fbpx

Celaá anima la elección de colegio

José Mª de Moya
Director de Magisterio
4 de febrero de 2020
0

Las controvertidas declaraciones de la ministra Celaá cuestionando el derecho de las familias a elegir colegio no parecen causar mella en el ánimo de las familias, más bien al contrario. Según cuentan de la organización de La Feria de los Colegios y promotores del buscador y comparador de colegios Scholarum, el número de inscritos on line para acudir a la Feria crece como la espuma y parece que volverá a incrementarse un año más. También el número de búsquedas on line de centro registradas se ha incrementado en las últimas semanas.

En todo caso, este interés de las familias por informarse y comparar proyectos viene de atrás. La Feria de los Colegios ha ido cambiando de sede en busca de un mayor aforo desde sus inicios hasta afincarse en el Wanda Metropolitano de Madrid por donde el año pasado pasaron más de 13.000 visitantes. Este tipo de encuentros se están propagando por otras localidades como Valencia o Sevilla. Otro síntoma de este interés de las familias es que se han multiplicado las herramientas de búsquedas on line. Colesyguardes, Buscocolegio, Infocolegio o el citado Scholarum son solo algunos de los buscadores más usados por padres y madres para hacer ese rastreo inicial previo a descolgar el teléfono o desplazarse al centro. La mayor parte de las consejerías de Educación también han creado sus propios buscadores con información detallada sobre la oferta educativa, opciones lingüísticas, servicios complementarios…

Otro síntoma de este interés de las familias es que se han multiplicado las herramientas de búsquedas on line

Tampoco es extraño todo esto. Son tiempos de sociedades abiertas y plurales, nos gusta comparar, mirar y remirar, buscar y rebuscar. Somos consumidores exigentes y caprichosos, capaces de desplazarnos y perder tiempo y dinero para ahorrarnos dos pesetas o conseguir ese modelo y solo ese modelo, no nos vale otro. Si esto hacemos para fruslerías qué no haremos cuando se trata de elegir el proyecto educativo que queremos para nuestros hijos. Una decisión que marcará los próximos quince años de la criatura y probablemente también del resto de la familia.

Y tampoco sorprende la reacción de las familias ante las improcedentes declaraciones de Celaá. Me refiero a aquello de que “la libertad de elección no está en la Constitución” o esto otro de que “los hijos no son de sus padres”. En su literalidad ambas manifestaciones son tan impecables como torpes, tan pedantes como insultantes y provocativas para cualquier padre o madre. Tanto lo sabe la señora ministra que ella, cuando pudo, también exigió y ejerció su derecho a elegir.

0
Comentarios