La lectura, necesaria pero cada vez más en desuso

Los días 14 y 15 de noviembre se celebró la jornada ‘Leer en familia’, donde se hizo hincapié en la importancia de la lectura.
Alberto López TavaresJueves, 29 de noviembre de 2018
0

El joven Gregorio se plantó ante una gran estantería repleta de libros, colocados perfectamente, a la espera de ser adquiridos. Su alegría aumentó cuando barría con su mirada cada lomo, leía cada título e imaginaba cada historia. Miró a su alrededor, nadie. Ningún niño al que consultar si había leído alguno, con el que compartir su afición. Sus padres le dejaron allí, mientras recorrían el centro comercial en busca de sus demandas. No demorarían en su llegada, eso sí. Pero había tantos libros… ¿Por cuál se decantaría? Al cabo, sus padres le vieron en el mismo lugar, pero la estampa no era la misma. Su hijo, antes de separarse hacía media hora, no sostenía los siete u ocho libros que de lejos se intuían. “Soy feliz leyendo”, dijo cuando se aproximaron. “Más que nadie en el mundo. Me enfrasco en  mundos increíbles”. Y su pequeño rostro dibujó la felicidad extrema.

El mundo, el actual, dispone en su haber de millones de mejoras si se establece una comparación a tiempos pretéritos. En la medicina, por ejemplo, nada tienen que ver sus aplicaciones a las quiméricas sangrías de antaño. Asimismo, el planeta se anega de tecnología, reportando nuevas herramientas, perfiles o áreas que mejoran visiblemente y optimizan el gran escenario en donde todas las personas cohabitan las unas con las otras. Si el objetivo de la humanidad es mejorar, cómo permite que la lectura no sea algo indispensable en la vida de todos, sin excepción. Pocos son los niños que disfrutan como Gregorio.

También son pocos los padres que llaman a sus hijos de la misma forma que un personaje literario como, en este caso, el protagonista de La Metamorfosis, de Kafka. No es necesario llegar a esos extremos, pero sí se debe realizar mayor hincapié en imbuir a los niños a la lectura y aprovechar la coyuntura de las primeras etapas de su vida. La lectura es básica para desarrollar diferentes herramientas y ser más competentes, no solo en el momento de escribir con corrección o utilizar un léxico más amplio a la hora de comunicarse, también para madurar, comprender, conocer, viajar y, por supuesto, disfrutar.

Leer en familia

Los días 14 y 15 de noviembre se celebró en Madrid la jornada Leer en Familia creada por Olvido García Valdés, directora general del Libro y Fomento de la lectura. En esta jornada, Antonio Basanta Reyes, doctor de Literatura Hispánica por la Universidad Complutense, abordó un tema clave: ¿Qué es leer? En esta conferencia desgranó el término  “Cultura lectora” haciendo alusión a los diferentes elementos positivos que conlleva la lectura, definiendo esta como “un acto de rebeldía”. La escritura versa de letras, que juntas, las unas con las otras, conforman palabras que, amalgamándolas crean un texto con un sentido, con un mensaje, con un objetivo. “El lenguaje es un instrumento de importancia capital, dice lo que quiere y calla lo que debe”, expone Antonio Basanta. Cuando ese lenguaje se consigna en papel y se absorbe a través de la lectura despierta tu “imaginación, emoción e intuición” permitiendo que el cerebro se active y acostumbre a “interpretar, entender, comprender o asimilar”.

"

El lenguaje es un instrumento de importancia capital, dice lo que quiere y calla lo que debe

"

La actividad cerebral, cuando se somete y, por tanto, sumerge en las páginas generando diferentes mundos, personajes, situaciones o se impregna de vastos conocimientos, aumenta de forma considerable. “Cuando llegué a aquella exposición científica que me permitía observar cuántas áreas del cerebro, de las que conforman la inteligencia, 59 en total, se iluminaron, me quedé atónito. Es lógico, cuando lees no puedes realizar otra actividad”, comenta Antonio Basanta. Si bien la música requiere la atención de 49 de las 59 áreas, los programas que pueblan, cada vez en mayor grado, las parrillas televisivas, tales como realities y los diferentes debates que se generan a su alrededor, iluminan tan solo cinco de estas áreas. Las demás  áreas se aíslan, es decir, este tipo de televisión no es nociva, pero no se obtiene beneficio alguno, pues el cerebro se encuentra al ralentí.

Atraer a los niños hacia los libros

Por todo esto, se debe hacer hincapié (tanto padres como profesores.; hermanas, tíos…), es decir, cualquiera puede ayudar a que su nieto, o vecino, adquiera ese afán por la lectura desde pequeños. Ir moldeando a base de cuentos al principio, y libros adaptados a su edad después , para que en un futuro sean buenos lectores.

“Nosotros, como editores, tenemos la obligación de hacer de los libros un objeto atractivo para los niños, jugando, por ejemplo, con la interactividad o la textura del propio papel”, analiza Reina Duarte, directora de publicaciones de la Editorial Edebé.  Asimismo, da algunos consejos, ya no para atraer la atención en los críos, sino para que los padres sepan cómo actuar ante algunas situaciones. Aquí Reina Duarte es clara: “Se debe tener en cuenta qué gustos tienen, debemos escucharles”.

John Steinbeck "

Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca, puede medirse la cultura de un pueblo

"

Leer debe ser una asignatura obligatoria y, para ello, se  debe luchar e inmiscuirse en la causa. No se debe declinar esta actividad y dejarla olvidada en un rincón creándose sobre esta una capa de polvo densa, porque como dijo John Steinbeck: “Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca, puede medirse la cultura de un pueblo”.

0
Comentarios