fbpx

Cesare Cornoldi: “Es importante que la escuela sea sensible al reconocimiento y la valoración de los talentos”

A veces la atención a la diversidad olvida a esos alumnos que destacan para centrarse en aquellos con déficit de competencias. Cornoldi se fija en los primeros, no necesariamente abocados a una vida plácida en la escuela y en la vida.
Saray MarquésViernes, 21 de enero de 2022
0

Su obra Bambini eccezionali (il Mulino, 2019), acaba de publicarse en castellano: Niños y niñas excepcionales. Superdotados, talentosos, creativos, genios (Narcea, 2021). Cesare Cornoldi, que se especializó en Psicología en la Universidad de Milán, para después enseñar durante 50 años en la Universidad de Padua, en la que en la actualidad es profesor emérito, aborda en esta obra el apasionante mundo de la excepcionalidad. Lo hace en un libro breve sobre la superdotación y la creatividad, interesante y ameno, divulgativo pero con toda la base científica que garantiza su dilatada carrera como investigador.

Se ayuda de los casos de figuras eminentes como Mozart o John Stuart Mill, pero también de niños como Magda, Roberto, Juan Luis o María Luisa, nombres ficticios para referirse a casos reales con los que se ha encontrado en el centro para las dificultades de aprendizaje que dirige.
En Niños y niñas excepcionales se habla de precocidad (Marie Curie), pero también de superdotación subterránea, en la que el superdotado teme mostrar su talento, y se abordan cuestiones como la difícil medición de la creatividad, la doble excepcionalidad (superdesarrollo intelectual combinado con trastornos del neurodesarrollo) o si es verdad que todos los genios están condenados a una existencia atormentada.

Sí, aquello de que Leonardo, Edison, Einstein o Disney, figuras claves en la historia de la humanidad, tuvieron clamorosos tropiezos en la escuela es cierto, pero Cornoldi supera la mera anécdota, aportando interesantes puntos de vista, útiles tanto para padres como para maestros de estos niños, siendo conscientes de que, como bien remarca en las páginas del libro, “el éxito académico es solo una parte de la historia del crecimiento y de la formación de un niño”.

Superdotados, talentosos, creativos, genios, ¿tendemos a confundir unos con otros?
—Mi esfuerzo se centra en aclarar el estudio de los superdotados (gifted). Creo que el estudio de la inteligencia puede ayudar a diferenciar entre estos casos. Una persona con una habilidad cognitiva por encima de la media está dotada en las estructuras centrales de la inteligencia, una talentosa tiene una alta habilidad significativa, la creativa sabe cómo usar sus habilidades de una manera original y el genio tiene un gran talento, una alta creatividad y está respaldado por unas características excepcionales de su personalidad y su contexto.

"

Creo que hay muchos más genios potenciales que los que luego encontramos, porque para muchos falta el contexto apropiado

"

¿Cuánto pesa el contexto? ¿Podría un genio permanecer oculto en un contexto poco estimulante?
—El contexto no es estrictamente necesario para el desarrollo de un genio, pero inevitablemente acaba interviniendo tarde o temprano. Creo que hay muchos más genios potenciales que los que luego encontramos, porque para muchos falta el contexto apropiado. ¿Por qué, si no, se concentraron tantos genios en determinados momentos históricos y en determinados lugares, por ejemplo en Florencia en el Renacimiento y en Viena a principios del siglo XX?

¿Usted se ha topado alguna vez con algún genio?
—He conocido a personas brillantes, para las que, sin embargo, sería prematuro hablar de verdaderos genios. Por otra parte, no estoy seguro de haber reconocido todos los genios potenciales, porque muchos no son particularmente llamativos. Por ejemplo, los genios tímidos pueden causar una impresión modesta. Sin embargo, debo reconocer que otros, como Umberto Eco por ejemplo, me impresionaron nada más conocerlos.

¿Qué porcentaje de alumnos excepcionales nos podemos encontrar en una clase?
—Los estudiantes excepcionales representan el extremo de los casos que pueden tener todos los niveles de habilidad diferentes posibles. Si nos limitamos a considerar la excepcionalidad intelectual, este razonamiento es particularmente evidente, porque es ampliamente compartida la idea de que se pueden alcanzar todas los puntuaciones de CI posibles, en el rango de los esperados. Cuantos más casos tengan valores extremadamente altos, más excepcionales pueden considerarse. Por ejemplo, en un reciente trabajo distinguimos entre superdotados o gifted (con una puntuación de dos desviaciones estándar por encima de la media, lo que correspondería a un CI de 130) y supersuperdotados o highly gifted (con una puntuación de tres desviaciones) estándar, es decir, con un coeficiente intelectual superior a 145). Sabemos que alrededor del 2,3% de las personas tienen un CI superior a 130 (lo que supondría una media de un alumno por cada dos clases), mientras que un CI superior a 145 es muy raro (menos de un alumno por escuela). Si, por el contrario, bajamos el criterio a 1,5 desviaciones estándar y consideramos no solo el alto potencial cognitivo, sino el talento (musical, artístico, etc.), entonces podemos encontrarlo en mayor medida.

"

Se tiende a creer que el niño superdotado no necesita ayuda y no se piensa en formar a los profesores. Es un error, porque estos niños son frágiles

"

¿Es la doble excepcionalidad más común de lo que pensamos?
—Hemos podido comprobar que la presencia de un problema de neurodesarrollo es ligeramente superior en la población superdotada (superdesarrollo intelectual junto con trastornos del neurodesarrollo = doble excepcionalidad) que en la población normal. Por lo general, esta doble excepcionalidad conduce no solo a dificultades académicas, sino también a trastornos psicológicos. Estar por delante de otros en algunos aspectos y por detrás en otros no es agradable.

¿Qué deben y no deben hacer los padres de estos niños excepcionales?
—No forzarles demasiado, pero capacitarlos para que expresen su talento. Sin embargo, no creo que haya reglas generales, sino una atención personalizada para cada niño. Para las familias puede ser útil consultar con un psicólogo que tenga experiencia en estos casos. A menudo recomiendo esperar para intervenir o hacer algo especial, pero en algunos casos creo que es importante tomar la iniciativa, por ejemplo, ayudar al niño con reuniones con un psicoterapeuta cognitivo-conductual.

¿Y los profesores? ¿Deberían salir mejor preparados para atender la excepcionalidad? ¿Se olvida la inclusión de estos niños que destacan?
—Se tiende a creer que el niño superdotado no necesita ayuda y no se piensa en formar a los profesores. Es un error, porque estos niños son frágiles. Entiendo que no es fácil para el profesor encontrar la medida justa para cada niño excepcional y además… estar a su altura. Un poco de humildad y un poco de trabajo de casos podrían ayudar.

"

La escuela enciclopédica no suele penalizar a los niños con un alto potencial cognitivo, pero sí pone en apuros a los talentosos

"

¿Puede ser bueno apuntar a los niños a actividades extraescolares diversas para descubrir sus talentos?
—Aquí distinguiría entre talento y alto potencial cognitivo. El primero necesita oportunidades para descubrirse, potenciarse, mejorarse a sí mismo. El segundo, por otro lado, tiene un carácter más general y puede nutrirse de cualquier situación desafiante. Por ejemplo, un músico necesita el contexto favorable, la práctica, modelos a seguir positivos y debe cultivar su talento. Por el contrario, un niño con un alto potencial cognitivo no necesita superestimulación de su inteligencia, porque su inteligencia está ahí y nadie se la quita. Solo necesita que su inteligencia pueda expresarse y la motivación para expresarla.

¿Chocan los alumnos excepcionales en muchas ocasiones con una escuela enciclopédica?
—La escuela enciclopédica no suele penalizar a los niños con un alto potencial cognitivo, pero sí pone en apuros a los talentosos. De hecho, el talento, por definición, se manifiesta en áreas específicas y puede ir acompañado de falta de talento (y desinterés) por otras áreas. Es una pena que se espere que un niño se interese y sea competente en todas las materias. El discurso sobre los conocimientos mínimos es importante en este sentido, porque no esos contenidos no pueden ser ignorados, pero es cruel y contraproducente pretender que el alumno sobresalga en todas las materias y en todos los conocimientos que se propongan.

"

Sin talento, perseverancia y pasión tendremos un buen experto, pero no una eminencia

"

Usted, que ha sido criticado por recurrir a textos demasiado elevados para niños de los últimos cursos de Primaria, defiende que el fenómeno internacional de bajar el nivel, “quizá inspirado por una torpe intención de ayudar a los alumnos más débiles”, no ayuda en realidad a ningún alumno.
—En efecto, en ocasiones las situaciones didácticas resultan poco estimulantes para los niños más dotados. Sin embargo, la enseñanza flexible y abierta puede evitar muchos problemas. Tareas diversificadas y más encomendadas a la autodeterminación del alumno evitan esta molesta alineación a la baja. También se pueden estudiar situaciones más innovadoras e ingeniosas, como tutorías entre iguales, talleres por tema o habilidad, etc. Por ejemplo, el niño aventajado puede dedicarse a ayudar al rezagado. Se aprende mucho enseñando..

En nuestros países la repetición está a la orden del día (aunque se está intentando moderar su uso), pero la aceleración es muy poco frecuente (usted reconoce que solo ha visto una en sus 50 años como docente, frente a lo que ocurre en EEUU, con admisiones en la Universidad de Harvard con 13 años), ¿debería recurrirse más a ella?
—La aceleración de los estudios (colocar al estudiante en una clase más avanzada, a la que asisten estudiantes más mayores) tiene la ventaja de que el alumno superdotado se dedica a actividades interesantes y estimulantes, pero tiene muchas desventajas, porque aumentan las dificultades de estar con los compañeros de la misma edad del estudiante superdotado. Mejor no saltarse años sino proponer actividades adicionales.

¿Puede la perseverancia imponerse sobre el talento?
—De hecho, la constancia y la pasión son condiciones fundamentales para potenciar el talento. Sin talento, perseverancia y pasión tendremos un buen experto, pero no una eminencia.

"

Un resorte que hace que muchas niñas superen la resistencia al estudio de las matemáticas es el deseo de revancha

"

¿Qué hay de la ansiedad? ¿Puede acabar evitando que una chica con un alto potencial cognitivo se decante por un itinerario científico?
—Por lo general, las niñas están más ansiosas y es más probable que las materias de ciencias (especialmente matemáticas) causen ansiedad. Estos dos factores, tomados en conjunto, contribuyen al hecho de que muchas niñas con un gran potencial cognitivo eviten un itinerario científico. Una observación interesante que hemos realizado recientemente, examinando alrededor de 15 millones de pruebas realizadas por estudiantes italianos, es que un resorte que hace que muchas niñas superen la resistencia al estudio de las matemáticas es el deseo de revancha. Hemos visto que en el norte de Italia hay más hombres que mujeres en matemáticas, pero esto no es así en el sur de Italia. Interpretamos este resultado como expresión de un mayor deseo de emancipación de las niñas del sur de Italia. Esta interpretación se ve confirmada por el hecho de que las naciones del mundo donde desaparece la preponderancia masculina en matemáticas no son las más emancipadas.

¿Puede la teoría de las inteligencias múltiples ser útil en la escuela?
—La teoría nos recuerda que hay habilidades importantes muy diferentes unas de otras y que en cada una de ellas se puede desarrollar un talento, pero no ofrece una teoría real de la inteligencia. En la teoría cónica de la inteligencia que he propuesto, las inteligencias descritas por Gardner no representan el núcleo central de la inteligencia, sino habilidades de alto nivel. Sin embargo, es importante que la escuela sea sensible al reconocimiento y valoración de los talentos.

Cuatro casos diversos

  1. Roberto (9 años): Se le da muy bien el dibujo, desmonta y monta motores y resuelve problemas mecánicos con una facilidad asombrosa, pero es impulsivo, distraído y le cuesta relacionarse con sus compañeros. Es un caso típico de alumno talentoso.
  2. Magda (13 años) tiene puntuaciones desorbitadas de inteligencia general, pero siente temor a la hora de manifestar sus propias competencias en la escuela y duda si elegir el Bachillerato científico. Es una superdotada subterránea.
  3. María Luisa no brilla en la escuela, pero destaca por su gran originalidad e inventiva, que ella emplea en sus juegos y manualidades. Es un caso claro de alumna creativa.
  4. Juan Luis (7 años): Le cuesta estar atento, interrumpe la clase y molesta a sus compañeros. Es bueno en dibujo y música y lee mucho, pero tiene un bajo rendimiento escolar. Es superdotado, pero como muchos de estos alumnos excepcionales su alta capacidad cognitiva se acompaña de dificultades específicas del aprendizaje.

De la mano de estos cuatro estudiantes cuyos casos ha tratado desde el Servicio de Trastornos del Aprendizaje (LABDA) de la Universidad de Padua nos introduce Cesare Cornoldi en el mundo de la excepcionalidad. 

Currículum vítae

  • Vida. Nacido en Cantello en 1947, Cornoldi fue profesor titular de Psicología General de 1985 a 2017 en la Universidad de Padua, donde dirige el Servicio de Trastornos del Aprendizaje. También preside la Asociación Italiana de Investigación e Intervención en Psicopatología del Aprendizaje, dirige la revista ‘Psicología Clínica del Desarrollo’ y coordina el Comité Científico de ‘Psicología y Escuela’. Ha sido profesor invitado en universidades como UCLA, Los Ángeles, U. North Carolina, British Columbia, Aberdeen, Paris-V, UBA, Columbia, New York University y UC Irvine.
  • Obra. Ha publicado numerosos volúmenes en italiano e inglés y unos 500 artículos de investigación en las principales revistas nacionales e internacionales.
0