“Emoción y creatividad” para nuestro colegio de ensueño

Los colegios “Zola” organizan la tercera edición de Eduemoción, unas jornadas centradas en la implantación de la inteligencia emocional en las aulas y dirigidas a la comunidad educativa.
Beatriz Gámez JareñoMartes, 2 de abril de 2019
0

Álvaro Bilbao durante su ponencia “Neuroaprendizaje: Construyendo mejores cerebros”. BEATRIZ GÁMEZ JAREÑO

Para la psicóloga canadiense Lisa Feldman “una emoción es una creación por parte del cerebro del significado que tienen nuestras sensaciones corporales en relación con lo que ocurre en el mundo”. Esta definición evoca multitud de preguntas: ¿Qué importancia tienen las emociones en nuestro cerebro? ¿Qué aspectos son esenciales para desarrollarnos plenamente? ¿Cómo se van a desenvolver los futuros alumnos en el día de mañana?

En este sentido, el profesorado cada vez es más consciente de la importancia de formar a su futuro alumnado en inteligencia emocional para que puedan adaptarse mejor al siglo XXI; es decir, estamos viviendo un momento en el que están surgiendo ideas e iniciativas para poder conseguir la implantación de un programa de inteligencia emocional en los centros educativos.

De esta forma, los colegios “Zola” organizaron, por tercer año consecutivo, Eduemoción. Se trata de unas jornadas centradas en la implantación de la inteligencia emocional en las aulas y dirigidas a toda la comunidad educativa con el objetivo de compartir experiencias en torno a la introducción del pensamiento emocional en centros escolares.

Así pues, a todas las personas interesadas en la tercera edición de Eduemoción se les realizó una encuesta previa en la que se les preguntaba cómo definirían el colegio de sus sueños en una palabra. El 48% de los encuestados (entre un total de 402 respuestas) definieron su colegio ideal con alguna palabra relacionada con las emociones o con los valores (emocional, afectuoso, respetuoso, etc.). El segundo bloque de respuestas (11%) tuvo que ver con un colegio creativo, inspirador, motivador, sorprendente, etc. Por último, el tercer lugar (3%) fue para los centros educativos innovadores.

Construir mejores cerebros

El doctor en psicología de la salud y experto en neurociencia, Álvaro Bilbao, durante su ponencia Construyendo mejores cerebros explicó cómo afectan las emociones al cerebro del menor. Por ejemplo: “Si los niños entienden el valor de esperar y saben esperar, leerán mejor los textos y harán los ejercicios con menos errores” o si un niño es responsable de alguna tarea, estará motivado y activará su memoria porque “cuando no hay un reconocimiento externo desaparece la motivación y el menor deja de esforzarse, ya que no hay ninguna recompensa a cambio”.

Asimismo, Bilbao dio algunas claves para desarrollar y desplegar el máximo potencial de los menores e insistió en la importancia del vínculo entre padres e hijos en relación al aprendizaje . “Si queremos que los menores se desarrollen plenamente hay que ofrecerles un entorno seguro y afectuoso para que puedan soñar e imaginar”.

Finalmente, el psicólogo recalcó la importancia de crear estrategias a nivel cerebral y de enseñar a los niños el valor de las emociones para que puedan entender aquello que sienten.

El docente y las emociones

Durante la ponencia de la psicóloga especializada en Educación emocional, Carmen Loureiro, El docente, arquitecto de las emociones en el aula se ofrecieron algunas recomendaciones a los docentes y a las familias para generar en el aula y en casa emociones que faciliten el aprendizaje. Hay que tener presente cómo se van a desarrollar nuestros hijos el día de mañana porque “no es suficiente con aumentar más competencias, hay que desarrollar una mente disciplinada, sintetizadora, creativa, respetuosa y ética”.

Por un lado, Loureiro comentó que el miedo a cometer errores y la supresión de las emociones negativas “nos resta atención, memoria y motivación; es decir, nos hace desconectarnos de la realidad”. La atención “ocupa un espacio”, pero si los niños están demasiado preocupados de no fallar, “el espacio se ocupa en otra cosa”.

Por otro lado, la psicóloga subrayó que las TIC están al servicio de la Educación emocional. Por ejemplo, a través del software Imogli emotional learning que sirve tanto para desarrollar las competencias emocionales en la clase como para conseguir evaluarlas.

Álvaro Bilbao, doctor en psicología de la salud y experto en neurociencia "

Si los niños entienden el valor de esperar y saben esperar, leerán mejor los textos y harán los ejercicios con menos errores

"
Las familias y los educadores

La pedagoga y experta en Educación emocional, Leticia Garcés, durante su ponencia Gestionar tus emociones al educar, punto de partida para familias y educadores explicó algunas de las pautas para gestionar las emociones que surgen ante las malas conductas o dificultades de nuestros hijos o alumnos.

Así pues, la psicóloga aclaró que para que haya desarrollo emocional “es necesario saber regularse con experiencias empáticas; así como con la reparación de vínculos afectivos, legitimando las emociones y asumiendo la falta de gestión propia”. En definitiva, hay que educar con y desde el amor.

0