fbpx

Beatriz Arce: "Hay que hablar a los niños de dinero desde que son pequeños"

Pixpay es la aplicación que permite a los niños tener su propia tarjeta financiera y, con un fin educativo y el control de sus padres, aprender a manejar el dinero que se les da.
Beatriz López IgualMartes, 24 de mayo de 2022
0

Beatriz Arce, country launcher de Pixpay en España.

Beatriz Arce es Country Launcher de Pixpay en España. Nos cuenta de qué necesidad nace la aplicación, sus innumerables ventajas y funcionalidades, así como el verdadero objetivo educativo que tiene.

¿Cómo surge la idea de la aplicación? ¿Qué necesidades pretende cubrir?

–Pixpay nació en enero 2019, todo surgió porque se observó que a día de hoy las familias siguen dando dinero en efectivo a sus hijos, tengan la edad que tengan. Y pensamos que esta práctica, por un lado, ya no se adapta a la manera de consumir de los adolescentes, creemos que es una de las peores maneras de tener control. Cuando das dinero en efectivo no se sabe dónde lo gastan, ni cuándo, ni cómo. El efectivo es una de las formas más fáciles de perderlo, no saber dónde lo metes, etc.

Pixpay nace de esta necesidad. Los tres fundadores son padres y al final fueron ellos quiénes se dieron cuenta de las necesidades que tenían con sus hijos. En Francia hay más de 180.000 familias que lo utilizan, estamos muy contentos. Cuando vimos que la aplicación tenía unos estándares suficientes decidimos lanzarnos al mercado internacional y hemos elegido como primer país España. La idea es ser líderes, así que probablemente en el futuro España será solo el primero de muchos.

Pixpay ofrece a los padres una tarjeta física que se puede usar en todas partes

¿Cómo funciona exactamente?

–Pixpay ofrece a los padres una tarjeta física que se puede usar en todas partes, y son ellos los que decidirán qué se puede hacer y qué no con ella. Es una tarjeta monedero. Se pueden establecer límites de pago mensuales o semanales, límites de retirada de dinero, se puede decidir si tu hijo puede retirar dinero del cajero o no, o la cantidad. Esta tarjeta lleva asociada dos aplicaciones, una para los niños y otra para los padres.

Los niños desde su aplicación podrán hacer un seguimiento de su saldo en tiempo real, tienen una caja fuerte en la que pueden ahorrar, crear proyectos, fijarse objetivos y ahorrar. Todo esto con el objetivo de que ellos aprendan y entiendan cómo funciona el dinero y que aprendan a gestionarlo, o a solicitar dinero a sus padres si lo necesitan en caso de emergencia. Todo es instantáneo, si gastan dinero reciben una notificación que les diga “acabas de gastar x dinero en tal sitio”.

Los padres tienen una aplicación espejo. Ellos ven todos los movimientos que realicen los niños con la tarjeta. El objetivo es ofrecer a las familias una herramienta que les ayude a darles una Educación financiera a sus hijos y que se adapte a la manera de consumir de estos. La tarjeta llega en un flyer en la que se explica cómo usarla, se les da la bienvenida, etc.

¿Es necesario que la aplicación esté asociada a algún banco?

–No es necesario. Al final los padres lo único que van a hacer al registrarse es añadir una tarjeta bancaria, sean del banco que sean. La idea de la aplicación es que simplemente a la hora de enviar dinero a sus hijos haya una tarjeta desde la cual se pueda coger el dinero.

La idea no es controlar a los niños, es educarles y acompañarles. En Francia, cuando tienes 15 años se hacen prácticas en el colegio, y nosotros hacemos una “Pixpay Academy” con los niños que vienen a hacer prácticas con nosotros. Les hacemos muchas preguntas sobre Pixpay, y a diferencia de lo que se puede pensar, los niños cuando tienen 12 o 13 años no quieren tener independencia total. Quieren que sus padres les acompañen y vean lo que están haciendo, porque así se sienten seguros.

¿Cómo va la función de los objetivos?

–Hay varios métodos, porque al final cada niño es diferente. Si por ejemplo un niño se quiere comprar una cámara de fotos de cara a verano, y sabe que cuesta x dinero y que lo necesita para x día, dentro de la aplicación se puede crear el proyecto fijando el día en el que quieres haber ahorrado esa cantidad de dinero. Así se tiene un control y se sabe cuánto dinero vas ahorrando. La idea es que ellos entiendan que el dinero no cae de los árboles, que hay que ahorrar, que se adapten con sus medios y vean cómo va a ser la vida adulta. Estamos hablando de cantidades muy pequeñas.

También hay otro apartado en la aplicación que se llama “tipo de interés educativo”, es decir, Pixpay no genera ningún interés, pero los padres pueden darles una recompensa por ahorrar. Igual que con un banco normal por tener una cuenta de ahorro vas a recibir cada trimestre un 5% de la cantidad total que se tenga en la cuenta, por ejemplo, los padres pueden activar un tipo de interés educativo para los hijos.

El objetivo de este interés es incitarles a ahorrar. Aunque estemos hablando de céntimos, lo importante no es la cantidad, es la acción, que entiendan que cuánto más dinero tengan en su caja fuerte más dinero podrán ganar y que ese dinero que se ahorra puede generar unos intereses. Nuestra idea no es fomentar el gasto, pensamos que la realidad es que los niños de hoy ya tienen dinero, por lo que sea. Pues ya que lo tienen, vamos a hacerlo de una manera que aprovechemos para enseñarles y así tener algún tipo de control.

No sé si hace falta una asignatura, lo que sí creo es que hay que hablar a los niños de dinero desde que son pequeños. Deberíamos ser más conscientes de la importancia de educarles desde edades tempranas

¿Considera que asignaturas como Economía deberían ser obligatorias para todos los alumnos en la ESO y en Bachillerato? ¿Cree que los niños y jóvenes reciben una buena Educación financiera?

–Creo que todo el mundo sabe que hay una necesidad importante, y que hay una falta en las carencias educativas financieras. En el último estudio que hemos hecho, alrededor del 84% de los padres está convencido de que hay una carencia en la formación financiera que reciben sus hijos.

Creo que si Pixpay se ha lanzado es precisamente por esta carencia que hay a día de hoy. La realidad es que cada vez que se hacen estudios, al final España está por debajo de la media del nivel de Educación financiera. No sé si hace falta una asignatura, lo que sí creo es que hay que hablar a los niños de dinero desde que son pequeños. Deberíamos ser más conscientes de la importancia de educarles desde edades tempranas.

La Educación financiera es algo que no solo nos va a ayudar a nivel individuo, sino también probablemente si trabajas en una empresa esta estará mejor gestionada. Y esta consciencia tiene que venir tanto de las instituciones públicas como de las familias.

¿Pixpay ha tenido buena acogida desde que llegó a España el año pasado?

–Sí, consideramos que ha sido buena. Llevamos seis meses y como ya se había sacado antes en Francia, hemos comparado la curva de crecimiento en ambos países y está siendo más rápida aquí. Ahora, el problema no es que la gente no use Pixpay, es que la gente no sabe que existe este tipo de servicio. El objetivo es implantarnos bien en España y que se conozca la marca. Lo que vemos es que la gente que ya está utilizando Pixpay ve una verdadera utilidad en ella.

¿A partir de qué edad está disponible Pixpay?

–Está disponible a partir de los 10 años. No tiene límite de edad, si llevas usando la aplicación un par de años y justo cumples los 18 no se te va a echar. Pixpay tiene sentido en el momento que eres dependiente financieramente de tus padres. Por eso también hemos lanzado PixpayGo, una funcionalidad que hace que los padres puedan dar más libertad a sus hijos. Pero igual tienes 19 años, te has ido a estudiar fuera y necesitas que tus padres te sigan ingresando dinero y enseñarte.

¿Tiene algún coste de suscripción?

–Sí. Pixpay funciona con una suscripción mensual, el Plan Pixpay, cuyo coste es de 2,99 euros al mes. Esto incluye la creación de la tarjeta, el envío de esta a casa, la utilización de las aplicaciones, tanto la de padres como la de hijos, todos los pagos siempre que sean en euros están incluidos, aunque cambies de país, al igual que la retirada de dinero. Existen varios modelos de tarifa, pero como estamos hablando de niños es importante que las cosas estén claras y transparentes. Por eso hemos preferido hacer un único pago mensual pero que todo esté incluido y así no haya sorpresas de última hora. Tampoco hay permanencia.

La aplicación está en constante evolución para hacerla más pedagógica

¿Cuál es la manera de abrirte una cuenta?

–Es muy fácil. Se puede abrir en dos minutos, solo es necesario conectarse a la web de Pixpay, pedir tarjeta, y solo se va a pedir tu nombre, un correo electrónico y un teléfono, los datos básicos; se decide también si se dan los de tu hijo y así les llega un mensaje para que puedan descargar la aplicación.

¿Cuáles son los planes que tiene la empresa para el futuro?

–No lo puedo adelantar, pero sí puedo decir que creemos mucho en la utilidad del servicio que proponemos. La aplicación está en constante evolución para hacerla más pedagógica. Nuestro objetivo es ser líderes en Europa.

Para más información:
0
Comentarios