Un enfoque positivo de la Educación de hoy

Por Patricia López de Luciano
María GallegoMartes, 5 de noviembre de 2019
0

Desde el día a día de las aulas se observa una intensa actividad, entrega, preocupación y profesionalidad. Nos invaden voces, aprendizajes, risas, balones, aromas, caricias, libros, uniformes, cuadernos, bocadillos, imágenes, sacapuntas, rotuladores, emociones, sentimientos, etc.

El devenir de los centros activos, se articula con la participación de las familias, de los profesores, maestros y directivos. Educar es una labor tan significativa y profunda, que quienes amamos la infancia, la educación, y la cultura entendemos que nuestra función participa en el hoy y en el futuro de la sociedad.

La situación educativa de las clases de nuestros centros responde de forma desinteresada a los vaivenes de los acuerdos, desacuerdos de las leyes de la enseñanza, responde realmente al sentido común, con la dedicación de los profesores, maestros y directores, asumiendo los paradigmas de la educación emocional, ecológica, cooperativa y competencial…. en ese día a día dando respuestas a los alumnos cuando surgen los problemas de convivencia, fundamentando su accionar desde el diálogo y el respeto del otro, respondiendo con creatividad y esfuerzo ante las dificultades o diversidad del grupo clase, elevando y brindando respeto como “pócima mágica” de la convivencia.

Así es el día a día de las aulas, donde se fraguan con paciencia, capacidad, metodología y emoción las situaciones escolares, donde el profesorado es el “científico de la realidad educativa”, donde se reencauzan los problemas de atención, cognitivos, emocionales o de habilidades sociales, con acierto y esperanzas, comunicando los logros, las dificultades, las necesidades…compartiendo con la familia todo lo que aprenden, experimentan y comparten pues es una tarea que compete a todos.

Esas son las escuelas donde el personal reciben cada día con una sonrisa al futuro; donde el mejor premio para el profesorado, es el saber si esas semillas, sembradas con tanta dedicación van dando sus frutos.

Cada vez que presentamos a nuevos padres de nuestros centros sugerimos que deben estar muy seguros con el centro que escojan ya que ello formará parte importante de la vida familiar, fortaleciendo los valores que persiguen mutuamente… y cierro mi intervención diciendo que me siento muy feliz de dirigir un centro donde los alumnos abrazan a sus profes cada día.

Preguntas para la reflexión

  • ¿Qué pasa con la dirección y organización de los centros?
  • ¿Por qué ser director está desvalorizado hoy en día, siendo que debería ser totalmente lo contrario?
  • ¿En qué medida la sociedad tiene culpa de este fenómeno?
  • ¿Cómo podemos reflexionar y reelaborar este importante rol de la escuela de hoy…?
0
Comentarios
  1. ANDREA
    7 de noviembre de 2019 09:19

    Excelente artículo que resume la labor diaria del profesorado, en unión con la familia y la sociedad!!!