La Educación tiene que ser el centro de las políticas, según Entreculturas

La ONGD Entreculturas ha presentado el informe La Educación en el centro, clave del desarrollo en la agenda post 2015, que recuerda que 124 millones de niños, niñas y adolescentes están sin escolarizar en el mundo: 59 millones en Primaria y 65 en Secundaria.
Martes, 24 de noviembre de 2015
0

Unesco denuncia que estas cifras van en aumento. Entre 2011 y 2013 –último año del que se tienen cifras– el número total ha aumentado en “dos millones”, añade Valeria Méndez de Vigo, responsable de Estudios e Incidencias de Entreculturas, y uno de los motivos ha sido el recorte en la Ayuda Oficial al Desarrollo –España incluida–.
“En Educación hay que invertir”, recuerda Méndez de Vigo, “tiene que estar en el centro de las políticas”. El informe parte de la triple naturaleza de la Educación: como derecho humano, como bien público o bien común global, y como vector de desarrollo. Siguiendo la línea marcada por los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el informe habla de una Educación universal, inclusiva, equitativa, de calidad, transformadora y a lo largo de toda la vida.

Hay que recordar que Unesco estima que para cubrir el déficit anual de financiación de la Educación durante 12 años se precisan 39 mil millones de dólares, el equivalente a ocho días de gasto militar. El informe defiende que la financiación educativa requiere de responsabilidades de actores internacionales e internacionales. Políticas como las del Banco Mundial o el Fondo Monetario Internacional deben permitir que el derecho a la Educación sea posible. “Estos organismos influyen directamente en las políticas públicas de los países imponiendo determinadas condiciones macroeconómicas que limitan el gasto público”, recuerda Valeria. Tienen también la capacidad de conceder o no crétidos a los países. Que a un estado se le limite desde fuera el gasto público tiene “mucha influencia, por ejemplo, en la contratación de maestros, en su formación, en su salario, y esto hace que la calida de la Educación baje”.

Ante la falta de compromiso educativo de muchos estados surge la Educación privada, que, según el informe, ha crecido exponencialmente en muchas partes del mundo, “sobre todo en América Latina y Asia”, apunta Valeria. “No-sotros no nos oponemos a que haya entidades que presten servicios educativos, nosotros lo hacemos también, pero con una gestión social del asunto, no con ánimo de hacer negocio, hablamos de mercantilizar la Educación, de querer obtener un beneficio aunque teóricamente la escuela vaya dirigida a los pobres”, denuncia. “Son escuelas de bajo coste que están surgiendo como setas en suburbios de grandes ciudades y zonas rurales”, explica. “A veces no tiene regulación suficiente, a veces tienen unas condiciones bastante regulares –no en todos los casos–”, y el mayor problema es que hay estados que ante esta proliferación de esuelas privadas, “cejan de sus funciones y no se preocupan por garantizar el derecho a una Educación de calidad para todas las personas”, concluye.

El informe recoge recomendaciones para España:

Ámbito nacional

–Trabajar por una reforma integral que vaya más allá de los ciclos políticos y que proponga sentar un sistema educativo apto par afrontar los desafíos futuros y construido con la participación y el mayor consenso posibles entre los implicados –docentes, familias, representantes políticos, etc.–.

–Incrementar los recursos presupuestarios destinados a la Educación entendiéndolo como la mejor de las inversiones que un país puede realizar para construir el futuro.

–Poner en marcha políticas y acciones para disminuir el abandono y el fracaso escolar, así como avanzar en políticas equitativas que compensen las desigualdades de partida y ayuden a convertir el sistema educativo en un mecanismo de corrección de asimetrías sociales y económicas.

Ámbito internacional

–Avanzar en una secuencia creíble y sólida de crecimiento de la ayuda internacional.

–Es urgente que la Educación recobre la relevancia que tuvo en la cooperación al desarrollo española.

–La Administración española, en colaboración con la sociedad civil, debería intensificar la sensibilización y Educación a la ciudadanía española, articulando un discurso basado en las ideas de justicia e igualdad.

0
Comentarios