fbpx

Lluvia de colores en la escuela

Con el objetivo de que los niños puedan observar y experimentar la realidad de su entorno, las siguientes actividades están pensadas para los meses en los que las lluvias son más frecuentes, esto es, marzo y abril.
Miércoles, 12 de June de 2002
0

Tomando la lluvia y su influencia en el medio como eje vertebrador, María Asunción Laplana Sánchez y Ana María Lloret Mur, del CPR de Aragón, han elaborado una unidad de trabajo que debe llevarse a cabo durante los meses de marzo y abril. No en vano, en esta época en la que las lluvias son más frecuentes las facilidades para realizar actividades de observación de la naturaleza y sus cambios son mucho mayores.

Esta experiencia es multidisciplinar; de hecho, aborda las áreas curriculares de Conocimiento del Medio, Lenguaje, Matemáticas, Plástica, Dramatización y Psicomotricidad, así como las transversales de Educación para la Salud, Educación Ambiental y Educación para la Paz, Respeto y Tolerancia.

Objetivos

Dentro del área de Identidad y Autonomía Personal, los objetivos de esta unidad son los siguientes:
—Apreciar los distintos colores de su cuerpo y del de otros niños, atendiendo a distintas identidades, reconociendo las diferencias y evitando discriminaciones.
—Desarrollar el equilibrio dinámico, el control y la expresión corporal.
—Realizar juegos con el agua y el sol.
—Interesarse por la influencia de los colores en la naturaleza.
—Adquirir progresivamente autonomía en la lectura.
En cuanto al área de Medio Físico y Social, los principales objetivos son:
—Identificar los distintos colores de la naturaleza.
—Desarrollar la capacidad de observación en fenómenos atmosféricos.
En lo que respecta al área de Comunicación y Representación, los objetivos son:
—Crear el gusto por la lectura a través del cuento.
—Comprender el contenido de los textos orales.
—Conocer y discriminar los colores.
—Utilizar correctamente el vocabulario relacionado con los colores.
—Interpretar canciones populares.
—Coordinar los recursos expresivos del cuerpo en la dramatización.
—Utilizar y expresar los cardinales del 0 al 7.
—Componer y descomponer los números hasta el 7 con miras a realizar sumas y restas sencillas.
—Reproducir grafismos.
—Experimentar con la gama de colores.
—Realizar series numéricas cromáticas.

Actividades y juegos

Las actividades de esta experiencia son muy numerosas. Entre ellas destacan todas las relacionadas con el arco iris y los colores, tales como leer y analizar el cuento Paola y el arco iris, recitar poesías, aprender y cantar canciones, jugar con el vocabulario del arco iris e identificar y dibujar los elementos necesarios para que se produzca el fenómeno del arco iris. Además, con el argumento de formar el arco iris entre todos los alumnos, existe una actividad colectiva para todo el colegio, El Carnaval.

Con el fin de experimentar con los números, esta unidad se vale del Cuento del número 7 para aprender a ordenar, completar series numéricas y realizar problemas sencillos con números del 0 al 7. También es muy interesante, a la par que divertido, el juego del Dominó de colores, una combinación lúdica de fenómenos atmosféricos y colores.

El juego de los pañuelos

El juego de los pañuelos es una canción, a la vez que un juego dinámico y de Educación de los reflejos en los niños, que versa así:
Vamos a jugar al juego de los pañuelos,
Te divertirás, mejorando tus reflejos.
Vamos a jugar al juego de los pañuelos
Y quien logra más , habrá ganado este juego.
En primer lugar, coge el pañuelo rojo
Y sin esperar, hay que alcanzar el blanco;
En tercer lugar, vas a buscar el negro
Y sin aguardar, corre a por el morado.
Estribillo
Vamos a jugar…
En primer lugar, coge el pañuelo rosa,
Y sin esperar, llega hasta el violeta;
En tercer lugar, corre hasta el amarillo
Y como final, queda el azul y el crema.
En esta canción hay dos tipos de participación: cinco o nueve niños, que son los que han de ir mostrando los pañuelos de colores. En el caso de que sean cinco los participantes, cuatro de ellos llevan dos pañuelos cada uno, y otro sólo uno. Si por el contrario son nueve, cada niño ha de llevar un pañuelo. Todos los niños deben de mantener, hasta el momento de su aparición, los pañuelos ocultos en la espalda de tal forma que nadie los vea. Después, dos o cuatro participantes, pertenecientes a dos equipos diferentes –que son los que compiten en el juego–, deben de intentar coger el mayor número de pañuelos. 

0
Comentarios