El deporte inclusivo: “Un paso hacia la igualdad”

Como uno más es un mediometraje documental dirigido por Judith Colell, vicepresidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, y producido por la Fundación Sanitas.

Estrella MartínezMartes, 12 de junio de 2012
0

Con tres niños con discapacidad como protagonistas, esta propuesta tiene un importante carácter educativo que ayudará a grandes y pequeños a entender qué es el deporte inclusivo. Judith Colell lo presenta con el deseo de que tenga la máxima difusión para dar visibilidad a esta práctica. Como dice la madre de Marco, uno de los protagonistas, “desde que está en el hockey se siente normal, se siente como uno más”.
¿Cómo te involucraste en este proyecto?
Pues me llamaron para hacer un documental sobre algo que yo desconocía: el deporte inclusivo. Sabía que la gente con discapacidad practicaba deporte, incluso a niveles profesionales, pero no sabía nada del inclusivo. Ha sido una oportunidad para descubrirlo. Me ha parecido interesantísimo, sobre todo para los chavales. El hecho de que los que no tienen discapacidad hagan deporte con los que sí tienen les obliga a una serie de cosas como a desplazarse a sitios concretos o a usar determinados equipos adaptados. Así, los que no tienen discapacidad se dan cuenta de que sus compañeros no tienen la facilidades que podemos tener los demás. La idea del deporte inclusivo no es sólo que las personas con discapacidad jueguen con quienes no la tienen, sino también que compitan en igualdad de condiciones. Si la gente se va acostumbrando a que esto sea normal, será buenísimo para todos. Para las personas con discapacidad es un paso adelante hacia la igualdad de derechos y la normalización. Para los que no tienen es muy bueno, sobre todo para los más jóvenes, el hecho de entender que alguien con discapacidad no tiene que ser una persona con quien no pueden jugar, competir, hacer deporte, compartir equipo, etc.
Marco, con discapacidad motórica y distrofia muscular, confiesa en el documental que tampoco sabía lo que es el deporte inclusivo. ¿No crees que no saber qué es forma parte del problema?
Entidades como las fundaciones de Sanitas u ONCE se están dedicando al deporte inclusivo y están poniendo dinero, tiempo y ganas, pero es algo bastante reciente, con lo cual, todavía no se tiene conocimiento, incluso al nivel de las propias personas con discapacidad, así que imagínate lo que puede suponer para los que están fuera del ámbito de la discapacidad. Aún así, es más natural de lo que parece. Por ejemplo, hay un momento en el documetal en el que acompañamos a Blanca –con espina bífida– a un entreno y nos cuenta que es el día de puertas abiertas: van los primos, amigos, hermanos a jugar con ellos. Era muy gracioso porque no estaba planeado como una jornada de deporte inclusivo, pero se practicaba al 100% entre todos los asistentes. Tú los veías y pensabas: están practicándolo con la normalidad más absoluta y eso es lo que tenemos que conseguir.
El documental es un paso en la dirección correcta para conseguirlo, pero ¿qué más crees que se puede hacer?
Es cuestión de tiempo y de Educación. Que en los colegios, por ejemplo, los profesores de Educación Física no tengan ningún reparo en que los chavales con discapacidad participen de la asignatura conjuntamente con los demás. Creo que poco a poco cada vez iremos entendiéndolo mejor y lo veremos más claro.
¿No crees que puede darse el caso de padres y centros escolares a los que les eche para atrás el deporte inclusivo porque piensen que es un gasto de dinero extra?
Sí, es posible, aunque yo lo veo un poco absurdo porque en la práctica no hay ningún incremento de dinero y, en todo caso, aunque supusiera un pequeño incremento esto tendría que ser algo casi impositivo. Se tiene que echar una mano para que estas personas puedan hacer la vida lo más normal posible. Cuando convives con ellos lo ves, son listos, son líderes… Esto tiene que ser prioritario hasta llegar a la inclusión total para las instituciones, las escuelas, etc. De hecho, ellos pueden hacer casi todas las actividades, somos nosotros quienes nos empeñamos en ponerles limitaciones. Es decir, Marco tiene una gran discapacidad y habrá cosas que no podrá hacer, pero ellos mismos lo saben y lo ven, no van a pedir imposibles. Lo que no puede ser, como nos cuenta la madre de Blanca, es que no pueda ir a sitios como el teatro porque no tiene acceso para la silla o que algunos colegios no la aceptaran porque tenían muchas escaleras. Es algo por lo que tenemos que luchar todos, hay que aprender que todos tenemos limitaciones, ellos tienen las suyas y los demás tenemos otras. Esto se tiene que ir inculcando y así, poco a poco, irá cambiando el punto de vista de toda la sociedad.
En el documental se hace hincapié en el hecho de que se puede pedir ayuda a fundaciones, asociaciones, etc.
Es muy importante y más ahora, que hay recortes por todos lados. Que haya fundaciones o asociaciones es un gran paso, aunque yo pienso que todavía se tendría que facilitar más la participación y colaboración de estas entidades, y aquí son las instituciones las que tendrían que responder.

0
Comentarios