Incertidumbre y falta de directrices

Jorge Burgueño
Escritor y maestro
12 de mayo de 2020
0

No hace falta que haga demasiado hincapié en la dificultad que supone la situación tan compleja que estamos viviendo. Ya no solamente a nivel educativo (se están estudiando las pérdidas a nivel educativo y de aprendizaje a corto y largo plazo), sino a nivel social y cultural.

Una vez aquí, sin vuelta atrás, cabe preguntarse, ¿y ahora qué? Las instituciones educativas, las consejerías, el Ministerio, los profesores, los sindicatos…. No nos ponemos de acuerdo ni en cómo debemos evaluar, ni en la manera de teletrabajar. Cada colegio está sobreviviendo como puede, con unas pautas internas dictadas por un equipo directivo desbordado y sin estar completamente seguros de qué es lo que se debe hacer. Un centro tiene sesiones por videoconferencia cada día, otro solo tres a la semana e incluso los hay que no están teniendo videoconferencias por la falta de medios. Obviamente no estábamos preparados, nadie lo estaba.

Quizá si tuviéramos unas directrices generales más claras, nos sentiríamos más seguros. No se trataría de imponer, sino de convencer, Goleman dice en su libro Liderazgo. El poder de la inteligencia emocional que “el liderazgo no es sinónimo de dominación, sino el arte de convencer a la gente de que colabore para alcanzar un objetivo común”. Creo que con unas pautas más sensatas, mediante una comunicación transparente y veraz, sin divagar; un buen líder podría hacernos creer en un proyecto común, en que la solución, aunque difícil, la tendremos que sacar adelante entre todos.

0
Comentarios