Factores que influyen en la reducción del abandono educativo temprano

Ismael Sanz
Profesor de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC)
14 de febrero de 2017
0

Tabla 2.

En la actualidad existe un consenso internacional sobre el nivel educativo mínimo necesario para afrontar con garantías la inserción en el mercado laboral, que corresponde al título de Bachillerato o Formación Profesional de Grado Medio. Así, uno de los indicadores más relevantes para la Unión Europea y la OCDE es la tasa de abandono educativo temprano, que corresponde al porcentaje de jóvenes de 18 a 24 años que ha abandonado su formación sin haber alcanzado dicho nivel. En el marco europeo de la Estrategia Educación y Formación 2020 para España se ha fijado un objetivo del 15%.

El indicador se obtiene a partir de la Encuesta de Población Activa, y los últimos datos disponibles, que corresponden al año 2016, siguen mostrando una tendencia descendente, tanto a nivel nacional, como por Comunidades Autónomas. De hecho, en la Comunidad de Madrid se ha reducido en 1 punto, desde el 15,6% del año 2015 hasta el 14,6% del año 2016, la misma bajada que en todo el territorio nacional. Esto sitúa a Madrid a 4,4 puntos por debajo del total nacional. La Comunidad de Madrid, junto con el País Vasco, Cantabria y la Comunidad Foral de Navarra, han alcanzado en 2016 el objetivo de reducir la tasa de abandono al 15%, estando incluso por debajo de este valor, tal y como se observa en la tabla 1 (arriba).

Además, la disminución de la tasa de abandono en la Comunidad de Madrid es estructural y de largo plazo. Por un lado, dentro del colectivo que forma el abandono educativo temprano, se puede diferenciar entre aquellos que han obtenido el título de la ESO y los que no. En la tabla anterior se muestra el porcentaje que supone cada uno de los grupos. En la Comunidad de Madrid la mayor parte ha obtenido el título de la ESO, y del punto de disminución de la tasa de abandono, la mayor parte procede de la reducción del porcentaje de jóvenes madrileños que no tiene la ESO, que se sitúa significativamente por debajo de la media nacional (6,2% frente al 8,3%).

Asimismo, hay dos motivos por los que un joven de 18 a 24 años no se encuentra en abandono educativo: o bien ha obtenido el título, o bien no lo ha obtenido pero está formándose en la actualidad. De manera análoga a la tabla anterior, la siguiente muestra el porcentaje que supone cada uno de los dos grupos, donde se observa en Madrid un aumento de 1,7 puntos en el porcentaje de jóvenes que ha titulado, situándose en el 70,1%, por lo que la reducción del abandono responde a una mejora real y permanente en el nivel educativo de los jóvenes madrileños (Tabla 2 abajo).

Sin duda la situación del mercado de trabajo está contribuyendo a que los jóvenes decidan mantenerse en el sistema educativo o retornar a él, pero si esta fuera la causa principal de la disminución del abandono no se explicaría entonces que el abandono en Madrid esté cayendo con más intensidad, pues la tasa de paro es inferior a la media de España (15,7% frente al 19,6%) y la tendencia en ambos casos es a la baja.

Sí parece razonable pensar que los jóvenes madrileños son cada vez más conscientes de que la formación es importante para tener unas mejores perspectivas laborales y de satisfacción personal. El porcentaje de alumnos de 4º de la ESO que no ha repetido nunca un curso se ha incrementado en 4,1 puntos, desde el 62,3% del curso 2010-11 al 66,4% del curso 2015-16.

Esa mejora en la sensibilización de la relevancia de la educación de los jóvenes se ha reforzado por las actuaciones de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte de la Comunidad de Madrid que ha incrementado de forma notable la oferta de Formación Profesional de Grado Medio. El número de alumnos matriculados se ha incrementado en un 17,9% en los últimos 5 años, pasando de 28.981 alumnos en el curso 2010-2011 a 34.169 alumnos en el curso 2015- 2016. Durante esta etapa, el número de alumnos matriculados en Bachillerato también se ha visto incrementado, si bien en menor intensidad (6,4%).

Ese aumento en la matriculación en Formación Profesional de Grado Medio y Bachillerato ha venido acompañado de un incremento aún más significativo en la tasa de graduación en estos estudios. Es decir, que cada vez son más los alumnos de este nivel que finalizan sus estudios con éxito. La Comunidad de Madrid ha experimentado una impresionante progresión al pasar de una tasa bruta de graduación en FP de Grado Medio más Bachillerato del 73,1% en el curso 2010-11 al 80,7% en el 2014-15.

Los estudiantes de Formación Profesional de Grado Medio tienen una mayor motivación para finalizar sus estudios por la mejora en la adecuación de las familias profesionales ofertadas y la demanda de la sociedad. Además, la consolidación de los proyectos de FCT Ampliada y FP dual, en donde la Comunidad de Madrid es pionera en todo el país, ha permitido que los estudiantes sean muy conscientes desde el inicio de sus estudios de la utilidad y actualidad de las competencias que están adquiriendo. La consecuencia ha sido un incremento del éxito educativo en las aulas de FP de nuestra Comunidad.

0
Comentarios