fbpx

Una llamada que puede hacer desaparecer a tus acosadores

El Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes, gratuito y confidencial, cuenta con profesionales capaces de dar respuesta a todo tipo de problemas y orientar hacia una solución.
Alba BartoloméMartes, 14 de septiembre de 2021
0

Según datos de la Asociación NACE, uno de cada cinco niños escolarizados sufre bullying en España y solo el 15% se atreve a contarlo. © RHJ

“Recibíamos entre una y cinco llamadas por minuto“, recuerda David Preciado cuando le pregunto por su trayectoria como psicólogo orientador en la Fundación ANAR, que a través del Teléfono de Ayuda a Niños y Adolescentes da respuesta inmediata a todo tipo de problemas: acoso escolar, violencia de género, maltrato, trastornos de alimentación o ciberbullying, entre otros.

Cualquier niño o joven puede marcar el 900 20 20 10, que es gratuito y confidencial, y encontrar al otro lado un psicólogo que le va a escuchar el tiempo necesario, orientar en su problema y ayudar a encontrar una solución.

“Es importante que se sientan acogidos y trabajar su autoestima y valía personal”, dice David que insiste en que el teléfono es confidencial, no se tiene que dar nombre, teléfono ni dirección, y la persona “cuenta hasta donde quiere”.

Protocolo de llamadas

La Fundación ANAR está formada por psicólogos y varios equipos de profesionales pertenecientes al ámbito social y jurídico. El departamento social trata situaciones en las que la solución del problema necesita que se active la red de recursos de infancia existentes. Dependiendo de la necesidad planteada se inicia el contacto con los Servicios Sociales, Protección de Menores, Centros de Salud, Centros de Primera Acogida u otras entidades.

El departamento jurídico asesora sobre las leyes y los derechos del niño y adolescente, adaptándolo al lenguaje y la comprensión del menor. Cuando hay un adulto dispuesto a ayudar al menor se le explican los pasos a seguir y las medidas legales a adoptar. Cuando es necesario, actúan directamente en estrecha colaboración con las autoridades competentes como la Fiscalía de Menores, la Policía o la  Guardia Civil.

“En la primera parte de la llamada se da soporte y se recopila información y en la segunda se pasa a la consulta con el profesional”. Si el profesional no es capaz de resolver el problema del menor o de su familia, que también puede contactar con ANAR, se deriva a servicios sociales o se interviene. 

"

Sin acción por parte del centro, nuestro trabajo se queda corto

"

Cada caso es único, “a veces los menores llaman sin que los padres lo sepan y otras veces animados por ellos”. Cuando se habla con las familias “es importante recordar la situación en la que se encuentra el menor y darles pautas para que sepan cómo apoyarle”. Además, en la mayoría de los casos de acoso escolar se contacta con el centro educativo, primero con el tutor y luego con la dirección.

“A veces puede haber problemas con el centro y entonces ya se contactaría con instituciones superiores, pero son casos excepcionales”. “Sin acción por parte del centro, nuestro trabajo se queda corto”.

Contra el acoso escolar

“Muchas veces, los menores con los que hablaba se sentían indefensos, no tenían herramientas, ni familiares ni por parte del centro, para cambiar su situación”, recuerda David, que cuenta casos de niños que, por la necesidad humana de socializar, “eran amigos de sus acosadores”. Según datos de la Asociación NACE, uno de cada cinco niños escolarizados sufre bullying en España y solo el 15% se atreve a contarlo a familiares o profesores.

"

Los menores al fin y al cabo siguen siendo menores. Importa lo que hacen los de su alrededor

"

Desde ANAR facilitan a los niños y adolescentes un espacio seguro, confidencial, en el que “se sientan escuchados y respetados”, y en el que puedan expresar libremente aquello que les ocurre para intentar buscar alternativas y soluciones a sus problemas de forma conjunta.

“Los menores al fin y al cabo siguen siendo menores. Importa lo que hacen los de su alrededor”, señala David que resalta la necesidad de que la Administración destine más recursos a los servicios sociales que “muchas veces están saturados”. Valora su experiencia atendiendo el teléfono de ANAR como “positiva y reconfortante”. “Conseguimos dar una salida a sus problemas. Aunque no siempre sabes si se solucionan o no, porque algunos no vuelven a llamar”.

Iniciativas

Desde 2016 la Fundación ANAR, en colaboración con la Fundación Mutua Madrileña, realiza talleres de concienciación en colegios e institutos para prevenir el acoso escolar en las aulas y que los alumnos tomen conciencia de la responsabilidad que tienen ante el acoso escolar y las diferentes formas de prevenirlo y de responder ante este tipo de casos.

A lo largo de 2018 y 2019 se realizaron diferentes talleres de prevención del acoso escolar en 307 centros educativos de Madrid, Valencia y Castilla y León. Tras los talleres un total de 12.388 alumnos y 378 profesores respondieron a un cuestionario para conocer las percepciones y actitudes de víctimas, acosadores, espectadores y profesores en el mismo entorno en el que ocurre el acoso.

Desde 2016 la Fundación ANAR, en colaboración con la Fundación Mutua Madrileña, realiza talleres de concienciación en colegios e institutos para prevenir el acoso escolar.

La percepción del acoso escolar en 2018-19 se situaba en el 35,5%, siendo el tipo de acoso más frecuente el que afecta a una sola persona, según el 48,4% de los encuestados. La percepción del acoso escolar era mayor entre las mujeres y en Primaria. En cuanto a la evolución, bajó ligeramente en 2019, tras haber aumentado entre 2017 y 2018.

En cuanto al tipo de acoso escolar observado, las formas más frecuentes eran los insultos y motes, en el 79,8%, los empujones, collejas y escupitajos, en el 38,8%, golpes y patadas, en el 29,5% o el aislamiento en el 25,8%. En Primaria es más frecuente el acoso físico mientras que en Secundaria prima el acoso psicológico.

Perfiles

El acoso suele producirse por varios agresores (58%) y los motivos más comunes son “creerse más guays” (62,8%) y divertirse (54,3%). Mientras que los principales motivos de agresión son la forma de ser, el aspecto físico y las cosas que hace o dice la víctima.

Las agresiones por la forma de ser son más frecuentes en Secundaria y con varios agresores implicados.En Primaria destacan las agresiones por tener problemas, por rendimiento académico, por motivos racistas o por ser nuevo.

La mayor parte de los alumnos, el 95,1%, considera que el acoso escolar es maltrato, esta concepción es ligeramente superior entre las mujeres, en Secundaria y cuando se detecta maltrato producido por varios agresores.

95,1%

de los alumnos considera que el acoso escolar es maltrato.

En cuanto a las consecuencias de las personas que sufren acoso escolar destacan la de sentir miedo (92,4%) y bajar las notas (60,4%), por delante del dolor de cabeza o estómago (44,7%). Las consecuencias son más mencionadas por las mujeres, así como en las situaciones de acoso en que los agresores son más de una persona. El miedo y bajar las notas son más comunes en Secundaria, mientras que el dolor de cabeza o estómago es más común en Primaria.

El alumnado considera que el acoso escolar perjudica principalmente al agredido, en el 55,1% de los casos, además de a todos, en el 44,2% y, sobre todo, en Secundaria y cuando son varios los agresores involucrados.

ANAR en colegios e institutos

El mundo de la infancia y la adolescencia se encuentra estrechamente ligado al mundo educativo, por ello, la Fundación ANAR consolida su presencia en el ámbito escolar.

  1. Objetivos. Dar a conocer sus proyectos para que, tanto los niños y adolescentes, como los padres y profesores, puedan recbir ayuda cuando tengan algún problema.
  2. Prevención del acoso escolar-bullying. Es una de las acciones formativas que ofrece la Fundación ANAR. Tiene como objetivo identificar y prevenir la violencia entre iguales en las aulas.
  3. Escuela de Padres. Programa de acciones formativas para madres y padres.
  4. Programa de inserción laboral. Un programa dirigido a adolescentes conflictivos y familias en riesgo de exclusión.
  5. Proyecto ‘Buentrato’. Iniciativa que convierte a los adolescentes en agentes activos de cambio en su comunidad educativa. Esto se consigue a través del empoderamiento de un pequeño grupo de alumnos que, apoyado por ANAR, se encarga de formar a sus iguales en el buen trato y de evitar conflictos en el aula.
0
Comentarios