“Es importante que los alumnos con TDAH aprendan a aceptarse”

Las relaciones sociales complicadas o inexistentes con otros compañeros son una de las grandes carencias que viven los niños con TDAH hasta que logran superarlas con la ayuda de profesionales.
Manuel CarmonaMartes, 26 de marzo de 2019
0

La psicóloga Salomé Taboada y la secretaria de la Junta Directiva de Anshda, May Cavero.

Salomé Taboada y May Cavero conocen al detalle la realidad cotidiana de los jóvenes con TDAH y también las necesidades que se les plantean a las familias, sobre todo al inicio cuando se diagnostica al niño como TDAH. El camino a partir de entonces es largo y arduo, pero de la mano de estas dos magníficas profesionales y del resto de miembros y voluntarios de la Asociación Nacional de Niños con Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención (Anshda), unos y otras van encauzando sus vidas, sus procesos formativos y sus relaciones sociales.

Una de las grandes barreras a los que se enfrentan los niños con TDAH es que sean aceptados por otros compañeros, y que no haya un rechazo mutuo, ni que tampoco se reproduzcan situaciones de tensión o de enfados entre unos y otros.

Para estas personas el adagio “el que tiene un amigo, tiene un tesoro”, cobra aún más importancia.

¿Qué os comentan los niños y jóvenes tras pasar por vuestra asociación, cómo mejoran en su aprendizaje y en sus relaciones sociales? Así nos describe May Cavero la evolución que están teniendo los niños y jóvenes que reciben terapia y ayuda en la asociación: “Principalmente sienten que no están solos, se sienten comprendidos y apoyados, y lo que es más importante aprenden a comprenderse y aceptarse a ellos mismos con sus características personales”.

Las relaciones sociales complicadas o inexistentes con otros compañeros de su generación son una de las grandes carencias que viven estos seres humanos hasta que logran superarlas con la ayuda de profesionales comprometidos, y con el apoyo y el cariño diario de sus familiares. Es normal que tengan problemas para hacer amistades. Por lo que para estas personas el adagio “el que tiene un amigo, tiene un tesoro”, cobra aún más importancia.

"

Los padres y madres, al principio, solemos estar muy perdidos y sin comprender la situación

"

¿Cómo viven padres y madres los problemas de inclusión social y educativa de sus descendientes? Así lo está viviendo May Cavero, madre de un menor con TDAH: “Los padres y madres, al principio, solemos estar muy perdidos y sin comprender la situación. Luego pasamos por diferentes fases hasta la aceptación de la situación y el afrontamiento de las dificultades.

Los padres solemos tener mucha angustia y necesitamos comprensión y apoyo. Por un lado, solemos estar luchando porque nuestros hijos tengan un buen progreso educativo. Para ello mantenemos un contacto permanente con el centro y con los profesores. Estos en ocasiones se implican y colaboran adecuadamente, y otras veces, por desgracia, no lo hacen, y provocan que tengamos que estar luchando a diario porque se les atienda.

Y, por otro, a nivel social, nos preocupa el rechazo que puedan sufrir entre los iguales y el cómo pueda ser su vida en un futuro. A nivel emocional, que sufran y tengan una afectación en su estado de ánimo y autoestima”.

Más obstáculos

Está claro que si a nivel emocional cualquier persona requiere estar equilibrada, que su autoestima no sufra cimas y simas como si se tratara de una montaña rusa, los menores con TDAH tienen más obstáculos para alcanzar ese equilibrio.

Este 2019 se cumplen 20 años de vida desde que nació este sueño de madres y padres con retoños con TDAH. Por ello, vamos a cerrar este reportaje dándole la palabra a Cavero para que nos detalle el programa de actos que están realizando a lo largo de este año para mejorar la vida de estos chicos TDAH y de sus familias: “Estamos dando asesoramiento personalizado. Hacemos evaluaciones psicopedagógicas mediante consultas de Psicología y Psicopedagogía individuales; grafoterapia, que consiste en la reeducación gráfica; un taller de técnicas de estudio y organización para adolescentes TDAH; charlas informativas en los colegios…”.

"

Estamos trabajando en concienciar a la sociedad, que es el más común en la infancia y por el que no recibimos ayuda de ningún tipo

"

Además, también organizan charlas y talleres de orientación para padres y madres con hijos TDAH y para profesionales; grupos de habilidades sociales para niños de 7 a 12 años; grupos de expresión y creatividad para adolescentes, así como jornadas de convivencia y encuentros familiares, talleres vivenciales y grupos de pautas, entre otras actividades.

“Estamos trabajando en concienciar a la sociedad y a la Administración sobre este trastorno, que es el más común en la infancia y por el que no recibimos ayuda de ningún tipo. Necesitamos ayudas económicas para apoyar a las familias que no tienen recursos, y de logística como un local para seguir realizando nuestra labor”, manifiesta May Cavero.

0
Comentarios
  1. cristina coll
    29 de marzo de 2019 12:53

    Hola,
    Encuentro vuestros artículos muy interesantes. La verdad es que yo tengo un niño de 15 años con TDAH i Dislexia así que os podeis imaginar el desgaste i el esfuerzo es doble. Muy pocos maestros entienden el problema del TDAH. Siempre son los mismos comentarios, se distrae mucho en clase y además no es constante en las tareas……………
    Por mas que espliques a los professores no entienden que es lo que les pasa y además los niños no se sienten muy apoyados por sus maestros.
    gracias

    1. Manuel Carmona
      17 de junio de 2020 17:10

      Cristina, gracias por tu lectura y comentario. Disculpa la tardanza en contestarte meses después pero me han llegado hoy las notificaciones de muchos comentarios a mis escritos. Me alegro de que este reportaje te haya gustado.

  2. Maria Jose Lopez Sarrión
    1 de abril de 2019 07:53

    Es importante que se forme al profesorado para que entiendan lo que les pasa a los alumnos con TDAH. Tengo una hija de 9 años con este trastorno y llevo cuatro años luchando para que comprendan y la ayuden. Ella tiene mucha voluntad, pero sin apoyo no puede progresar. Esa realidad no hay forma de que la acepten y entiendan en su colegio. El desgaste es enorme. Siempre salen con que no trabaja lo suficiente, con que ya madurará…
    Leer estos artículos me reconforta. Al menos veo algo de comprensión. Gracias, de corazón.

    1. Manuel Carmona
      17 de junio de 2020 17:10

      María José, gracias por tu lectura y comentario. Disculpa la tardanza en contestarte meses después pero me han llegado hoy las notificaciones de muchos comentarios a mis escritos. Me alegro de que este reportaje te haya gustado y te reconforte. A vuestra disposición.