fbpx

Pascua y esperanza de un mundo mejor

Llusià Pou Sabaté
Teólogo
19 de abril de 2022
0

Vivimos en un mundo que progresa rápidamente en muchos aspectos tecnológicos, mientras que perdemos capacidad de relacionarnos con la Tierra que nos acoge, deteriorándola con nuestra depredación. Vivimos más personas que nunca en el mundo pero parece que la soledad nos ataca más que nunca. Vivimos en un mundo con desarrollos médicos muy grandes, pero la proliferación de enfermedades no ha cesado sin que de algún modo se globalizan más que nunca. Nunca hemos tenido instrumentos para la paz como ahora, pero las guerras tienen un mayor impacto porque estamos más interconectados. Algunos dicen que el mal prospera en nuestro planeta.

Jesús dice en la Cruz: “Padre, perdónales que no saben lo que hacen”. Cuando se promueven guerras como la invasión rusa a Ucrania, vemos a los nuevos verdugos que en su ignorancia matan a inocentes, son ignorantes porque no saben lo que hacen, pues se denigran en su dignidad personal al promover la violencia.

La Pascua nos trae una luz, para que veamos que la historia no se rige por fuerzas atávicas del mal, como creen equivocadamente en algunas culturas: esas fuerzas quedan vencidas por Jesús. Lo importante no es que el hombre haya pisado la Luna sino que el hijo de Dios ha pisado la Tierra, y nos ha abierto un camino hacia el cielo. Es hoy el día de la Luz de Jesús, el día que transforma todo en bueno, para que todo sea motivo de alegría. Es una intuición lo que nos trae la Pascua: paso de la muerte de la semilla enterrada que renace a una vida más plena, de resurrección. Intuición de que el amor es eterno, amamos para siempre. Pascua es la renovación cósmica del amor que hace nuevas todas las cosas: lo humano, sujeto al dolor y la muerte, se convierte en divino.

La imagen del gusano que se transforma en mariposa después de encerrarse en su sepulcro nos muestra ese enigma de la muerte que es paso a algo mejor. Pues Pascua significa “paso”: paso por el Mar Rojo y en ese bautismo adquirir la libertad; paso de la muerte a la vida; paso del materialismo a una vida más espiritual y más plena. Y en este proceso de transformación, como me decía un amigo, podemos pasar de la resignación a la acción; de la indiferencia a la solidaridad; de la queja a la búsqueda de soluciones; de la desconfianza al abrazo sincero; de los miedos por un futuro incierto al coraje para crear el futuro con el amor; de la sensación de fracaso a la esperanza de volver a empezar con renovado aliento; de querer lucir a iluminar a los demás…

Es el día que se hacen nuevas todas las cosas. El círculo del odio queda sustituido por el círculo del amor; que alcanza como una ola que se propaga a todos los lugares del cosmos en todos sus tiempos. Es la vuelta al paraíso original, a la auténtica comunión con todos y con todo. Es luz de nueva aurora. Esto es lo que celebramos en estos días de Pascua.

0
Comentarios