Educando la autoestima

En los últimos años hemos visto cómo se incrementa el número de consultas que nos hacen familias sobre hijos con una baja autoestima.
Centro Psicológico Loreto Charques
Expertos en el diagnóstico y tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención (TDA-H)
29 de octubre de 2019
0

® Mary Long

No hay un perfil único. Ni un único tipo de familia de la que provengan estos niños y niñas. Pero sí que tienen algo en común: sufren. Y sufren de verdad. De nada sirve que les digan sus padres que lo que pasa no es importante… Que nosotros a su edad éramos más fuertes y decididos. Que tienen de todo y no saben de qué se quejan. La autoestima es algo muy delicado pues es lo que les da un sentido proporcional de cuánto valen, de cuánto se les quiere, de que son capaces de afrontar su vida.

Quisiéramos daros unos pocos consejos sobre el tema. Algo que se debe aplicar desde la más temprana infancia, no esperar a que aparezcan los problemas para tratarlos pues la clave está en la prevención.

Para empezar, la educación que reciben los niños ha de ser coherente. Muchas veces los padres no están de acuerdo en cómo hay que enfocarlo y eso hace que las normas y los límites que han de tener los niños, pues son fundamentales para saber cómo han de conducirse en la vida… sean diferentes cuando no opuestos. Y eso hace que los niños se sientan inseguros, no tengan nada claro qué han de hacer y cómo para contentar a sus padres. Y les lleva a que traten de generar sus propias normas. Al hacerlo se sienten vulnerables, muchas veces solos, su carácter cambia, se pueden volver despóticos o débiles. Es importante que aquellos padres que no tengan un criterio único y no sepan cómo alcanzarlo… soliciten ayuda a un profesional que les asesore al respecto.

Y esto ha de hacerse también en parejas que han decidido separar sus caminos. Se separan como pareja pero han de ser lo más similares como padres a la hora de educar.

La educación que reciben los niños ha de ser coherente. Muchas veces los padres no están de acuerdo en cómo hay que enfocarlo y eso hace que las normas y los límites que han de tener los niños sean diferentes cuando no opuestos

Por otra parte debemos ser capaces de rectificar a nuestros hijos sin temor y sin excesos. Desde el afecto. No por decirles que algo está mal nos van a querer menos, sino que van a ser capaces de rectificar y corregirse. Y al hacerlo se fortalecerán. Pero no debemos ser excesivos al hacerlo, no es necesario hacer dramas ante un error, porque los niños creerán que lo que han hecho es terrible, lo que disparará la desconfianza hacia sí mismos… Sobre todo si esta manera de corregir se repite. Y no descuidemos las felicitaciones: han de ser serenas y sencillas, igualmente sin excesos, no han de llevarse al terreno de lo material pues lo que más les hace felices son nuestras palabras, nuestro reconocimiento.

Importante: nunca les comparéis. Esas frases del tipo “si fueras como tu prima”, “has visto qué bien lo hace tu hermano”, “a ti siempre hay que ayudarte no como a tu hermana”… ese tipo de comentarios que posiblemente todos hemos escuchado alguna vez.. ¿sirven para algo? ¿De verdad motivan? ¿O más bien hace que el niño pueda sentir que preferimos a otros, que son inferiores…?

Otro paso importante es darles responsabilidades adecuadas a su edad y sus capacidades. Desde hacer pequeños recados, ayudarnos en tareas hogareñas, cuidar de sus hermanos pequeños. Hay mil pequeñas cosas que pueden hacer y que les harán felices porque mandamos un mensaje claro: confío en ti.

Y aquí un punto delicado: no debemos sobreprotegerles. Han de exponerse a la vida gradualmente para que aprendan a gestionarla. Si queremos evitarles cualquier cosa que pensemos que pueda ser un problema para ellos, si evitamos que lo solucionen –aunque se equivoquen– no aprenderán a solucionar situaciones de mayor o menor conflicto que siempre se presentan en la vida.

Una última cosa: las redes sociales. Niños y niñas se ven expuestos, muchas veces sin saber hacerlo, a las redes sociales. Ese es un mundo en el que la apariencia lo es todo. Si cuelgan fotos, comentarios, memes… y no reciben un like pueden llegar a pensar que nadie les valora. Incluso empezar a arriesgar en lo que publican para atraer la atención de los demás.
Este es un tema en el que me gustaría entrar más adelante. Pero de entrada… haceros una pregunta. ¿Son para vosotros absolutamente seguras las redes sociales? Pues pensad en ellos, que no son adultos, que no tienen nuestra experiencia. Volveremos sobre el tema.

Mientras… os dejamos reflexionando y, como siempre, si necesitáis que os orientemos sobre estos temas, ahí estamos.

Sed felices.

0
Comentarios