fbpx

Un regreso a la Prehistoria de la mano de la "neocueva"

Este proyecto nació al inicio del curso 2021-22, en el que los profesores colaboraron para concentrar los temarios de sus asignaturas en esta idea.
Aitor Caballero CortésMiércoles, 16 de March de 2022
0

Los estudiantes que han creado la "neocueva" son los propios guías para el resto de alumnos. © COLEGIO BASE

Los pasillos del Colegio Base han pasado de estar en el siglo XXI a la prehistoria en este curso. Y es que varios profesores de asignaturas como Artes Visuales y de Individuos y Sociedades han unido fuerzas para una enseñanza conjunta. Así nace este proyecto de la “neocueva”, una exposición que recrea una cueva prehistórica. Para ello, los docentes han decidido aplicar los conocimientos que tienen que impartir en sus asignaturas de una forma más práctica, ya que son los propios alumnos de 1º de la ESO los que han construido esta cueva.

De esta manera, los alumnos no solo aprenden la teoría de forma tradicional, sino que salen del aula para desarrollar su imaginación. De hecho, a medida que este proyecto se ha ido haciendo popular en el colegio, los docentes tuvieron la idea de hacer a sus alumnos los profesores de sus compañeros. “Los estudiantes ya no serían solo alumnos de 1º de ESO, sino que serían los guías de la neocueva”, explica Félix Almazán, profesor de Individuos y Sociedades.

Unas clases "nómadas"

Los docentes decidieron alternar las clases más tradicionales y teóricas, a las que llaman “sedentarias”, con las “nómadas”. Estas últimas buscan resaltar el conocimiento crítico, la investigación y la comunicación, tanto dentro como fuera del aula. En Individuos y Sociedades, los alumnos se dividieron en dos grupos: en uno indagaron y buscaron información acerca de las pinturas rupestres y de una escultura de arcilla. Posteriormente, una vez conocida la teoría, los alumnos visitaron la cueva y la recreación del poblado de Enebralejos, en Segovia.

A su vez, las docentes de Artes Visuales mostraban a sus alumnos imágenes prehistóricas para relacionarles con el entorno que ellos mismos crearían más tarde. Primero diseñaron una revista con dibujos de animales prehistóricos realistas para después trasladarlo a la “neocueva”.

Una cueva de papel y cartón

Una vez conocida la teoría, tocaba poner en práctica los conocimientos. Para ello, alumnos y profesores se armaron de papel y cartón para decorar un pasillo que se ha convertido en un lugar de aprendizaje más. Las paredes no solo fueron recubiertas de estos materiales, sino que el resto del lugar ha sido ambientado en consecuencia. Recreaciones de pinturas rupestres, así como un suelo arenoso con piedras y palos hicieron que el entorno fuera como un viaje al pasado.

Desde el colegio aseguran que este proyecto “no ha concluido”, sino que se ha extendido a todas las edades. Ahora, los alumnos de 1º de ESO, los creadores de esta cueva, son los guías turísticos de la misma, y de explicar al resto de alumnos los detalles de la misma, como sus pinturas de la época. A la visita han acudido ya desde los más pequeños hasta los alumnos del Bachillerato Internacional, pero lejos de quedarse ahí, parece que la lista de espera sigue aumentando.

Un proyecto diferente que gusta a alumnos y profesores

“Lo cierto es que este proyecto sigue creciendo, y nosotros con él” declara Félix Almazán. También destaca la capacidad que han tenido los profesores de “nutrirse profesionalmente” mediante este proyecto interdisciplinar. Pero no solo ellos han sido los beneficiados de esta idea. Los alumnos se muestran muy satisfechos y deseosos de que aparezcan más trabajos similares: “este proyecto es uno de los más divertidos que hemos hecho”, explican Blanca Muñiz y Rocío de la Sierra, dos de las implicadas en la “neocueva”.

Además, otras participantes como Alba Buendía y Julia Díaz destacan que su implicación ha hecho que se sintieran “en la piel de los prehistóricos haciendo su propio arte”, lo que les ayudó a entender más su vida.

0
Comentarios