Una orientación temprana crea mejores profesionales

El abandono escolar puede presentarse por desconocer en qué áreas destaca cada alumno, por tanto, una buena orientación en el momento preciso puede minimizar problemas futuros.
Alberto López TavaresMiércoles, 13 de febrero de 2019
0

Carla Sampedro se encontraba en plena Educación Secundaria Obligatoria, concretamente en el tercer curso. Desde hacía algún tiempo, demasiado para sus progenitores, su hija se encontraba reclusa por el tedio, la desmotivación y la dejadez. Ante esta coyuntura, la preocupación les anegó por completo diluyéndose la claridad necesaria para proceder correctamente ante una situación así. 

Las incesantes preguntas comenzaron; acentuándose aún más cuando sus calificaciones estuvieron en su haber, lo que certificó que algo sucedía. El tutor de Carla Sampedro fue claro: “Suspende Matemáticas, Lengua, Inglés o Historia. Es probable que, de seguir así, su hija Carla tenga problemas en un futuro no demasiado lejano”. Los padres, pensativos, dibujaron preguntas en el aire: ¿Es posible que suspender estas asignaturas imposibiliten a mi hija una opción de formación en el futuro? Ha obtenido buena nota en dibujo, podría ser una buena ilustradora, ¿no? ¿Por qué el sistema educativo obliga a estudiar lo mismo a todos si no son iguales entre sí?

“Todos sirven para algo… ¡Depende de sus aptitudes!”.

 

Ha obtenido buena nota en dibujo, podría ser una buena ilustradora, ¿no es cierto?

Se declina la creatividad

Muchos son los casos que se encuentran hoy día similares al de Carla y sus padres, si bien los docentes suelen servir de guía gracias a su orientación. Situaciones complejas difíciles de abordar, ya que estas afirmaciones, solo en algunos casos, suelen calar de forma negativa en las familias, inoculando el pesimismo tanto en padres como alumnos –si estos desgraciadamente logran enterarse–.

Las malas calificaciones pueden generar situaciones tensas en casa de forma sistemática. Una bola de nieve de dimensiones colosales se crea en la espalda del alumno formando un solo ser, con todo aquello que padece tanto en clase como en el exterior de sus límites, ejerciendo tanta fuerza que desemboca en la pérdida absoluta del más mínimo interés necesario para encarar sus estudios de forma satisfactoria.

 

Las malas calificaciones pueden generar situaciones tensas en casa de forma sistemática.

Por otro lado, el sistema educativo y, por tanto, los colegios, explotan la memorística del alumnado con temarios áridos y extensos, amén de trabajar la capacidad de análisis. Es decir, orientan su tesón en algo concreto.

Esto es necesario, por supuesto, pero no todos los jóvenes destacan en estas lides ni el mundo requiere únicamente estas herramientas.

En la actualidad España, por todos es sabido, parece declinar focalizar sus esfuerzos en la creatividad, es decir, parece estar reticente a la hora de propulsar áreas como la imaginación, la destreza, el trabajo en equipo o la comunicación dentro de las aulas; áreas en donde muchos alumnos sobresalen y que, además, el mundo actual demanda con mayor insistencia para su futuro, no tan lejano.

Análisis del potencial

En este caldo de cultivo descrito anteriormente ¿cuán importante es que los alumnos conozcan sus aptitudes para poder encaminarse hacia una meta concreta, en donde su motivación, realización y efectividad florezca; minimizando el riesgo de abandono escolar y sean mejores profesionales en el futuro?

El Grupo IFC (International Formation Center) y Talentbrücke han creado una metodología que, a raíz de una serie pruebas, tanto individuales como grupales con los alumnos, miden características psicológicas, habilidades artísticas o su propia elección vocacional. Los resultados que se despeñan de estas pruebas son recogidos y analizados y, posteriormente, son consignados en un informe que poco tiempo después leerán los progenitores.

El Grupo IFC y Talentbrücke han creado una metodología que mide características psicológicas, habilidades artísticas o su propia elección vocacional.

Dichos resultados proyectarán cuáles son las aptitudes y habilidades de sus hijos. El objetivo es paliar el abandono escolar en la compleja etapa de la adolescencia y su transición a la adultez. Mostrándoles a los propios niños en qué destacan pueden llegar a sentir mayor motivación, y orientarles de una forma específica facilita que desarrollen unos estudios ad hoc a sus intereses. Esta herramienta puede prevenir situaciones como “voy a seguir estudiando, pero por hacer algo” o “mis padres me obligan a estudiar el Bachillerato, aunque yo no lo deseo”. Algunos de estos casos, no todos, pueden desembocar en el abandono temprano, puesto que no se adaptan a sus preferencias.

"

Mis padres me obligan a estudiar el Bachillerato, aunque yo no lo deseo

"
La FP también es importante

Una iniciativa endeble por parte del alumno supeditado al deseo de los progenitores, o dejarse llevar porque es lo que “hace la mayoría” no es positivo en muchas ocasiones, ni para el alumnado ni para el futuro del país.

La Educación, en España, parece guiar a los jóvenes hasta la universidad, dejando quizás en un segundo plano los demás estudios, más concretamente, la Formación Profesional. Son necesarios los universitarios, no hay duda de ello, pero una buena orientación hacia el mundo profesional también es necesaria. En los últimos tiempos parece que en este sector ha germinado una mayor versatilidad, y ofrece opciones casi infinitas. La Formación Profesional puede ser la opción que muchos de los alumnos desconocen por no conocerse a ellos mismos.

En los últimos tiempos la Formación Profesional ha germinado una mayor versatilidad, y ofrece opciones casi infinitas. Por tanto, puede ser la opción que muchos de los alumnos desconocen por no conocerse a ellos mismos.

La orientación, clave

No es una sorpresa afirmar que se debe realizar una orientación optimizada para los alumnos. Y que existen muchas y diferentes opciones para este propósito; cada una igual de importante que la anterior, puesto que se persigue el mismo objetivo: ayudar a los jóvenes a encontrar unos estudios que le exijan lo mejor de sí y, con ello, formar individuos autónomos y competentes.

Barcelona, más específicamente el recinto de Montjuïc, se engalanará para acoger su trigésima edición de la feria Salón de l’Ensenyament en la que se propulsa, precisamente, la vocación orientadora.

En ella convergerán pedagogos, psicopedagogos y psicólogos. Además, se abrirá una web de consulta durante todo el mes de marzo.

Este evento se celebrará los días 20 y 24 de marzo; los días que se encuentran entre ambos, inclusive. En ella convergerán pedagogos, psicopedagogos y psicólogos. Además, se abrirá una web de consulta durante todo el mes de marzo.

Recogerá también diferentes talleres. Estos serán los encargados de guiar, tanto a padres como alumnos, y a través de los diferentes expositores colocados para ese fin, en las temáticas académicas según los intereses de cada uno.

Se dispondrán diseminadas por todo el recinto múltiples mesas redondas rodeadas por profesionales que desmenuzarán a todos los interesados que allí se agolpen cómo son sus jornadas laborales o cuáles han sido los pasos que han realizado para llegar al cargo que ostentan. Además, se planteará una escape room en el que todos aquellos que se aventuren trabajarán diferentes áreas personales para solventar y alcanzar, por tanto, las metas que se les plantea, para así propulsar su capacidad de decisión, aspecto de importancia capital en tiempos venideros.

0
Comentarios
  1. Resumen de prensa 21 febrero 2019 | Escuelas Católicas Castilla y León
    21 de febrero de 2019 07:33

    […] Una orientación temprana crea mejores profesionalesCarla Sampedro se encontraba en plena Educación Secundaria Obligatoria, concretamente en el tercer curso. Desde hacía algún tiempo, demasiado para sus progenitores, su hija se encontraba reclusa por el tedio, la desmotivación y la dejadez. Ante esta coyuntura, la preocupación les anegó por completo diluyéndose la claridad necesaria para proceder correctamente ante una situación así. […]