El mito conocimientos vs. competencias

José Mª de Moya
Director de Magisterio
10 de enero de 2017
0

Si en el último número de 2016 publicamos un amplio análisis de PISA 2015, en este primer número de 2017 hacemos otro tanto con TIMSS 2015. Que la presentación de los resultados PISA y TIMSS 2015 haya coincidido en el tiempo nos ha servido en bandeja el apasionante debate conocimientos vs. competencias. Expliquemos por qué.

TIMSS limita las preguntas a los alumnos, sobre todo, a los contenidos más convencionales, con un elevado porcentaje de preguntas de recuerdo de información factual y conceptual presentadas con un formato de opción múltiple. Por el contrario PISA presenta un enfoque diferente basado en el concepto de alfabetización para la vida adulta, pretendiendo la evaluación de otros aprendizajes que van mucho más allá de los conocimientos factuales y conceptuales. En definitiva, TIMSS es una prueba que evalúa fundamentalmente conocimientos, mientras que PISA es una evaluación eminentemente competencial. Estamos por tanto ante la oportunidad única de observar las diferencias de resultados por países en función del tipo de evaluación. ¿Y qué nos encontramos? Nada.

Los resultados por países entre PISA y TIMSS para las pruebas de matemáticas y ciencias son llamativamente paralelos. Los países orientales siguen ocupando los primeros puestos ya sea midiendo su nivel de conocimientos, ya sea evaluándoles por competencias. Los países más rezagados de PISA, en términos generales, también ocupan las posiciones de cola en TIMSS. Y en España también nos da igual que nos examinen a las antigua usanza o que nos evalúen por competencias. En ambas pruebas ocupamos el centro de la tabla, ligeramente por debajo de la media de la OCDE. También ambas pruebas reflejan una importante mejoría de los resultados de nuestro país con respecto a 2011 en el caso de TIMSS y de 2012 en el caso PISA.

Ante tanto furor competencial y menosprecio de los conocimientos, numerosos expertos han anticipando lo que ahora estos datos nos revelan. Conocimientos y competencias son las dos caras de una misma moneda. Solo una sólida formación basada en conocimientos hará de nuestros jóvenes profesionales competentes.

0
Comentarios