Excelente acogida de la I Sesión de 'Coloquios de película' con José Antonio Marina

Centenares de personas abarrotaron el cine Palafox de Madrid, el sábado 27 de abril, con motivo de la I Sesión de 'Coloquios de película', una iniciativa promovida por el semanario MAGISTERIO y la web de información cinematográfica decine21.com, que bajo el paraguas Educacine combina cine y educación.
MagisnetLunes, 29 de abril de 2013
0

En primer lugar, Áureo Ruiz de Villa, director general de Estrenos 21 (editora de decine21.com) y presidente del Grupo Siena (editora de MAGISTERIO) presentó el acto y también introdujo al invitado, el prestigioso filósofo, ensayista y pedagogo José Antonio Marina. A continuación tuvo lugar la proyección de la película francesa Solo es el principio, un documental de Pierre Barougier y Jean-Pierre Pozzi. Describe una experiencia pedagógica que tuvo lugar en el parvulario Jacques Prévert de Le Mée-sur-Seine, en Francia, donde se les impartía a los niños rudimentos de filosofía para enseñarles a pensar, en torno a diferentes temas como el amor, la muerte, etc.

Finalmente, Marina entabló un debate con el público en torno al tema "Enseñar a pensar desde la infancia: ¿Es posible?", moderado por José María Aresté, crítico cinematográfico y director de decine21.com. El autor de libros como "El aprendizaje de la creatividad" o "La educación del talento", tuvo unas palabras de elogio hacia las iniciativas similares a la que se puede ver en la película, llevadas a cabo en la Escuela Maternal Francesa. "Frente a las tesis defendidas erróneamente por Jean Piaget, algunas funciones del cerebro de los niños se pueden acelerar", comentó Marina, que defendió también que "no hay talento antes de la educación" y que "todos los niños nacen genios, lo que viene después es la decadencia".

El filósofo supo animar al público a participar, pues aunque reconoció que habría que establecer un premio al que fuera capaz de hacer la primera pregunta –siempre la más difícil en este tipo de actos–, dejó claro que se trataba de un coloquio, y no de una conferencia.

"La falta de normas da lugar a niños impulsivos"

Por fin, uno de los asistentes le inquirió sobre si los niños necesitan límites y reglas durante el proceso educativo. Marina lo tiene muy claro. "Los necesitan porque aprenden lo que es la libertad obedeciendo. Los límites le dicen al niño que el mundo es seguro", comentó. Aprovechó para criticar las teorías que han tenido una mayor influencia en la confección de los planes educativos de las últimas décadas. "Ha habido un movimiento peligroso que defiende que si les das amor ya es suficiente. Pero eso es estar en la luna", comentó. Opina que la falta de normas da lugar a niños impulsivos que "no tienen método de control de su propio comportamiento". Por tanto "hay que enseñarle al niño a que se dé órdenes, porque los niños impulsivos no son libres".

Otro espectador quiso saber cómo se puede enseñar filosofía a los niños en casa. "Tienen que aprender, pero una vez que asimilen los conceptos, deben expresarlos". Marina comparó la educación de la inteligencia con aprender a conducir. "En un primer momento estás completamente pendiente del manejo del coche y no puedes pensar en nada más. Luego coges soltura. De la misma forma, el niño primero sólo es capaz de buscar en su memoria conceptos que ha escuchado. Una vez que ya los ha asimilado, puede empezar a relacionarlos".

Una profesora aseguró que llevaba a cabo iniciativas similares a las del film, pero que los padres subían la ceja cuando les explicaba que enseñaba Filosofía. "Es cierto, en Francia la asignatura está mejor vista que aquí. Diles que vas a enseñar a pensar", le aconsejó Marina, que también tuvo unas palabras en contra de que actualmente en los colegios todo deba ser necesariamente creativo. "La escuela no debe matar la creatividad, pero la creatividad no es todo", explicó en referencia a que en algunos momentos se debe enseñar a los alumnos a aprender a multiplicar, por mucho que estudiar la tabla del 3, por poner un ejemplo, no se pueda considerar 'creativo'. “El niño tiene que aprender unas cosas tal cual y en otras se debe fomentar su creatividad. Hay que buscar un equilibro”.

Aresté aprovechó la presencia de José Antonio Marina para sacar a colación el tema de la Educación para la Ciudadanía, puesto que el filósofo estuvo al frente del manual de la polémica asignatura para la editorial SM. El filósofo respondió advirtiendo del peligro de los intentos de adoctrinamiento en las escuelas, en lugar de promover el pensamiento crítico. "Todo el mundo intenta convencer, en lugar de enseñar a pensar, lo que lleva a tener que comulgar con ruedas de molino".

0
Comentarios