Las familias pierden un tercio de sus beneficios fiscales

El Barómetro de la Familia ha realizado, a través del Centro de Investigación y Estudios de la Familia, un estudio de los Presupuestos Generales para 2011, en el que concluye que “las políticas públicas apenas se ocupan de la familia y tan sólo lo hacen para atender necesidades puntuales de cada uno de sus miembros, sin tener en cuenta los efectos que se derivan de su unidad”.
Martes, 23 de noviembre de 2010
0

“Puede afirmarse –sostiene el estudio– que el interés político por la familia es nulo. Podrían haberse desarrollado acciones públicas, sin coste alguno, que habrían mandado el mensaje político de que la familia importa”. No se ha hecho. Los Presupuestos no reconocen el papel social de las familias, imprescindible en la crisis. No se considera un bien a proteger. El informe, titulado “La familia en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2011” llega a 12 conclusiones:

1.- El examen de las cuentas refleja que todos los programas de carácter social, incluido el de las prestaciones a desempleados, disminuyen los créditos asignados. El descenso del gasto en desempleo se debe a que hay ya muchos parados que han agotado su prestación contributiva y pasan a la prestación asistencial. La excepción son las pensiones, y es que un porcentaje alto del gasto ya está comprometido en este capítulo.

2.- Las familias son las que más van a soportar la política presupuestaria. Los cambios introducidos en el IRPF y el aumento del IVA van a suponer un mayor esfuerzo fiscal y una reducción de la renta disponible. La subida del IVA afecta especialmente a las familias. Las leches infantiles, los potitos y los pañales no han quedado al margen de la subida del IVA.

3.-Se destinan en los Presupuestos un total de 2.387 millones de euros a los subsidios por maternidad, paternidad y riesgo durante el embarazo y la lactancia. Se produce un descenso del 11 por ciento. Los responsables del Barómetro aseguran que “sería conveniente revisar este conjunto de prestaciones. En España hay más de 7 millones de mujeres que son madres y sería necesario ampliar la prestación por maternidad remunerada”. Se recomienda un primer período de descanso exclusivo de la madre y un segundo para la atención del bebe que pudiera ser disfrutado por el padre o la madre sin que se presione por el Estado para determinar quién es el beneficiario. El análisis de la ejecución del Presupuesto de 2010 refleja que son pocos los padres que hacen uso del subsidio por maternidad que en este momento tiene previsto la ley.

4.- El gasto en prestación por hijo a cargo desciende casi un 9 por ciento. A partir del uno de enero se suprime el pago de 2.500 euros por nacimiento de hijo. La medida tendrá efectos económicos en las familias, pero sobre todo, es un mensaje de desinterés político. La cuantía de ayuda por hijo a cargo no se actualiza y pasa a ser la misma con independencia de la edad del menor. Desaparece la ayuda de 500 euros al año para los menores de tres años. En todos los casos se perciben 291 euros. “Estas prestaciones –aseguran los autores del estudio– están muy lejos de ser las adecuadas. En los países de nuestro entorno son prestaciones de carácter universal: se ofrecen sin límites de rentas. En España se consideran políticas de lucha contra la pobreza”.

5.- Las pensiones de carácter familiar son de escasa cuantía, ninguna de ellas llega al Salario Mínimo Interprofesional, a diferencia de lo que sucede con las pensiones de jubilación o las de incapacidad. La inmensa mayoría (7 por ciento) de las pensiones de viudedad no supera los 600 euros y la mayoría de las de orfandad son inferiores a 300 euros al mes. “Para prevenir la pobreza en las mujeres que han dedicado su tiempo al cuidado de la familia habría que realizar una importante reforma”, aseguran los responsables del Barómetro. Los complementos de mínimos son percibidos en más del 90 por ciento de los casos por mujeres, sólo disponen de una reducida pensión de viudedad para sobrevivir.

6.- Los gastos sociales a favor de la familia y la infancia se reducen un 16,84 por ciento respecto a 2010. Este descenso se justifica por la disminución en las transferencias corrientes a las Comunidades Autónomas. Los responsables del Barómetro consideran “difícil de explicar esta caída”.

7.- “Se echan en falta acciones cuyo objetivo sea alcanzar la igualdad de trato entre colectivos de especial necesidad y que van más allá de las desigualdades entre hombres y mujeres, como son, por ejemplo, las familias monoparentales encabezadas mayoritariamente por mujeres, cuyas dificultades para acceder y, sobre todo, para permanecer en el mercado de trabajo son claramente discriminatorias”.

8.- En educación disminuye la dotación de los programas para la gratuidad del segundo ciclo de educación infantil, de nuevas tecnologías aplicadas a la educación, de ayudas individualizadas de transporte escolar y de ayudas a Federaciones y Confederaciones de Alumnos. Todo ello afecta a las familias. La importante disminución de las cantidades destinadas a facilitar plazas gratuitas en la educación infantil va a generar mayores dificultades para conciliar la vida laboral y familiar.

9.- Al modificarse la deducción por inversión en vivienda habitual se ha perdido una magnífica ocasión de apoyar a la familia: no se ha introducido como variable, junto al nivel de renta, el número de personas que constituyen la unidad familiar. De igual modo, tampoco se ha tenido en cuenta en la variación de la deducción de la cuota de 400 euros por trabajo dependiente.

10.- Los beneficios fiscales que pueden disfrutar las familias disminuyen un 33,26 por ciento.

11.- Las modificaciones en las prestaciones de carácter familiar del Sistema de Seguridad Social para 2011 van a provocar que las familias españolas de menor nivel de renta y con hijos a cargo puedan ver disminuir sus ingresos hasta un 20 por 100.

12.- Los objetivos de equidad y solidaridad de los Presupuestos no se persiguen efectivamente porque no se valora y reconoce el papel de las mujeres que son madres.

0
Comentarios