fbpx

Javier García Iglesias: “Queremos un protocolo que refleje a qué se enfrentan los alumnos con diabetes”

El presidente de Fadcyl recuerda que llevan años solicitando una guía de actuación que ayude a normalizar el día a día en la escuela de los alumnos con esta enfermedad.
Alba TardónMiércoles, 17 de febrero de 2021
0

Javier García, en la toma de posesión de su cargo como presidente de Fadcyl.

Javier García Iglesias es el presidente de la Asociación de Diabetes de Valladolid (Adiva) y de la Federación de Asociaciones de Diabetes de Castilla y León (Fadcyl), desde donde se demanda la aprobación de un Protocolo Integral de Atención al alumnado con Diabetes en el ámbito escolar de la Comunidad. De hecho, el pasado 4 de febrero, este ha sido presentado como una Proposición no de Ley, en la Comisión de Educación de las Cortes, por el procurador del Grupo Parlamentario Socialista, Luis Fernández Bayón. Los grupos parlamentarios Popular y Ciudadanos han votado en contra. Mientras, este tipo de diabetes afecta a más de 30.000 menores de 15 años en toda España. Otras Comunidades Autónomas ya avanzan en protocolos específicos de atención a menores con diabetes en el ámbito escolar.

—¿Cómo habéis recibido esta noticia desde Fadcyl?
—Debemos reconocer que estamos bastante sorprendidos, al mismo tiempo que preocupados. Sus argumentos tratando de justificar el voto en contra nos confirma que hay un total desconocimiento de la situación actual y que no han comprendido nuestro planteamiento. Llevamos años demandando este protocolo y el ofrecimiento de colaboración para presentar esta PNL nos pareció una buena oportunidad para demostrar que no es un capricho, sino una necesidad.

—¿Qué proponéis con este nuevo protocolo?
—El documento debe reflejar todas y cada una de las situaciones a las que un alumno con diabetes puede enfrentarse a lo largo de la jornada escolar, concretar las diferentes actuaciones a realizar y definir claramente las funciones y responsabilidades de cada interviniente. Se trata, por tanto, de avanzar desde un protocolo pensado para la actuación en caso de emergencias sanitarias, a un Protocolo de Atención al Alumnado con Diabetes Tipo I en los centros educativos. Asimismo, ha de ser un documento que favorezca la normalización y la integración de los cuidados de la diabetes entre profesores y compañeros.

"

La diabetes tipo I es una enfermedad crónica que requiere una atención 24x7 los 365 días del año

"

—¿Qué clase de diabetes mellitus es la llamada “de tipo I”?
—La diabetes tipo I es una enfermedad crónica, que requiere una atención de 24 horas x 7 días a la semana x 365 días al año. Y compleja, dado que además de la enfermedad en sí misma, influyen también la actividad que se realice, los factores emocionales y el estrés (por mencionar solo algunos que inciden en la misma). Esta complejidad en el día a día no solo está vinculada a la prestación de auxilio en casos concretos, sino que implica que los menores que padecen esta enfermedad requieran de atención para poder llevar una vida acorde con su edad y prácticamente igual a la de sus compañeros.

—¿Qué factores influyen en la aparición de esta enfermedad en niños y adolescentes? ¿Se puede prevenir?
—La diabetes tipo I es causada por una reacción autoinmunitaria (el cuerpo se ataca a sí mismo por error) que destruye las células del páncreas que producen la insulina. En la actualidad, nadie sabe cómo prevenir la diabetes tipo I, por lo que no se puede prevenir ni curar. Lo único que está en nuestras manos –y ahora mismo en la de nuestros representantes políticos– es cuidar la salud de nuestros hijos para proporcionarles la mejor calidad de vida, ya que esta condición los acompañará siempre.

"

La incorporación de la enfermera escolar daría mucha seguridad a nuestro colectivo

"

—En Castilla y León únicamente se cuenta con el documento Protocolos de Actuación ante Urgencias Sanitarias en los centros educativos. ¿Qué carencias presenta?
—No recoge las medidas de (auto) control que son necesarias desarrollar de manera continua durante el horario lectivo y, vinculado a ello, la necesaria ingesta de alimentos durante las clases y en la propia aula. Tampoco las actuaciones necesarias en caso de hacer uso del servicio de comedor escolar o de transporte escolar, ni la necesidad de que haya medicación de urgencia en el centro para el caso de hipoglucemias severas o las excepcionalidades para la realización de exámenes cuando estas se den.

—¿Y respecto al papel de la comunidad escolar en el día a día de un alumno con diabetes?
—El documento no recoge una definición clara de funciones y responsabilidades en el colectivo de docentes, profesional sanitario de apoyo (si lo hubiera), padres/madres y alumnos. Recordemos que, dependiendo de la edad y la madurez del alumno, cada niño irá cogiendo autonomía a un ritmo y necesitará apoyo, colaboración y/o supervisión en la realización de sus controles, toma de decisiones y diferentes actuaciones a lo largo de su desarrollo y de cara al autocontrol de la enfermedad.

"

Hemos detectado carencias formativas en docentes que dan inseguridad al menor diabético y al adulto que lo cuida

"

—¿A qué señales, susceptibles de peligro, deben estar atentos los docentes con alumnos diabéticos?
—Los episodios más importantes que deberían saber detectar, y ante los cuales actuar, son la aparición de una hipoglucemia (baja glucosa en sangre) o hiperglucemia (exceso de glucosa en sangre).

—¿Ayudaría en el control de la enfermedad, dentro de los centros educativos, la figura de la enfermera escolar?
—La figura de la enfermera escolar supondría una seguridad para nuestro colectivo, al poder contar con la atención sanitaria que requiere para el buen control de su patología; y también para sus padres, a los que les da tranquilidad. Pero ante su carencia, muchos padres se han visto en la obligación de abandonar su trabajo para ser ellos los que acuden al colegio para atender a sus hijos. También supondría una tranquilidad para el profesorado y equipos directivos de los centros educativos.

—Existe una guía elaborada por la Sociedad Española de Pediatría de 2019 a disposición de los docentes, pero ¿la conocen o la ponen en práctica los propios maestros y profesores?
—Entre las distintas actividades que desarrolla Fadcyl se encuentra un proyecto en colaboración con el Colegio Oficial de Enfermería, Diabetes en la Escuela, que en los últimos años ha impartido charlas al profesorado de numerosos centros. En ellas hemos podido comprobar que en ningún caso se conocía la existencia de esta guía, además de un casi total desconocimiento de la diabetes, salvo en los casos que ya han tenido alumnos afectados por esta patología y, aun así, los docentes presentaban bastantes carencias formativas, lo cual proporciona inseguridad en el menor y al adulto que está al cuidado del alumno.

0
Comentarios