acercarse y que focalizaba sus esfuerzos en ofrecer a los más necesitados una educación cristiana, en valores y pensada para la vida.

Más de 300 años después, esta misión no ha cambiado, y aunque los escenarios y los contextos han ido variando, el objetivo sigue siendo el mismo, con la misma ilusión, con el mismo empeño y con la experiencia acumulada que ofrece este legado del que son testimonio vivo miles de personas que en todo el mundo encarnan el carisma lasaliano.

"

La misión no ha cambiado, el objetivo sigue siendo el mismo, con la misma ilusión y empeño y con la experiencia acumulada

"

La Salle sigue soñando y mira al futuro apoyándose en las claves que el fundador usó como pilares de un gran proyecto y que llaman a esta institución a seguir construyendo, a continuar trabajando para que niños y jóvenes tengan la oportunidad de crecer como personas inspirados en los valores del Evangelio. Cumplir años y cumplir con los años es asumir los desafíos que se nos plantean desde la oportunidad que se nos presenta de extender nuestra misión educativa mirando siempre, como reza nuestro claim, “más allá”, dibujando desde hoy un mañana en el que, ¡ojalá!, La Salle celebre otros 300 años más. Guiada por el lema Un corazón, un compromiso, una vida –ilusionante como el proyecto que cada día se vive en nuestras comunidades, nuestras escuelas, nuestras obras socioeducativas, nuestros voluntariados, nuestras ONG para el desarrollo o nuestras asociaciones– La Salle no se queda solo en una declaración, sino que da muestras de su trabajo en pro de un mundo mejor,  más justo, inclusivo, responsable, respetuoso, igualitario y solidario, sin olvidar que nació para atender la necesidad de los más vulnerables, que por desgracia, siguen siendo muchos. 

Tal y como dijera San Juan Bautista de La Salle, para cambiar la realidad hay que mirarla, dejarse impresionar y trabajar para, desde la Educación, ofrecer la mejor de las respuestas a quienes lo necesitan en cualquier rincón, respetando y adaptándose a las distintas realidades que definen los lugares hasta los que como institución ha llegado y siempre apoyada en los valores que orientan nuestra manera de vivir: responsabilidad, creatividad, justicia, convivencia, interioridad y trascendencia.

"

Mucha gente pequeña haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo

"

El camino recorrido es corto para el camino que queda por recorrer, por eso, conscientes de que cada día nos brinda una nueva oportunidad de hacer grandes cosas, y de hacerlas juntos, La Salle es ya protagonista de la escuela del mañana, traspasando barreras en el tiempo y el espacio, empeñada en atender las demandas de las sociedades actuales, desde la fidelidad creativa a nuestro proyecto, pero sin olvidar el tiempo que nos ha tocado vivir. Por eso podemos hablar de que La Salle es innovación, es creatividad, es capacidad de adaptación, es integración y es construcción de personas desde la mirada atenta a esas mismas personas como centro de todo lo de más.

Gran labor de las personas

La Salle no sería lo que es sin las personas, es el momento de reconocer la labor de todas aquellas que se identificaron con este gran proyecto, dieron lo mejor de sí para que saliera adelante, vivieron y se sacrificaron por él. Y por supuesto, a todas las que hoy siguen haciéndolo, convencidas de que no solo hay que cumplir años, convencidas de que hay que cumplir con los años, convencidas de que en estos años la Educación se ha revelado como una herramienta imprescindible que puede cambiar el mundo, posibilitando que todos tengamos las mismas oportunidades de ser los protagonistas de nuestros sueños. Grandes cosas son posibles porque mucha gente pequeña, en muchos lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo.

0
Comentarios