fbpx

La escolarización de los niños peligra en los países pobres

Un informe de la Unesco, Unicef y el Banco Mundial analiza la respuesta educativa de más de 150 países ante la situación de pandemia mundial.
RedacciónMiércoles, 11 de noviembre de 2020
0

En Ruanda la clases son por radio, interactivas y duran alrededor de 20 minutos. ©UNICEF/UNI319835/KANOBANA

Los escolares de países de ingresos bajos y medianos bajos ya han perdido casi cuatro meses de aprendizaje desde el inicio de la pandemia, en comparación con las seis semanas que han perdido, de media, los de países de ingresos altos, según un informe publicado por la Unesco, Unicef y el Banco Mundial.

El informe recopila los resultados de las encuestas realizadas en casi 150 países entre los meses de junio y octubre sobre la respuesta educativa que han dado en el contexto de la pandemia de Covid-19. Estos resultados revelan que los escolares de los países de ingresos bajos y medianos bajos son los que han tenido más problemas a la hora de seguir las clases, ya que son muchos los que no tienen conexión a internet, un ordenador o, incluso, un escritorio donde realizar sus tareas.

Stefania Giannini, subdirectora general de Educación de la Unesco: "

La pandemia profundizará la falta de financiación de la Educación en los países más pobres

"

En Ruanda, más de tres millones de estudiantes no van a la escuela desde que el Gobierno recomendó que se cerraran para ayudar a prevenir la propagación de la Covid-19. Para que los niños sigan aprendiendo, el país ha recurrido a uno de sus medios más accesibles: la radio. Gracias al trabajo de Unicef, en colaboración con muchas otras entidades, los estudiantes pueden sintonizar sus emisoras cada día de 8:30 a 14:00 para escuchar las clases como si estuvieran en el aula tomando apuntes y, así, continuar formándose.

“La pandemia profundizará la falta de financiación de la Educación en los países de ingresos bajos y medios. Si, en lugar de esperar, se toman ya las decisiones de inversión adecuadas, esta brecha podría reducirse significativamente”, asegura Stefania Giannini, subdirectora general de Educación de la Unesco.

Desigualdad

Aunque más de dos tercios de los países han reabierto total o parcialmente sus escuelas, uno de cada cuatro no ha cumplido con la fecha prevista para reabrir o aún no ha fijado una fecha para hacerlo, la mayoría de ellos, países de ingresos bajos y medianos bajos. “No necesitamos mirar muy lejos para ver la devastación que la pandemia ha causado en el aprendizaje de los niños en todo el mundo. En los países de ingresos bajos y medianos bajos el riesgo de recortes presupuestarios y el retraso en los planes de reapertura de escuelas han frustrado cualquier posibilidad de que los escolares vuelvan a su normalidad”, explica Robert Jenkins, jefe de Educación de Unicef.

Jaime Saavedra, director global de Educación del Banco Mundial: "

El aumento de la desigualdad de oportunidades podría ser catastrófico

"

De los 79 países que respondieron a preguntas relacionadas con la financiación, casi el 40% de los de ingresos bajos y medianos bajos ya han experimentado o prevén recortes en el presupuesto educativo de su país para el año fiscal actual o el próximo y una cuarta parte informa que no es capaz de realizar un buen seguimiento escolar de los alumnos. La mitad de los encuestados en los países más pobres aseguran no tener fondos suficientes para implementar mecanismos de seguridad como instalaciones para lavarse las manos, medidas de distanciamiento social y equipos de protección para estudiantes y maestros, en comparación con el 5% de los países de ingresos altos y más desarrollados.

Responsabilidad social

“Nos preocupaba la pobreza del aprendizaje antes de la pandemia y también la desigualdad en las oportunidades. Ahora la referencia del aprendizaje es más baja, pero el aumento de la desigualdad de oportunidades podría ser catastrófico. La tarea de reactivar el proceso es extremadamente urgente”, afirma Jaime Saavedra, director global de Educación del Banco Mundial.

En un contexto de pandemia mundial, el compromiso de “proteger la financiación de la Educación, reabrir las escuelas de forma segura, apoyar a los docentes y reducir la brecha social y digital” es primordial y no solo compete a los altos cargos públicos, sino que “es responsabilidad de todos“, recuerda Giannini.

0
Comentarios