fbpx

La Ley de Autoridad es la medida mejor valorada por la comunidad escolar madrileña

Laura del PozoMartes, 28 de junio de 2011
0

El pasado 24 de junio terminó el curso escolar para 1.100.081 alumnos de la Comunidad de Madrid. Un año intenso y marcado por la crisis en el que ha habido de todo: elecciones sindicales, regionales, Ley de Autoridad, PISA… Ha tenido lugar la extensión del bilingüismo a los centros de Secundaria, así como la puesta en marcha de los Institutos de Innovación Educativa y las pruebas de conocimientos en 2º de Primaria. Se ha avanzado en materia de autonomía en los centros con el Plan Refuerza y la cesión del 35% del currículo a los propios colegios e institutos, y se han establecido los mimbres para la implantación de las Becas-salario en FP y la eliminación de la zonificación.

MAGISTERIO ha querido hacer balance con los protagonistas del curso, a los que les hemos preguntado sobre los aspectos más positivos y negativos de este curso escolar.

Lo mejor de 2010-11
Si en algo han coincidido la Administración y los sindicatos ha sido en señalar la Ley de Autoridad del Profesor como uno de los aspectos más positivos del curso que nos abandona.  La norma, que fue aprobada el 10 de junio de 2010, concede al docente mayor autoridad a través de la presunción de veracidad, una cobertura jurídica más completa y herramientas de sanción eficaces. La consejera de Educación y Empleo, Lucía Figar, no ha dudado en señalar la ley como uno de los logros de su Gobierno, ya que “está ayudando a tener un mejor clima de convivencia en las aulas, lo que siempre repercute en la mejora del sistema educativo”.

También los sindicatos ANPE y CSI-F han apoyado esta valoración. Según explica Paco Melcón, presidente de ANPE Madrid, “ha contribuido a mejorar la consideración y autoestima de los docentes madrileños, así como el clima en las aulas”. Por su parte, Javier Pérez-Castilla, miembro de la junta directiva del sindicato CSI-F, espera “que la norma pueda ver la luz en un ámbito más amplio y con plena virtualidad jurídica”.

La consejera de Educación también ha querido destacar otros hitos como la extensión del bilingüismo, “que llega a un tercio de todos los colegios públicos de la región y a 64 institutos”, o los resultados logrados en PISA 2009, donde Madrid ocupa la cuarta posición entre los países de la Unión Europea –la novena de la OCDE– en comprensión lectora. En este punto, Figar, que ha subrayado lo “positivo del dato”, ha querido ser cauta. “Tenemos que seguir trabajando  porque queremos que la Educación madrileña siga mejorando, ya que eso es lo que va a dar oportunidad a los alumnos en el presente y en el futuro, y también lo que nos va a ayudar a salir de esta crisis y prevenir futuras”, ha afirmado.

Otros aspectos señalados como positivos por la comunidad educativa han sido la regulación del calendario escolar, “que ha dado como resultado que se haya respetado, por primera vez en nuestra comunidad, el calendario mínimo de 175 días fijados por la LOE”, aseguraba José Luis Pazos, presidente de la FAPA Giner de los Ríos, o la cesión del 35% del currículo a los centros. Escuelas Católicas de Madrid (ECM) la calificaba como la mejor noticia del curso, ya que “puede favorecer una dinámica de innovación y mejora de la calidad en  el conjunto de los centros madrileños”, explicaba su secretario regional, Emilio Díaz.

La cruz de Educación
En un año marcado por la crisis, los ajustes en materia presupuestaria han sido uno de los aspectos más comentados por sindicatos, patronales y asociaciones de padres. El curso 2010 finalizaba con un importante tijeretazo a los sindicatos, que vieron recortado su presupuesto para formación, así como el número de sus liberados, mientras que en los presupuestos generales aprobados para 2011 se percibía un descenso en el importe destinado a Educación, 231 millones menos, aunque el Gobierno aumentaba el peso relativo de esta partida, un 26% respecto del total para la Comunidad deMadrid. Tanto ANPE, como UGT –que publicaba el pasado martes 21 su informe Valoración del curso escolar 2010-11 en Madrid– y CSI-F han coincidido al calificar las medidas de austeridad como “desproporcionadas, injustas e ineficaces”. Según UGT, “a lo largo de este curso, la Consejería de Educación ha suprimido numerosos grupos en centro públicos y ha reducido los presupuestos destinados a gastos de funcionamiento”.

En esta misma línea, impuesta por las medidas de austeridad presupuestaria, la FAPA Giner de los Ríos, apuntaba a la “eliminación de competencias del Consejo Escolar, aprovechando la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos Generales”, como uno de los aspectos más negros del año  2010-11.

Valoraciones

Lucía Figar
Consejera de Educación y Empleo de la Comunidad de Madrid
“Destacaría el programa bilingüe”
“Ha sido un año positivo para la Educación madrileña. Yo destacaría el programa de bilingüismo, que ya se ha extendido a un tercio de todos los colegios públicos de la Comunidad de Madrid y a 64 institutos ; la Ley de Autoridad del Profesor que está funcionando a pleno rendimiento y nos está ayudando a tener un mejor clima de convivencia, trabajo y estudio en las aulas, lo que repercute siempre en la mejora del sistema educativo, y el Bachillerato de Excelencia que vamos a poner en marcha. Otro aspecto importante es el reconocimiento que hemos tenido por parte de las instancias europeas a través del Informe PISA, donde los madrileños quedaron los primeros de toda España en lectura y por delante de países importantes”.

Eusebio González.
Portavoz de Educación PSM-PSOE
“El PP cierra un curso nefasto”
“En Madrid termina el curso escolar de la desigualdad social. Desde septiembre serán los centros quienes elijan a su alumnado y no al revés. Algunos, cada vez más, lo harán segregando en función de si es niño o es niña; otros seleccionarán en función de las posibilidades económicas de los padres; y, además, una parte importante de ellos optará por los más “listos” de la clase. Esa es la escuela, en esencia, que financiaremos entre todos a partir del curso que viene y que el Gobierno del PP ya ha diseñado para nuestra comunidad a costa de eliminar la igualdad de oportunidades. El PP cierra un curso escolar nefasto, pero lo peor es que inaugurará uno que pretende dar la puntilla al sistema público educativo”.

Javier Pérez- Castilla
Junta directiva de CSI-F  Madrid
“La Ley de Autoridad debería extenderse”
“El curso 2010-11 ha sido bastante movido, desde el punto de vista de la educación, en nuestra Comunidad. La medida más negativa, sin duda ninguna, ha sido la suspensión del Acuerdo Sectorial de 2006. Se trata de un texto, prorrogado, y que está totalmente anticuado. Aun así, la Consejería de Educación decidió aplicar la tijera, siguiendo la senda marcada por el Gobierno de la Nación, a los colectivos docentes más débiles: jubilaciones e interinidades, por ejemplo. Entre los aspectos positivos, cabe destacar la aprobación de una descafeinada Ley de Autoridad que, confiemos, pueda ver la luz en un ámbito más amplio y con plena virtualidad jurídica. También, cómo no,  los buenos resultados electorales del sindicato CSI-F”.

Emilio Díaz
Secretario regional FERE-CECA
“La cesión curricular es la mejor apuesta”
“Lo mejor posiblemente haya sido la normativa que permite disponer a los centros del 35% del currículo escolar. Sin duda es una medida que apuesta por la autonomía de los centros, y puede favorecer una dinámica de innovación y mejora de la calidad en el conjunto de centros madrileños. Lo peor ha sido el nulo avance en la concertación del Bachillerato. A pesar de que otras comunidades gobernadas por el PP han extendido la concertación del Bachillerato, Madrid sigue estancada. Hay alumnos que tras 13 años se ven obligados a abandonar su colegio de toda la vida porque su familia no puede costear el precio del Bachillerato. Si queremos libertad, calidad y equidad es ineludible la concertación de este nivel educativo”.

0
Comentarios