Pautas y consejos para los estudiantes de 2º de Bachillerato y EvAU

Se acerca el final del curso para cientos de miles de estudiantes de 2º de Bachillerato en toda España. Si 2020 fuera un año normal, ahora estarían en vísperas de la EvAU en la Convocatorio Ordinaria de Junio. Sin embargo, el Covid-19 también les está afectando como al resto de la población mundial.
Manuel CarmonaLunes, 22 de junio de 2020
0

De izquierda a derecha: Ana Concha, Horacio Silvestre (director del IES "San Mateo"), el académico de la RAE, Ignacio Bosque y la profesora Yolanda Mancebo.

En las 17 regiones de España, se ha optado entre la primera y la segunda semana de julio para hacer la EvAU del curso 2019-20. Castilla y León ha elegido los días del 1 al 3 de ese mes, mientras que la Comunidad de Madrid ha establecido del 6 al 8 de julio, o Andalucía del 7 al 9 del mes juliano. Estos días docentes, discentes y equipos de apoyo de los centros de Secundaria y Bachillerato están encarando la recta final del curso.

Por eso, nos hemos acercado a la voz de la experiencia y del conocimiento para, ante estas circunstancias excepcionales, ofrecerles unas pautas y recomendaciones a los bachilleres que les permitan recorrer mejor este camino que tienen por delante. Nos citamos con la psicóloga clínica y profesora en Máster de Formación del Profesorado y Psicología, Manuela Pérez, presidenta de la Asociación Española de Psicólogos y Profesionales de la Alta Sensibilidad (PAS). Y con la docente en Latín y Jefa de Estudios del IES de excelencia “San Mateo” de Madrid, Ana Concha.

Recorreremos España desde su capital hasta las entrañas de Andalucía con estas dos expertas con más de 20 años de vivencias. La primera pregunta que les formulo es ¿cómo deben afrontar los estudiantes de Bachillerato el final de este camino?

La primera pregunta que les formulo es ¿cómo deben afrontar los estudiantes de Bachillerato el final de este camino?

Para Manuela Pérez, “es importante que adopten una postura activa hacia el estudio, con fortaleza psicológica, pero también que sean capaces de mantenerse tranquilos ante la situación de crisis sanitaria y económica que estamos viviendo en estos momentos, evitando ansiedad y miedos. Para ello es fundamental que aprendan una habilidad psicológica llamada resiliencia. Los psicólogos consideramos que una persona resiliente es capaz de afrontar las situaciones potencialmente estresantes saliendo fortalecidos de ella. Es una capacidad que se aprende a lo largo de la vida, hay quién lo aprende de los modelos que tiene a su alrededor: padres, hermanos, profesores. Y hay quién acude al psicólogo para adquirir esta habilidad psicológica tan importante”.

Desde la óptica de Ana Concha, docente con más de dos décadas de experiencia académica, es el momento de “estar tranquilos y con confianza por el deber cumplido si han estudiado y trabajado a lo largo del curso. Si te fijas cuando a mediados de marzo se decretó el estado de alarma, ya solo quedaba mes y medio de curso a 2º de Bachillerato. Los temarios estaban prácticamente dados, y como hemos contado con más tiempo porque no hemos tenido que desplazarnos, incluso algún tema que quedaba se ha podido dar mejor. Hay bastante tiempo hasta julio cuando se haga la Selectividad para repasar y despejar dudas con los recursos de teleformación que disponemos. Y los exámenes de Selectividad estarán este año adaptados para que puedan elegir entre más opciones”.

Pérez, en su meditada respuesta, ahonda en su reflexión invitando a nuestros jóvenes a que sean “conscientes de sus propias fortalezas y debilidades. Al ser una crisis que afecta a todos los estudiantes, cada persona tiene sus propias ventajas e inconvenientes, pero esto ocurre siempre. Hay estudiantes que llevan una trayectoria de estudio con muy buenas calificaciones, los que tienen una gran capacidad para el estudio, los que tienen unas óptimas condiciones ambientales, o por el contrario, están aquellos a los que les cuesta más estudiar, o bien, los que tienen que convivir en un piso pequeño con padres, abuelos o varios hermanos haciendo ruido. Por eso, cada uno debe hacer su propia reflexión para buscar sus propias ventajas y sentirse seguro con ellas, y al mismo tiempo, ser consciente de sus desventajas para intentar fortalecerlas. Nunca para lamentarse ni tener excusas”.

Al ser una crisis que afecta a todos los estudiantes, cada persona tiene sus propias ventajas e inconvenientes, pero esto ocurre siempre

El estrés y la ansiedad son dos realidades psicosociales que en nuestro tiempo afectan a cualquier persona y generación. De hecho, junto a la depresión y la soledad, son consideradas las patologías emocionales más presentes desde Finisterre a Tarifa, pasando por el Cabo de Creus y las Lagunas de Ruidera. También azotan esas realidades a la mayor parte del mundo. Ante el estrés y la ansiedad, la clínica Pérez recomienda a nuestra juventud esta fórmula de las 3 R: “Reformulación positiva, relajación y respiración”.

¿En qué consiste?

Con precisión, lucidez y pausa nos las explica: “Han de tener la mente abierta hacia el optimismo. Una actitud positiva en este tramo final de repaso y durante los días de la prueba pueden llevar a una mejor calificación final. Piensa en alguno de los días que te levantas muy feliz y parece que todo te sale bien, y al contrario, uno de esos días que te levantas depre y parece que todo sale mal. En realidad la circunstancia puede ser la misma en cada uno de estos ejemplos, pero el prisma de felicidad y positividad con el que actuamos hace cambiar la percepción. Por eso es fundamental cuidar y cultivar nuestro pensamiento. Digamos que el universo que nos rodea es una continua interacción entre el mundo interior y el mundo exterior. El interior lo podemos controlar, el exterior no depende de nosotros. Y puede compaginar este entrenamiento mental con técnicas de relajación y respiración”.

Por su parte, Concha defiende “que se haga la Selectividad porque si no sería un poco injusto, confío en los chicos. Entre los recursos a poner en práctica: hablar con sus profesores; estar bien organizados con una buena rutina; evitar la desidia; llevar unos horarios de repaso en casa; hacer una tabla de ejercicios físicos en casa y aprovechar para pasear. Y cuando terminen el curso de 2º de Bachillerato, mantener una rutina con los profesores de tutorías y consultas a través del Aula Virtual para preparar la EvAU”.

El interior lo podemos controlar, el exterior no depende de nosotros. Y puede compaginar este entrenamiento mental con técnicas de relajación y respiración

Cuando le cuestiono a Pérez ¿qué técnicas concretas de relajación y respiración les propone a los adolescentes?, responde con clarividencia: “Deberían practicar relajación a diario y alguna técnica que puedan poner en práctica el día del examen. Siempre recomiendo que en periodos de estrés deberían tener un horario de unos 15 minutos practicando alguna técnica de relajación. Buscar el rato en el que no haya mucho alboroto en casa, una habitación privada, música relajante, postura cómoda y tumbada, luz tenue, etc. En la consulta entreno a mis pacientes en una técnica que incluye desconectar el pensamiento de todo lo del día a día, concentrarse en la respiración y ayudarse con frases centradas en la atención plena, es decir, atender a ese mismo instante de relajación”.

Mientras que la profesora Concha añade que “cada persona es un mundo, en una ocasión me lo dijo una madre de forma muy acertada: hay alumnos alondras y alumnos búhos. Hay gente que rinde más por la mañana y personas que rinden más por la noche. Ahora es una oportunidad sobre todo para aquellos que mejor se conocen, saber a qué hora rinden más y tienen su mente y su cuerpo más activos y despejados. En nuestro IES hemos mantenido un contacto permanente con los chicos, y su comportamiento está siendo ejemplar, están a la altura de las circunstancias, cada uno a su ritmo. Unos te entregan antes los trabajos y otros apuran hasta el final. Les pongo anuncios motivadores de Youtube y otras fuentes para que mantengan el ánimo, la ilusión y la alegría”.

Como en el resto de la vida cotidiana, el aprendizaje de los tiempos y la organización personal son decisivos. Es habitual que las personas que mejor organizan sus circunstancias diarias, acierten más cuando toman decisiones y sus estudios o trabajos logren mejores frutos. Ante el abanico de asignaturas que tienen los bachilleres nuestras entrevistadas proponen estas gestiones del tiempo y de los esfuerzos.

Como en el resto de la vida cotidiana, el aprendizaje de los tiempos y la organización personal son decisivos

Con precisión de cirujana, Pérez les recomienda “la técnica del cambio de asignatura para una mejor gestión del tiempo. Es decir, el descanso está en el cambio de actividad. Lo ideal es que cada hora y media aproximadamente cambien de una asignatura a otra, evitando así estar con la misma asignatura pero sin avanzar por la saturación.

Respecto al horario, creo que es importante aprovechar al máximo las primeras horas de la mañana para las asignaturas más arduas. Cada alumno, a estas alturas, debe saber qué asignaturas son más difíciles o pesadas para él o ella. Las técnicas de estudio nos recuerdan que hay que empezar con una asignatura de dificultad media. Pasar a una asignatura difícil, una vez que se ha calentado. Y finalizar la jornada con una asignatura fácil, ya que la mente está más cansada las últimas horas”.

Desde la mirada de Ana Concha, han de organizar bien el tiempo de estudio, nunca dedicar más de 2 horas seguidas, y luego descansar y comer algo, pasear, hacer alguna actividad lúdica y hablar con los compañeros. Y si el estudiante está bien organizado, no debería de estudiar más de 4 ó 5 horas diarias”.

Concha también se acuerda en este final del año académico de sus compañeros docentes, y hace esta reflexión plena de juicio y serenidad: “Cada profesor sabe cómo lleva su curso. Al terminar 2º de Bachillerato a primeros de mayo, estaba casi todo el temario dado. Es importante rematarlo y modificar el sistema de evaluación para ajustar las programaciones. Los estudiantes que han llevado bien el curso ahora no pueden suspender una asignatura, ha de mejorar en sus notas. Y si estuvo más justo de notas en las dos primeras evaluaciones, y ahora ha trabajo bien, incluso veo sensato mejorarle la calificación final. Hay que premiarles por su entrega y trabajo de forma justa. Los profesores hemos de abrir la mente y tener apertura de miras ante esta situación. Y ante la diversidad de niveles de cada estudiante, al grabarse las clases pueden repasar y resolver las dudas volviendo a visualizar cada sesión y preguntando esas dudas. Transmitámosle a los chicos confianza”.

Los profesores hemos de abrir la mente y tener apertura de miras ante esta situación

Y si los tiempos de estudios y de simultanear tareas son clave, tanto o más lo son los tiempos de ocio y descanso. De hecho desde hace no menos de veinte años, los grandes maestros de la Psicología y la Psiquiatría recomiendan el equilibrio entre los horarios de estudio o trabajo, el descanso y las aficiones. Ante esas circunstancias que viven los bachilleres, Pérez les sugiere que aprovechen las primeras horas del día para estudiar y hacer pequeños descansos alrededor de las horas de las comidas. Además, al final de la tarde, que hagan algo que les guste y que les sirva para desconectar un buen rato: ver una película, una serie, etc. Hacer algo de ejercicio físico cada día también es importante.

Respecto al uso de redes sociales, usarlas antes de la cena podría ser un buen momento. Pensemos que el uso del móvil puede llegar a ser adictivo, por lo tanto, puede distraer durante el día y restar tiempo de estudio. También puede activar el cuerpo impidiendo que el alumno se duerma a una hora prudente para luego levantarse a estudiar. Es fundamental un horario de descanso adecuado, suficientes horas de sueño, así como, levantarse y acostarse a la misma hora”.

Las familias también viven el final del Bachillerato y las vísperas de la EvAU focalizadas en sus hijos. Padres y madres están expectantes, ilusionados, ocupados y preocupados en este final de etapa. A padres y madres también se dirigen ellas dos para sobrellevarlo de la mejor forma posible. Pérez les propone “que confíen en sus hijos, han llegado hasta aquí por su esfuerzo, capacidad y porque es un objetivo que tienen. Han de practicar en la medida de lo posible el refuerzo positivo. No es momento de recordarles que se están jugando el futuro, eso ya lo saben. Es momento de motivar cada pequeña cosa del día a día. Frases como “eres una hija maravillosa”, “se nota que te estás esforzando mucho”, o bien “lo estás haciendo genial y me siento orgulloso de ti”, son las que debe escuchar un estudiante de Bachillerato y EvAU. Un ambiente facilitador en casa supone lograr que el adolescente se haga responsable por sí mismo, no por las consecuencias de un castigo o una riña.

También hay que tener en cuenta que no es lo mismo estudiar en una vivienda grande, aislada de ruidos que en un piso pequeño dónde conviven muchos miembros de una familia. Hay que promover un ambiente tranquilo, sin enfados, respetando horas sin ruido o sin televisión”.

 

Manuela Pérez

Un ambiente facilitador en casa supone lograr que el adolescente se haga responsable por sí mismo, no por las consecuencias de un castigo o una riña

Para rematar este cuadro de nuestros bachilleres y sus circunstancias, la jefa de Estudios Concha invoca y propone a las familias que “transmitan tranquilidad. Observo en algunos padres mucho nerviosismo –yo lo entiendo porque soy madre–. Ahora habrá alumnos universitarios que también se presentarán a la EvAU a subir nota con la nueva metodología de poder elegir entre varias opciones, y eso repercutirá un poco en las calificaciones de corte para acceder a las carreras. El consejo que doy a las familias es: olvídate de los demás y céntrate en lo que tú eres capaz de hacer. Dale confianza a tu hijo, no lo compares con nadie. No podemos cambiar la realidad ni tampoco lamentarnos porque es una pérdida de tiempo. Ayudarles para que tengan tiempo suficiente a aquellos estudiantes donde solamente hay un ordenador en casa y que tengan prioridad en su uso. Si tu hijo estudia, es responsable y lleva las cosas al día, y come y descansa bien, tu hijo puede y lo va a lograr”.

0
Comentarios