¿Qué hago si me secuestró la tristeza?

Por María Marín (Docente y facilitadora del programa de convivencia "En Sus Zapatos").
En Sus ZapatosSábado, 30 de mayo de 2020
0

Los seres humanos siempre sentimos emociones, aunque no seamos consciente de ello. Quizás, en estos momentos de crisis, las emociones tienen mayor potencia y es difícil no percibirlas.

Por ejemplo, ¿quién no ha sentido tristeza al ir a comprar alimentos y ver esas calles desoladas antes bulliciosas y concurridas? ¿Quién no ha sentido tristeza al oír las noticias del aumento diario de infectados por el Covid 19? ¿o por no poder ver o estar con un ser querido? ¿o quizás, por la pérdida de libertad al estar en confinas?

Pero ¿Qué es la tristeza? ¿Por qué se origina la tristeza?

La tristeza es una de las emociones básicas que sentimos todos los seres humanos. Es provocada cuando percibimos una pérdida, es decir, cuando percibimos que algo o alguien que nos importa, que es valioso para nosotros, ya no está, lo hemos perdido, ya no existe.

Sentir tristeza no es malo ni bueno, simplemente se siente. El problema es cuando la emoción nos secuestra, es decir cuando no la gestionamos y seguimos sus impulsos que nos llevan a la apatía, a la inactividad…

Las emociones pueden ser gestionadas, también la tristeza, y es lo que os voy a mostrar en esta cápsula de vídeo.  Veremos como el personaje principal gestiona su tristeza porque da el primer paso que es verla… y luego da otros que podéis ver aquí…

Desde la Asociación Teatro de Conciencia, y desde el programa En Sus Zapatos, queremos seguir facilitando la alfabetización emocional de adultos y niños, en este caso sin teatro–como lo hacemos habitualmente, pero sí con otros recursos. Puedes sugerirnos temas escribiendo a: info@teatrodeconciencia.org

Ofrecemos también un Servicio de atención telefónica gratuito: TELECONVIVENCIA (teleconvivencia@teatrodeconciencia.org) para ayudarte a abordar de otra manera la comunicación con tus hijos en relación a su disciplina con las tareas escolares, a sus relaciones conflictivas entre hermanos, a su frustración o miedo por el momento en que vivimos… Envíanos un breve mail explicándonos el motivo y te concretaremos un encuentro telefónico con una de nuestras facilitadoras de “En Sus Zapatos”.

 

 

0
Comentarios