Ser voluntario te prepara para el mundo laboral

El voluntariado se convierte en un espacio de aprendizaje informal.
Estrella MartínezMiércoles, 18 de febrero de 2015
0

La Confederación de Centros Juveniles Don Bosco de España ha presentado el proyecto Reconoce, que “pone el acento” en las condiciones laborales de los jóvenes, “como hizo el santo de Turín”, recuerdan desde la confederación. Dadas las circunstancias actuales de desempleo juvenil en España, la confederación ha presentado el estudio La situación del voluntariado juvenil ante el empleo: competencias y empleabilidad, como parte de este proyecto Reconoce. La confederación quiere resaltar el trabajo que realizan sus jóvenes voluntarios y este estudio demuestra que “hacer voluntariado mejora considerablemente las posibilidades de encontrar un trabajo”.

El estudio parte de la siguiente afirmación: “Muchas personas, en su acción como voluntarias, han aprendido, desarrollado o consolidado multitud de habilidades de gran valor para la sociedad, instituciones de cooperación, ONG y empresas”. Esto es precisamente lo que demuestra este estudio, esta adquisición de habilidades. “La capacidad de sacrificio, la iniciativa, la responsabilidad, el liderazgo, el trabajo en equipo o la capacidad de comunicarse con éxito” son algunas de estas habilidades que “encontramos con frecuencia en las personas que optan por el voluntariado”. Lo interesante es que los jóvenes voluntarios adquieren estas competencias en su tarea como voluntarios antes de tener experiencia profesional.

El estudio se ha realizado gracias a la participación de 830 voluntarios del total de 15.846 que tienen las tres entidades que han participado: Confederación de Centros Juveniles Don Bosco, Federación Didania y ASDE Scouts de España. A esto se une la participación de 253 responsables de voluntariado de estas tres entidades, del total de 481 que tienen. Todos ellos son quienes han respondido a un cuestionario, aunque el número total de voluntarios de estas tres asociaciones (15.846) ha servido también para desentrañar una serie de características como que la edad media de los voluntarios es de 25.8 años, aunque la franja de edad más numerosa (39,9%) está entre los 20 y los 24 años, o que las mujeres suponen un 10% más que los hombres.

Empleabilidad
“El desarrollo de cualquier actividad de forma continuada y sistemática supone la adquisición y el desarrollo de un conjunto de actitudes, destrezas y competencias personales y sociales que se añaden de forma informal y espontánea, a través de la experiencia, a la persona que las realiza. En este sentido, la acción voluntaria en el entorno estructurado de una organización de voluntariado convierte a esta en un espacio de aprendizaje informal en el que las personas voluntarias necesitan aplicar una serie de competencias”, afirma el estudio.

Los resultados obtenidos tras preguntar a la muestra elegida reflejan que hay cuatro competencias personales, que desarrollan los voluntarios, que la inmensa mayoría de los encuestados han catalogado como muy importantes. Estas son el trabajo en equipo (95,3%), optimismo y entusiasmo (94,9%), comunicación interpersonal –empatía, comunicación efectiva– (92,2%) y el análisis y resolución de problemas (90,4%).

En un rango menor de importancia, pero con un gran respaldo, están la capacidad de aprendizaje (89,9%), organización y planificación (89,5%), iniciativa y autonomía (89,1%), tacto y prudencia (87,6%), y flexibilidad –adaptación al cambio– (81,2%).

Entre las personas participantes las hay trabajadoras y sin empleo –algunos son estudiantes–, aún así, la confederación Don Bosco está convencida y defiende que las competencias que se desarrollan con el voluntariado son fundamentales para la vida laboral.

0
Comentarios