fbpx

La revolución silenciosa de la FP

José Mª de Moya
Director de Magisterio
21 de September de 2021
0

Llevamos décadas esperando la eclosión de la Formación Profesional y parece que ese momento ha llegado. No solo son las cifras que dan cuenta de un crecimiento sostenido desde hace años y que en esta campaña parece acelerarse. Se trata del ambiente que se respira en la calle, de la presencia de estos estudios en la opinión pública y en la opinión publicada, de esas fotos de colas de jóvenes a la espera de conseguir una plaza…

En una entrevista que publicaremos la semana que viene, la secretaria general de Formación Profesional del Ministerio describe lo que está pasando como una “revolución silenciosa” porque no acapara grandes titulares pero está en la base de la transformación de nuestro sistema productivo, de nuestro crecimiento estratégico como país. Si las empresas no cuentan con profesionales intermedios cualificados, poco se puede hacer.

Una tormenta perfecta ha posibilitado que la FP, por fin, levante el vuelo. En primer lugar, se ha acertado de identificar las debilidades de un sistema excesivamente rígido y de espaldas al empleo y al sector empresarial. Había muchos indicios que hemos denunciado desde estas páginas en numerosas ocasiones, pero tal vez el más llamativo era la coexistencia antinatural de dos subsistemas dependientes de dos ministerios, con presupuestos y estrategias independientes… y a menudo enfrentados. Todo absurdo. Algunas comunidades, como Extremadura, fueron pioneras en unificar los dos subsistemas bajo una misma Consejería de la que depende tanto Empleo como Educación.

En segundo lugar, se marcó bien la ruta que ha quedado plasmada en la nueva Ley de Formación Profesional, el Plan de Modernización y todo el desarrollo normativo posterior que afectará a más de una veintena de normas básicas. Finalmente, nada de esto hubiera sido posible sin el maná de los fondos de recuperación que posibilitarán ejecutar ese Plan de Modernización y crear más de 200.000 nuevas plazas.

Un par de amenazas vislumbramos en este horizonte tan prometedor. En primer lugar, la gran desconexión entre la oferta y la demanda de plazas, hay ciclos saturados y otros, medio vacíos. La solución no es fácil ni rápida porque pasa por mejorar la orientación profesional para que los jóvenes elijan también –digo también– en función de sus expectativas de empleabilidad. La segunda amenaza es la alta tasa de abandono, que es alarmante en la FP de Grado Medio y sangrante en la FP Básica. El árbol de la FP arranca con fuerza, pero debe hacerlo recto.

0
Comentarios