fbpx

“Despegamos rumbo a la Luna”: más que un proyecto

Hoy viajamos al espacio de la mano de uno de los docentes más reconocido a nivel nacional. Se trata de Francesc Nogales. Un maestro que considera que los padres y madres de los alumnos son parte fundamental en el proceso de aprendizaje de todo estudiante. Él ha sido reconocido en varias ocasiones como finalista en los Premios Educa Abanca, y galardonado con los Premios Grandes Iniciativas entre otros muchos.
RedacciónJueves, 11 de noviembre de 2021
0
La Luna
1 de 5

El proyecto que hoy se presenta tiene la Luna como protagonista.

Proyecto sencillo
2 de 5

la unidad didáctica, realizada como un proyecto sencillo, cuenta con cuatro fases.

Profundización
3 de 5

En la fase de profundización se trabajan los contenidos, para ello utilizan el libro de texto.

Tarea final
4 de 5

Como tarea final se propuso a los alumnos realizar una sencilla propuesta con sus familias.

Vídeo
5 de 5

Al final los propios alumnos realizaron un sencillo vídeo explicativo.

Francescc Nogales lleva más de 20 años como docente, actualmente en el Colegio “San Enrique” de Quart de Poblet (Valencia), y es además colaborador del Intef en el desarrollo didáctico del programa “Aprendemos en Clan”. Hoy este singular docente nos trae nada más y nada menos que la Luna a nuestras aulas, y es que este tema sigue siendo un hilo motivacional muy atractivo y potente para el alumnado del 2º ciclo de Primaria al que se dirige.

El proyecto que hoy se presenta tiene la Luna como protagonista: “Uno de los contenidos a tratar durante el inicio del curso escolar en los cursos de 3º y 4º de Primaria es el sistema solar y aprender a identificar distintos cuerpos que encontramos en el espacio, como planetas, asteroides, estrellas… Se trata de un contenido que forma parte de la programación, y es que considero que todos los proyectos (de mayor o menor envergadura) deben siempre ir articulados en base a nuestra programación y enfocarse a esos aprendizajes que se establecen en el currículo escolar del curso”, explica el docente.

De esta forma, la unidad didáctica, realizada como un proyecto sencillo, cuenta con cuatro fases: inicial o motivacional, desarrollo o profundización, cierre o tarea final, y evaluación. “Personalmente me gusta iniciar las unidades didácticas (especialmente las relacionadas con STEM) con una actividad que desarrolle sus competencias digitales, a veces consiste en un Genially, vídeos en 360º, o actividades de realidad aumentada, como fue en este caso. Así inicialmente empezamos utilizando el cubo merge junto a la aplicación “Explorer”. Esta aplicación nos permitía ver el sistema solar en nuestras manos por medio de una tablet o móvil (puede usarse el del docente). Empezar así siempre supone un plus de motivación para todos los alumnos”, esgrime Nogales.

En la fase de profundización se trabajan los contenidos, para ello utilizan el libro de texto, ya que es un recurso que no por clásico se debe descartar, y enseñan a los alumnos a elaborar mapas conceptuales, síntesis de la información, y trabajar con los datos que como docentes les pueden ofrecer. A este inquieto maestro le gusta utilizar también vídeos educativos que les sirvan para el flipped classroom: “Como por ejemplo este que desarrollamos para el programa “Aprendemos en Clan”. En este sentido os dejo aquí una guía didáctica con toda la propuesta de contenidos que se ha desarrollado para el programa de televisión “Despegamos rumbo a la Luna” y que sirve de eje transversal a esta sencilla propuesta de aula”.

Como tarea final se propuso a los alumnos realizar una sencilla propuesta con sus familias, la cual consiste en llevar a lo palpable lo visto con realidad aumentada, y crear una sencilla caja lunar. Es importante que no nos quedemos en los aspectos digitales, como los trabajados con el cubo merge o con vídeos explicativos, y que además podamos ir un poco más allá del procesado y análisis de las informaciones obtenidas y todos los contenidos que se incluyen en la unidad didáctica. El alumno también debe manipular, mancharse las manos, tocar, y sobre todo crear algo. Para realizar una caja lunar necesitaremos materiales sencillos, como una caja de zapatos, rollos de papel higiénico, pintura, una pequeña linterna y una bola de corcho. La idea es sencilla: crear una caja negra por dentro, con cuatro visores centrados, uno en cada lateral de la caja, hechos con rollos de papel higiénico. En la parte de arriba se cuelga una pequeña bola de corcho blanco que será la Luna, y finalmente en una de las caras de la caja se pone un pequeño punto de luz no muy potente. Al observar la bola por los visores se observan las cuatro fases de la luna.

Al final los propios alumnos realizaron un sencillo vídeo explicativo sobre el making off, aunque ese vídeo no estaba previsto en la programación.

Cuando preguntamos cómo evalúa este proyecto la respuesta del docente deja claro la importancia de la evaluación: “Existen muchas herramientas de evaluación además del clásico examen escrito, en nuestro caso optamos por dos herramientas como una sencilla rúbrica y también por una diana, lo que combinado con la dinámica “antes pensaba ahora pienso” les hizo reflexionar sobre los aprendizajes realizados. También fue muy interesante descubrir en sus diarios de aula qué cosas habían valorado como más positivas, y para la gran mayoría lo mejor no habían sido las herramientas digitales, ni los geniallys con información, ni tampoco los vídeos explicativos, la actividad estrella para ellos había sido hacer la caja lunar con papá o con mamá, o incluso con ambos. Realizar una actividad en familia, que ellos ya conocían y podían explicar a sus padres cómo era la Tierra la causante de las fases, o cómo la Luna le debía su brillo al Sol. Nosotros, los maestros, somos como la Luna, solos individualmente nos hacemos invisibles, nuestros alumnos deben ser los que brillan, los que dan luz, pero cuando además implicamos a los padres, aunque sea únicamente haciendo una caja lunar o invitándoles a visitar el planetario que tienen muy cerca y lo desconocían, entonces, con los tres cuerpos celestres combinados, es como logramos que todo funcione y comprendamos las fases lunares”.

0
Comentarios