¿Pin o no Pin? He aquí el dilema

Israel Berna
Maestro tuitero
15 de noviembre de 2019
0

Hace tiempo que quería escribir sobre una “controvertida” iniciativa del partido político VOX que consiguió introducir en el Gobierno de Murcia según informaron recientemente los periódicos: el pin parental. Copio y pego de su página web cómo explica este partido lo que significa este pin: “El PIN PARENTAL es una solicitud que va dirigida a los directores de los centros educativos en los que estudian nuestros hijos, con tal instancia solicitamos a la dirección que nos informe previamente, a través de una AUTORIZACIÓN EXPRESA sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones morales socialmente controvertidas o sobre la sexualidad, que puedan resultar intrusivos para la conciencia y la intimidad de nuestros hijos, de tal modo que como padre o madre pueda conocerlas y analizarlas de antemano, reflexionar sobre ellas y en base a ello dar mi consentimiento o no, para que nuestro hijo asista a dicha formación”. Como maestro y como padre me gustaría dar mi opinión al respecto.

En un centro educativo suele haber charlas de diversa índole durante el curso. Los colegios e institutos no son islas en mitad de la sociedad, impermeables a lo que sucede fuera de sus muros, sino más bien, son como una membrana que mediante actividades como las complementarias y extraescolares tratan de fomentar, aumentar y complementar el conocimiento que el currículum establece por ley. En concreto las actividades complementarias se realizan durante el horario escolar y han de estar de acuerdo con el Proyecto Curricular con un carácter diferenciado de las lectivas y siendo estas obligatorias; mientras que las extraescolares va encaminadas a potenciar la apertura del centro a su entorno y procurar la formación integral de alumnado realizándose fuera del horario lectivo y son de carácter voluntario. Hasta aquí muy bonito.

Los colegios e institutos no son islas en mitad de la sociedad, impermeables a lo que sucede fuera de sus muros

Durante mi trayectoria educativa tanto en Secundaria como en Primaria, he podido ser espectador de todo tipo de ponencias que en su mayoría eran actividades complementarias y por tanto dentro del horario lectivo. He presenciado charlas sobre Educación sexual realizadas por voluntarios de La Cruz Roja (que mencioné ya en mi primer artículo) que eran vomitivas. Mucha buena intención, pero ni formación ni buen enfoque. Repartir condones y fuera. He escuchado a asociaciones de refugiados, Cáritas, la Guardia Civil, militares, y un sinfín de etcéteras.

En la mayoría de casos, se les ha informado a los padres que esas charlas se iban a realizar en el centro, pero en ninguna de estas autorizaciones he visto la posibilidad de que los padres puedan ejercer su derecho a decidir si su hijo tiene que asistir a esa charla o no. En ninguna. Me consta que en muchos centros ni siquiera se informa. El centro decide y se hacen las actividades complementarias que sean oportunas, excepto que sea una excursión…ahí si se pide autorización.

Tampoco las leyes de nuestra comunidad autónoma dicen nada al respecto…y yo me pregunto ¿Por qué? ¿Quién tiene la potestad de la Educación de los padres, la Administración púbica del Gobierno de turno o las familias? ¿La tiene usted o la Consejería de Educación? ¿Por qué no se deja decidir a los progenitores sobre qué charlas van a recibir sus hijos? Me da igual si llamamos a eso pin parental o cualquier otro nombre que nos inventemos. Los nombres no son lo importante en esta cuestión.

 

¿Por qué no se deja decidir a los progenitores sobre qué charlas van a recibir sus hijos? Me da igual si llamamos a eso pin parental o cualquier otro nombre que nos inventemos

El partido político de Santiago Abascal enfoca el pin parental como una medida para controlar charlas de carácter afectivo-sexual que puedan estar en contra de los valores morales de los padres, y no me parece mal, pero yo voy más allá ¿Por qué no solo en las charlas que puedan afectar a la Educación moral? ¿Por qué no ante cualquier charla realizada por una o varias personas ajenas al centro?

Abogo por informar a los padres de todo aquello que se realice en un centro, pues ellos son los verdaderos protagonistas de la Educación. Las instituciones públicas estamos para ayudar y complementar este aprendizaje, pero no podemos sustituir el papel de las familias. No es nuestro cometido, y menos cuando vemos que cada día, según las políticas del partido político que gobierne, utiliza la Educación para soltar las ocurrencias que le vienen en gana: desde fomentar el chino mandarín, pasando por educaciones a la ciudadanía adoctrinadores, hasta llegar a trilingüismos irreales.

Opino que las familias deben recibir toda la información respecto a la Educación de sus hijos, más si cabe, si personal ajeno entra al centro y deben poder decidir, en libertad, si quieren que sus hijos escuchen a la Guardia Civil, a la asociación de amas de casa del pueblo o a Rita la Cantaora. Y, además, las leyes educativas, tanto las orgánicas, como las autonómicas, deberían garantizar este derecho. Pues como dijo el famoso político británico David Lloyd George: “La libertad no es simplemente un privilegio que se otorga; es un hábito que ha de adquirirse”.

0
Comentarios
  1. José M
    17 de noviembre de 2019 15:46

    Nada qué objetar salvo que establecer el PIN puede crear desconfianza entre las familias y los profesores y centros y eso no es bueno.

    Quizá sería más equilibrado que colegios y familias firmaran (o no) a principio de curso un contrato-programa que incluyera complementarias y extraescolares. Si la familia no está de acuerdo, busca otro centro y listo.