fbpx

Lomloe: el tiempo apremia para una implantación ordenada

Los editores, preocupados por la falta de margen para elaborar los libros de texto. El proceso, más colegiado que con la Lomce, es también más lento y complicado.
Saray MarquésMartes, 14 de September de 2021
0

El nuevo decreto de evaluación, que acaba con los exámenes de recuperación en la ESO, ya es de aplicación este curso. © BRIAN JACKSON

En su informe anual, la Asociación Nacional de Editores de Libros y Contenidos Educativos, Anele, alerta de “la dilación en la elaboración de la propuesta curricular” de la Lomloe y recuerda que la falta de tiempo fue el argumento de comunidades como Andalucía para descolgarse del calendario establecido con la anterior ley educativa, la Lomce.

Del mismo modo, confía en que “el intento del equipo ministerial de lograr una participación activa y proactiva” de las comunidades dé lugar a una mayor homogeneidad en los currículos autonómicos de la que se produjo entonces: “Resulta incomprensible la existencia de 17 ediciones diferentes de un libro de Matemáticas”.

Con la Lomloe, a las comunidades les corresponde completar el 50% o 40% del horario escolar (según tengan lengua cooficial o no) sobre lo marcado en los Reales Decretos de Enseñanzas Mínimas, pero con la nueva forma de trabajo, recibiendo aportaciones de las comunidades desde el primer momento, se aspira a que estas se sientan representadas en un documento de consenso.

Algo clave en una reforma que apuesta más que nunca antes por el enfoque competencial y supone un cambio de lenguaje, criterios de evaluación o una nueva relación entre los elementos del diseño curricular, en que desaparecen los estándares de aprendizaje y ganan importancia las competencias específicas y los perfiles de salida. “La nueva ley supone una revolución para el profesorado. Nunca había sido tan importante que el sector editorial apoye su formación para que pueda ponerla en práctica, plasmarla en actividades concretas con los alumnos”, proclama José Moyano, presidente de Anele.

El Ministerio ha apostado por un proceso participativo (la idea es que, al tiempo que colaboran en los decretos de enseñanzas mínimas, las comunidades vayan trabajando con sus equipos en sus desarrollos autonómicos) y ahora ve los problemas que conlleva, pues todo se vuelve más lento y complicado.

El plazo para presentar alegaciones a los currículos de Infantil y Primaria se extendió hasta el 3 de septiembre a petición del País Vasco. El horizonte que maneja el Ministerio es llevar los decretos a Consejo de Ministros antes de finales de año. Los borradores de decretos de Secundaria y Bachillerato no se han enviado todavía a las comunidades, pues están en fase de elaboración interna (la previsión es poder mandarlos en las próximas semanas para iniciar el debate). 

Por último, el Real Decreto de Evaluaciones, que entra en vigor este curso, está ya en el Consejo de Estado a la espera de su dictamen. Entonces se publicará. Entre otros aspectos, supondrá el fin desde este curso de las convocatorias extraordinarias en la ESO. Ya no habrá recuperación ni en junio ni en septiembre.

Calendario
  • Para los editores, uno de los problemas de las últimas leyes educativas es su implantación abrupta, y no más paulatina, curso por curso o, al menos, ciclo por ciclo. La Lomloe llegará el curso que viene a todos los cursos impares de Primaria, ESO, Bachillerato y Formación Profesional, y en el 2023-24, a los pares. 

  • Este curso ya entrará en vigor el decreto de evaluación. En Primaria solo se podrá repetir una vez (y solo en los cursos pares) y en toda la Educación obligatoria (Primaria y ESO), solo dos veces. En cuanto se detecten dificultades, se establecerán medidas de refuerzo. La promoción dependerá de la decisión colegiada del equipo docente, que tendrá en cuenta la consecución de los objetivos y el desarrollo de las competencias, por encima de las materias suspensas. Por ello, en la ESO (no en Bachillerato) desaparecen ya este curso las convocatorias extraordinarias para recuperar materias pendientes.

  • Apurando la Lomce, algunos centros han recurrido a la repetición incluso en 1º de Primaria (con la Lomloe no se podrá) y en Galicia y la Comunidad Valenciana no se han renovado los libros de préstamo (Lomce), aunque les tocara, porque tendrán que cambiarlos sí o sí el curso que viene.

0