fbpx

¿Realmente son justas las pruebas de acceso al Cuerpo de Maestros?

María Martín de Oliva GarcíaLunes, 22 de noviembre de 2021
0

© PHOTOLARS

Desde mi punto de vista, las pruebas de acceso al Cuerpo de Maestros o como comúnmente se conocen, oposiciones, no son del todo justas, o mejor dicho, no miden realmente tu capacidad para ejercer la enseñanza. Desde mi experiencia creo que estas pruebas lo que realmente miden es tu capacidad para memorizar contenidos, unas leyes, unas órdenes educativas, una legislación educativa y unas actividades, estrategias, talleres… y escupirlos en un examen, pero no miden tus capacidades para dar clase a 30 alumnos de edades comprendidas entre los seis y los 12 años, y no solo para dar clase, sino que tampoco miden tus capacidades para transmitir, para acompañarlos en su proceso educativo, para acompañarlos en sus procesos vitales, para ayudarlos.

El sistema de oposiciones se divide en tres fases, de las cuales, ninguna es objetiva a la hora de poner una nota. La primera parte es de ejercicios prácticos, en los que te piden que diseñes una serie de actividades, talleres, estrategias metodológicas… Esto, aunque intenta medir tu imaginación y capacidad de diseño, realmente no lo hace, ya que puedes llevarlo más que preparado de casa y simplemente plasmarlo en un folio adaptándolo a los contenidos, curso y área educativa que te pidan en ese momento. Tras esta parte viene la exposición del tema: ésta sí que es una vomitona en un folio; llegar, escupir todo lo que te has estudiado, y ya está. Encima puedes hacer quiniela y no estudiártelos todos porque te preguntan tres y solo tienes que redactar uno, lo que quiere decir que si tienes suerte y capacidad de estudio ya tienes el aprobado seguro.

La siguiente parte es la defensa oral de una programación anual de una de las áreas de Educación Primaria, donde tampoco están midiendo tu capacidad para enseñar o controlar a un grupo de alumnos, aquí lo único que miden es tu capacidad para buscar por internet una serie de actividades, redactarlas y luego contárselas a un tribunal; es cierto que esto sí que debes aprender a hacerlo, ya que como docente vas a tener que elaborarlo, pero creo que hay cosas más importantes que valorar en un docente.

La última parte es el baremo. Se suman puntos a tu nota en función de todo lo que hayas estudiado a lo largo de tu vida, la experiencia laboral que tengas, los idiomas…, en definitiva, bajo mi punto de vista, lo único que hacen es recompensar todo el dinero que te has dejado en la universidad, en cursos y en academias, pero ¿y si no tienes este dinero? ¿ y si nadie te ha dado la oportunidad de trabajar de lo tuyo? Entonces, ¿cómo consigues cumplir tu sueño y trabajar de lo que te gusta?

Desde mi humilde opinión, el sistema de acceso a los colegios públicos debería cambiar, al igual que debería cambiar todo el sistema educativo. Creo que lo primero que habría que hacer es que este sistema fuera diseñado por gente que realmente se dedique a la enseñanza, que realmente sepa qué es lo que tiene que tener un buen maestro y qué es lo que realmente hace falta para poder dar clase a un grupo de niños y sacar el 100% de estos alumnos. Partiendo de esto, si yo tuviera que diseñar un proceso de acceso, partiría de cambiar el examen en sí, no lo haría de desarrollo, sino tipo test, al igual que otras oposiciones, ya que creo que el sistema para corregir es más adecuado para esta ocasión por ser el más objetivo. En los exámenes de desarrollo, aunque no queramos, puede influir nuestra subjetividad, que nos guste más un tipo de actividad que otra, que no guste más un tema que otro… por esto creo que sería mejor si fuera tipo test.

Por otro lado, en la defensa de la programación no defendería tanto las actividades o unidades didácticas que he desarrollado sino que más bien expondría las partes importantes de una programación docente e, incluso, haría una mezcla; es decir, sería como un examen oral en el que te pregunten cosas más útiles como, por ejemplo, las partes de la programación docente, o dónde podemos encontrar los informes psicopedagógicos de los alumnos, o cuál es el proceso para elaborar un informe psicopedagógico… Creo que es más importante saber todas estas cosas que hacer una serie de actividades que puedes haber buscado por internet sin haber aprendido nada de nada.

Además, creo que a este proceso añadiría unas prácticas remuneradas, tipo las que hacen los alumnos de Medicina, en las que también se te evalúe y, sobre todo, en la que se evalúe y se mida tu capacidad para ejercer esta profesión. Esta idea ya se la escuche a un catedrático de la universidad de Murcia hace unos años y creo que sería una muy buena manera de mejorar las pruebas de acceso, además de evitar que los estudiantes elijan este grado sin tener vocación para ello. Muy a mi pesar, actualmente Magisterio sigue siendo una carrera muy infravalorada, que se ve muy fácil desde fuera, porque realmente no se ve o no se quiere ver la importancia de la Educación de los niños. Por esto creo que, aunque se endurezcan las pruebas de acceso y sean más complicadas o más largas, sería la manera perfecta de hacerlas más justas y sobre todo de aportarles prestigio.

Porque si todo sigue igual y, como he dicho al principio, tienes capacidad de estudio y apruebas y consigues trabajar de maestra, ¿qué pasa realmente cuando empiezas a dar clase y realmente no estas capacitado para darlas? Porque ya tienes un posible trabajo fijo de por vida, ¿Cómo vas a dejarlo? Esto es lo que ha pasado durante años, maestros que llevan toda la vida trabajando sin valer para ello pero que como en su día aprobaron una oposición pues ahí están, pasando generaciones y generaciones de alumnos mientras ellos como maestros se muestran impasibles ante la problemática de sus alumnos, realmente pasan curso tras curso sin tener interiorizados los contenidos de esta etapa educativa.

¿Se harán cambios al respecto algún día? ¿Alguien querrá abrir los ojos y ver lo mal que lo estamos haciendo actualmente? ¿Alguien tendrá el valor de cambiar el sistema educativo, empezando por la Educación Infantil y terminando por la educación universitaria? Yo solo espero que sí y, sobre todo, espero poder estar a la altura de aportar mi granito de arena para que todo mejore y cambie.

  • María Martín de Oliva es maestra de Educación Primaria con la especialidad de Pedagogía Terapéutica y opositora.
0
Comentarios