Psicología Positiva

José Mª de Moya
Director de Magisterio
5 de noviembre de 2019
0

EN las últimas semanas he podido escuchar a dos de los expertos en Psicología Positiva. Tal Ben-Shahar es profesor en Harvard, donde imparte la asignatura “La ciencia de la felicidad” que, con 900 matriculados, es una de las más populares del campus. Pronunció una conferencia en EnlightED de Fundación Telefónica. Por su parte, Víctor Küppers, aunque no se considera un especialista, bebe de esta corriente en sus charlas de motivación. Sus vídeos cuentan con millones de visualizaciones e intervino en el Acade Edu Forum.

La Psicología Positiva intenta dotar de base científica y de profundidad a esos manualitos de autoayuda que llenan la sección de libros del Carrefour. Ben-Shahar arremete contra este tipo de lecturas a pesar de que su best seller La búsqueda de la felicidad sea justamente eso. “Mis libros son de autoayuda, pero con una base científica sólida, en vez de humo. Vivimos en la sociedad de la prisa… Nadie se compraría un libro que le prometiera aprender a tocar una sonata de Beethoven en una semana. ¿Por qué creen que pueden conseguirlo con algo tan complejo como ser feliz?”.

La Psicología Positiva intenta dotar de base científica y de profundidad a esos manualitos de autoayuda que llenan la sección de libros del Carrefour

Base científica sí, pero para recordarnos las recetas de la abuela. Ahí van tres. Primero, asumir que somos humanos y nos equivocamos. El principal pilar de la felicidad es la infelicidad. Tenemos que darnos la oportunidad de sentir emociones negativas… “Aprende a fracasar o fracasarás siempre”, dice Ben-Shahar. Küppers lo explica a su modo: “No podemos estar siempre eufóricos. La alegría de vivir está un escalón por debajo de la euforia”. Segundo consejo, aprender a recuperar la energía que se nos evapora por el estrés, la pandemia de nuestra época. Ejercicio tres veces por semana, parar cinco minutos cada rato y respetar el día de descanso semanal. Y tercer consejo, cuidar las relaciones. Nos recuerdan que los países con mayor índice de felicidad son aquellos en los que las relaciones familiares o de amistad son muy valoradas socialmente.

Porque la Psicología Positiva aporta una mirada profunda e invita a trascender como único camino para alcanzar una felicidad razonable y sostenible, algo parecido a una cierta paz interior. Inspirándose en el pensamiento de Frankl, Ben-Sharar propone “buscar un sentido a la vida más allá de la propia autosatisfacción”; y Küppers nos anima sencillamente a ser buenas personas: “La vida va de ser buenas personas. En la sociedad hay un excesivo culto a la inteligencia; ser bueno, incluso, está mal visto. Los profesores debemos crear buenas personas”.

0
Comentarios