Desconexión total en vacaciones: ventajas e inconvenientes

Descansar cada cierto tiempo es necesario para cuerpo y mente, pero los psicólogos recomiendan una ruptura no demasiado abrupta.
RedacciónLunes, 12 de agosto de 2019
0

Apartarse de la rutina por unos días es positivo, aunque en su justa medida. ANYABERKUT

Desconectar, alejarse de la rutina, descansar, cargar pilas… Para todo ello son necesarias las vacaciones, que muchas veces nuestra mente y nuestro cuerpo nos piden a gritos. Sin embargo, Laura Llobet, psicóloga de mediQuo, el chat que permite consultar con médicos y especialistas de salud los siete días de la semana, se pregunta: “Cuando pensamos en vacaciones, la mayoría piensa en todos los beneficios que nos aportan. Pero, ¿es totalmente cierto?”.

A continuación plantea los pros y los contras, las dos caras de una ruptura radical con la rutina en la que estamos inmersos como mínimo 11 meses al año.

El lado bueno

  • Más creatividad. Un cuerpo y sobre todo una mente descansados y sin altos niveles de estrés ayudan a verlo todo desde otra perspectiva y a generar nuevas ideas.
  • Más tiempo. Quizá los primeros días sea para perderlo pero contar con más tiempo libre nos permite sin duda poder realizar esas actividades que nos enriquecen y que sin embargo han estado aplazadas por otras prioridades que se han impuesto. Es el momento, por ejemplo, de hacer deporte, leer, reencontrase con amigos y pasar más tiempo en familia. 
  • Más motivación. Volver descansados y desconectados después de un periodo de vacaciones es garantía de mayor motivación e implicación, pero, también, de más ganas de salir de la zona de confort.

El lado malo

  • Sin horarios. La falta de rutina durante el asueto estival complicará la vuelta. La rutina es beneficiosa en tanto que estructura la mente, nos permite organizarnos y llevar un orden.
  • Síndrome postvacacional. Cada mes de septiembre volvemos a acordarnos del síndrome postvacacional, un clásico de la “vuelta al cole”. Si la desconexión es total, sin duda costará estructurar la psique, volverse a organizar y recuperar el ritmo.
  • Estrés. Retomar las tareas donde se dejaron, con el efecto olvido que suele provocar un largo periodo de descanso, puede ser fuente de estrés y suponernos un esfuerzo mayor de lo habitual.

En palabras de la psicóloga Laura Llobet, “Hay que disfrutar de las vacaciones y desconectar, pero sin olvidarse de buscar un equilibrio para que a la vuelta a la rutina podamos decir que estas han sido productivas y nos han servido para que nuestra mente vuelva cargada de energía positiva”.

0
Comentarios