fbpx

Formar masa productiva

José Mª de Moya
Director de Magisterio
14 de septiembre de 2021
0

L Levamos esta semana en portada dos noticias que no nos dejan muy tranquilos. Por un lado, el Ministerio de Educación se plantea suprimir los exámenes de recuperación en la ESO. Según el borrador de la norma de Evaluación que se está preparando, las decisiones sobre promoción y evaluación de la ESO serán adoptadas colegiadamente por el equipo docente, sin que sea obligatorio realizar una prueba extraordinaria o examen de recuperación de las materias no superadas, que sí tendrán que realizar los alumnos de Bachillerato. Hay que advertir que estos borradores es frecuente que se filtren interesadamente a modo de globo sonda para ver la reacción… Pues la mía es que me parece un nuevo error que ahonda en esa concepción casi antropológica del “facilismo”, de confundir resolver un problema con destruir un problema… Toda estrategia conducente a evitar la repetición y el abandono que no pase por el esfuerzo personal, la innovación metodológica y la colaboración del trinomio alumno-maestro-familia me parece un atajo, una trampa, una argucia politiquera con las patas muy cortas…

Probablemente mejore las estadísticas, pero no a las futuras generaciones ni nos hará más fuertes como sociedad.

Se tiene una concepción meramente instrumental del conocimiento sin ser conscientes de que es precisamente el conocimiento (en nuestras cabezas, no en la web) lo que nos desarrolla como personas

La otra noticia que tampoco nos deja tranquilos y que bebe de la misma fuente ideológica, viene del Ministerio de Universidades. Ahora es el ministro Castells el que nos dijo hace unos días que la memorización “es una pérdida de tiempo”, que “hoy en día el 85% de la información está en internet” y que “lo importante ahora es lo que hay detrás de esa información”. Son declaraciones que me vuelven melancólico porque me retrotraen a la “nueva escuela”, a los reyes godos y al “muro” de Pink Floid de los 70. El ministro parece seguir ahí y ha pasado medio siglo… Entonces no se decía que todo está en internet sino en las enciclopedias, pero la idea es la misma, que el conocimiento es inútil.

Se tiene una concepción meramente instrumental del conocimiento sin ser conscientes de que es precisamente el conocimiento (en nuestras cabezas, no en la web) lo que nos desarrolla como personas, lo que nos hace más humanos y lo que fundamenta la sabiduría, según el pensamiento de T.S. Elliot.

Inconscientemente, Educación y Universidades parecen crear una pinza y apostar por formar generaciones tan competentes como ignorantes, que piensen poquito, que no se cuestionen nada y con escaso sentido crítico.

0
Comentarios